Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Hablar de sacrificios no está de moda. Sin embargo, esa palabra y sus connotaciones están presentes a lo largo de nuestra vida. Es inútil esconder la cabeza bajo el ala, y quizá sea útil empezar a romper tabúes. Diariamente estamos oyendo:


¡Mira, hijo !: O te sacrificas un poco y estudias o serás un don nadie toda tu vida.

¡ Muchacho ! Acabas de terminar la carrera. Ahora es cuando empiezas de verdad. Deberías hacer oposiciones, pero ya sabes, son muy duras y tendrás que sacrificarte durante varios años

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Introducción

El 22 de noviembre de 1951, SS el Papa Pío XII pronuncia un discurso ante la Pontificia Academia de Ciencias que iba a marcar un importantísimo precedente en torno al tema que hoy nos ocupa, esto es, las pruebas de la existencia de Dios ante la luz de las ciencia natural moderna..

El carácter de dicho discurso no es dogmático ni siquiera para la importancia de una encíclica, sino más bien tiene el sentido de un estímulo a seguir investigando en el ámbito propiamente científico de los rastros o huellas del Creador en su obra.

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

¿No te parece extraño cómo un billete de $100 "parece" tan grande cuando lo llevas a la Iglesia, pero tan pequeño cuando lo llevas a las tiendas?

¿No te parece extraño cuán larga parece una hora cuando oimos de Dios, pero muy corta cuando un equipo juega baloncesto por 60 minutos?

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Resulta difícil, que un creyente, luego de sentarse durante varias horas frente al televisor, se encuentre frente a Dios en la oración. A primera vista, parece ser que la oración no tiene marketing. No aparece en los spots publicitarios, no está integrada en las películas ( salvo en las de terror, o en la bendición que hacen de la mesa, una familia de gánsters), ni tampoco los famosos de la "pantalla chica"( tal vez sería mejor llamarla chata, cosa que ocurrirá con los nuevos modelos flat, que han logrado hacer mayor justicia entre el continente y lo contenido) pueden hablar de oración, pues, han sufrido uno de los males que genera la cultura contemporánea, para ser parte de ella hay que renunciar a rezar.Uno de sus trascendentales es la practicidad , todo se puede desechar; los vasos, los pobres, los platos, los ancianos y los embriones humanos. Todo es reemplazable y desechable.

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Aunque parezca difícil de entender, es cierto que hay personas que sólo "viven para trabajar, en vez de trabajar para vivir", y entre ellas son más numerosos los ricos que los pobres y los jefes que los empleados. El trabajo puede crear adición, y sus resultados no son menos temibles que los que pueda crear el tabaco, el alcohol o cualquier otro tipo de droga. Muchos han llegado a convertir su trabajo en el único Dios, a quien subordinan su vida entera, rinden pleitesía y adoran con devoción.

 

Libros recomendados

Please update your Flash Player to view content.