Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

La confesión consiste en pedir perdón, arrepentidos de las ofensas hechas a nuestro Padre y tomar una decisión firme de no volver a ofenderle, todo esto por un motivo esencial: por que le amamos. Y aún en el caso de no amarle deberíamos hacerlo por temor a desobedecer al Rey de reyes. Nuestro Dios y Padre, como el padre natural, se encuentra con tres clases de hijos: malos, aceptables y buenos, cada uno de los cuales ofende de forma diferente y de forma diferente deberían confesarse. Consideremos cada caso:

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Exposición realizada en el salón de conferencias del Seminario Religioso «María, Madre del Verbo Encarnado», con ocasión de la Jornada Bíblica "Biblia y Hermenéutica". Fue pronunciada en italiano con traducción simultánea. Por la misma condición de la conferencia, tiene un marcado lenguaje coloquial.San Rafael (Argentina), 28 de setiembre de 1998

 

I. Los padres y la exégesis moderna.

Un reciente ensayo del especialista de exégesis patrística Charles Kannengiesser, publicado en la revista internacional de teología Concilium, ha llamado nuestra atención, no por otra cosa sino por la sencillez algo brutal con que el autor expone sus ideas sobre el status de la exégesis contemporánea en la Iglesia. Confrontando la exégesis patrística con la de nuestros días, él juzga que no se puede proponer la recuperación de los métodos y del espíritu de los Padres en el cuadro de la actual investigación exegética. El autor sostiene sin lugar a dudas que:

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Conferencia del cardenal J. Ratzinger en el encuentro de presidentes de comisiones episcopales de América Latina para la doctrina de la fe, celebrado en Guadalajara (México

 

La crisis de la teología de la liberación
En los años ochenta, la teología de la liberación en sus formas radicales aparecía como uno de los más urgentes desafíos para la fe de la Iglesia. Un desafío que requería respuesta y clarificación, porque proponía una respuesta nueva, plausible y, a la vez, práctica, a la cuestión fundamental del cristianismo: el problema de la redención. La misma palabra liberación quería explicar de un modo distinto y más comprensible lo que en el lenguaje tradicional de la Iglesia se había llamado redención. Efectivamente, en el fondo se encuentra siempre la misma constatación: experimentamos un mundo que no se corresponde con un Dios bueno. Pobreza, opresión, toda clase de dominaciones injustas, sufrimiento de justos e inocentes, constituyen los signos de los tiempos, de todos los tiempos. Y todos sufrimos; ninguno puede decir

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Fe, verdad y cultura.

Reflexiones a propósito de la encíclica "Fides et ratio"

Conferencia de Su Eminencia el Señor Cardenal Joseph Ratzinger Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Madrid, 16 de Febrero de 2000

¿De qué se trata, en el fondo, en la encíclica "Fides et ratio"? ¿Es un documento sólo para especialistas, un intento de renovar desde la perspectiva cristiana una disciplina en crisis, la filosofía, y, por tanto, interesante sólo para filósofos, o plantea una cuestión que nos afecta a todos? Dicho de otra manera: ¿necesita la fe realmente de la filosofía, o la fe -que en palabras de San Ambrosio fue confiada a pescadores y no a dialécticos- es completamente independiente de la existencia o no existencia de una filosofía abierta en relación a ella? Si se contempla la filosofía sólo como una disciplina académica entre otras, entonces la fe es de hecho independiente de ella. Pero el Papa entiende la filosofía en un sentido mucho más amplio y conforme a su origen. La filosofía se pregunta si el hombre puede conocer la verdad,

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Hay sectas dentro de la
Iglesia Católica?

REFLEXIONES SOBRE EL CONCEPTO DE SECTA
Y RESPUESTA A ALGUNAS ACUSACIONES DIRIGIDAS A GRUPOS CATÓLICOS

Mons. Christoph Schönborn. O.P.
Arzobispo de Viena
"No pueden considerarse sectas los grupos aprobados por la autoridad eclesiástica"

CLARIFICACIÓN DE CONCEPTOS

Desde hace algún tiempo, en los medios de comunicación social se habla de "sectas intra-eclesiales" o de "sectas intra-católicas". Se quiere así criticar una serie de movimientos y comunidades que han surgido en los últimos decenios. Antes, a muchos de estos nuevos grupos se les solía tachar de "conservadores" o "fundamentalistas"; ahora se los trata de aislar como "sectas intra-eclesiales"(1). Nos quieren alertar contra ellos como contra las sectas clásicas o las así llamadas "religiones de los jóvenes", que constituyen un peligro para la salud psíquica de las personas y las tratan de modo inhumano. Muchos fieles saben que siempre ha habido, y hay también hoy, sectas que se separan del cristianismo. Pero a muchos cristianos les resulta sorprendente que existan sectas también dentro de la Iglesia, aunque esos grupos hayan obtenido el reconocimiento y la aprobación de la Iglesia.

 

Libros recomendados

Please update your Flash Player to view content.