Imprimir
Visto: 130

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Por: Richbell Meléndez

 

Escuela de Apologética:

https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/


San Ignacio de Antioquía es uno de los Padres Apostólicos, estos Padres de la Iglesia fueron enseñados por los mismos apóstoles. Por tanto, es un testigo privilegiado de la Tradición. También aquí se va a mostrar cuál fue su enseñanza sobre la jerarquía eclesiástica.

 

Aquí están los puntos que se trataran en este artículo:

 

I) La autoridad de San Ignacio de Antioquía

II) Su enseñanza sobre la jerarquía Obispos-sacerdotes-diáconos

III) Su testimonio del papado

A) La Iglesia de Roma " preside la región de los romanos "

B) Ignacio reconoce en Roma el poder de la enseñanza y del mando

C) Ignacio confía la Iglesia de Siria a la caridad de la Iglesia de Roma

 

I) La autoridad de San Ignacio de Antioquía

San Ignacio de Antioquía nació alrededor del año 35 d.C. en Siria. Recibió la enseñanza de los Santos Apóstoles Pedro y Juan que lo convirtió en uno de los Padres de la Iglesia llamados Padres Apostólicos porque había conocido a los Apóstoles. Fue el tercer obispo de Antioquía (c. 68-c. 107). Fue apodado Teóforo , que significa portador de Dios . Fue deportado a Roma donde murió en la arena, devorado por bestias entre el 107 y el 110 bajo el emperador Trajano .

 

Es conocido por las cartas que dejó a los cristianos en el camino a su deportación a Roma. Durante mucho tiempo, los escritores protestantes se negaron a reconocer la autenticidad de estas cartas. Pero los historiadores protestantes más eruditos y serios han regresado. El historiador protestante Adolph von Harnack ha puesto fin a las dudas y reconoce el gran interés de estas cartas en los siguientes términos:

 

“Su valía personal (la de San Ignacio de Antioquía) como cristiano y como escritor lo acerca más que todos los demás a los grandes apóstoles Pablo y Juan, aunque todavía está lejos de ello. Al mismo tiempo, representa tan bien a la Iglesia naciente que es precisamente por la razón por la que muchos estudiosos que protestaban hace más de dos siglos, se negaron a reconocer en sus cartas documentos auténticos de la época de Trajano. las cartas de Ignacio son lo más magnífico que nos ha dejado esta época; nos deleitan con la llama y el resplandor de un alma que anhela ser arrancada de la tierra por una muerte espantosa y celestial. "

 

La apreciación de Harnack sugiere que San Ignacio tiene palabras puramente católicas. Y esto es demasiado cierto como veremos.

 

Agregamos que estos testimonios son particularmente significativos y convincentes en más de una forma. De hecho, además de ser él mismo discípulo de los apóstoles, son sobre todo factores externos los que abogan a su favor. Primero escribe a las Iglesias de Asia Menor. Sin embargo, como esta región fue irradiada por la enseñanza de San Juan, que acabó con su vida en Éfeso, hasta entre el 98 y el 106. En efecto:

 

“Juan regresó bajo el mando de Nerva a Éfeso, donde permaneció hasta el reinado de Trajano. Usó este tiempo para fundar y dirigir iglesias en Asia.” (San Jerónimo , Los Hombres Ilustres , IX )

 

Eusebio de Cesarea desarrolla este episodio de la siguiente manera:

 

“Por entonces, el apóstol y evangelista Juan, aquel a quien Jesús amaba, todavía estaba con vista en Asia y continuaba allí cuidando de la iglesia tras volver del destierro de la isla, una vez que hubo muerto Domiciano.

 

Bastarán los testigos para garantizar que entonces Juan todavía vivía, pues ambos son fidedignos y reconocidos en la ortodoxia de la iglesia. Se trata de Ireneo y de Clemente de Alejandría.

 

El primero, en algún punto del libro II de Contra las herejías, escribe lo siguiente: «Y todos los ancianos de Asia que mantienen contactos con Juan, el discípulo del Señor, dan testimonio de que lo transmite Juan, pues permaneció con ellos hasta los tiempos de Trajano».

 

También el libro III de la misma obra expone así: «Pero incluso la iglesia de Éfeso, puesto que la fundó Pablo y que Juan permaneció en ella hasta los tiempos de Trajano, es un testimonio verdadero de la tradición de los apóstoles».

 

Por otro lado, Clemente indica el mismo tiempo, y añadió un relato, indispensable para aquellos que gustan de oir cosas hermosas y de algún provecho, a la obra que tituló ¿Quién es el rico que se salva? Así pues, tómala y lee lo que allí se halla escrito:

 

«Oye este rumor, que no es un rumor, sino una tradición sobre el apóstol Juan, transmitida y conservada en la memoria. Así pues, cuando murió el tirano, Juan pasó de la isla de Patmos a Éfeso. De allí salía, cuando se lo pedían, a las regiones vecinas de los gentiles, ya fuera para establecer obispo, para dirigir iglesias enteras o para designar algún sacerdote de los que habían sido elegidos por el Espíritu.” (Historia Eclesiástica, III, 23, 1-6 )

 

San Ignacio escribió sus cartas hacia el año 107. Así que nunca habría escrito semejante error a un lector que había sido enseñado hasta unos años antes (y quizás incluso el año anterior) por San Juan, so pena de no tener credibilidad. Y la recepción de estas cartas por parte de los cristianos de Asia Menor fue extremadamente desfavorable. San Policarpo de Esmirna (c. 69-155), otro discípulo de San Juan, atestigua su veneración, así como la de la Iglesia de Filipos (y, por tanto, probablemente de toda Asia Menor) por estas cartas:

 

"Me escribisteis, y también Ignacio, pidiéndome que si alguno fuera a Siria llevara consigo las cartas vuestras. Y esto es lo que haré si tengo una buena oportunidad, sea yo mismo o aquel a quien enviaré como embajador en vuestro nombre también. Las cartas de Ignacio que él me envió, y tantas otras cartas como hay en posesión nuestra, os las enviamos, según nos encargasteis; y van incluidas con esta carta; de ellas vais a recibir gran beneficio. Porque hay en ellas fe y resistencia y toda clase de edificación, que pertenece a nuestro Señor. Además, respecto al mismo Ignacio y a los que estaban con él, si es que tenéis noticias fidedignas, dádnoslas a conocer.” (Carta a los Filipenses, XIII).

 

Y en segundo lugar, San Ignacio estaba siendo deportado a Roma para ser ejecutado en la arena. Y cuando se entera de que los cristianos de Roma quieren obtener su perdón, les insta a no hacer nada al respecto para poder ofrecer su martirio a Dios (Carta a los Romanos, IV-VI). Estaba condenado a muerte y no quería salvarse, por lo que sabía que no era el momento de difundir herejías.

 

II) Su enseñanza sobre la jerarquía de los obispos, sacerdotes y diáconos

 

"Por lo tanto es apropiado que andéis en armonía con la mente del obispo; lo cual ya lo hacéis. Porque vuestro honorable presbiterio, que es digno de Dios, está a tono con el obispo, como si fueran las cuerdas de una lira. Por tanto, en vuestro amor concorde y armonioso se canta a Jesucristo. Y vosotros, cada uno, formáis un coro, para que estando en armonía y concordes, y tomando la nota clave de Dios, podáis cantar al unísono con una sola voz por medio de Jesucristo al Padre, para que Él pueda oíros y, reconocer por vuestras buenas obras que sois miembros de su Hijo. Por tanto os es provechoso estar en unidad intachable, a fin de que podáis ser partícipes de Dios siempre.

 

Porque si en un período tan breve tuve tal trato con vuestro obispo, que no fue a la manera de los hombres sino en el Espíritu, cuánto más os felicito de que estéis íntimamente unidos a él como la Iglesia lo está con Jesucristo y como Jesucristo lo está con el Padre, para que todas las cosas puedan estar armonizadas en unidad. Que nadie se engañe. Si alguno no está dentro del límite del altar, carece de pan [de Dios]. Porque si la oración de uno y otro tiene una fuerza tan grande, ¡cuánto más la del obispo y la de toda la Iglesia! Por lo tanto, todo el que no acude a la congregación, con ello muestra su orgullo y se ha separado él mismo; porque está escrito: Dios resiste a los soberbios. Por tanto tengamos cuidado en no resistir al obispo, para que con nuestra sumisión podamos entregarnos nosotros mismos a Dios.

 

Y en proporción al hecho de que un hombre vea que su obispo permanece en silencio, debe reverenciarle aún más. Porque a todo aquel a quien el Amo de la casa envía para ser mayordomo de ella, debe recibírsele como si fuera el que le envió. Simplemente, pues, deberíamos considerar al obispo como al Señor mismo. Ahora bien, Onésimo, de su propia iniciativa os alaba en gran manera por vuestra conducta ordenada en Dios, porque todos vivís en conformidad con la verdad, y no hay herejía alguna que halle albergue entre vosotros; es más, ni aun escucháis a nadie si habla de otras cosas excepto lo que se refiere a Jesucristo en verdad.” (Carta a los Efesios IV, V y VI)

 

"Sí, y os corresponde a vosotros también no tomaros libertades por la juventud de vuestro obispo, sino, según el poder de Dios el Padre, rendirle toda reverencia, tal como he sabido que los santos presbíteros tampoco se han aprovechado de la evidente condición de su juventud, sino que le han tenido deferencia como prudente en Dios; no ya a él, sino al Padre de Jesucristo, a saber, el Obispo de todos. Por tanto, por el honor de Aquel que os ha deseado, es apropiado que seáis obedientes sin hipocresía. Porque un hombre no engaña a este obispo que es visible, sino que intenta engañar al otro que es invisible; y en este caso debe contar no con carne sino con Dios, que conoce las cosas escondidas.

 

Por tanto, es apropiado que no sólo seamos llamados cristianos, sino que lo seamos; tal como algunos tienen el nombre del obispo en sus labios, pero en todo obran aparte del mismo. Estos me parece que no tienen una buena conciencia, por cuanto no se congregan debidamente según el mandamiento.

 

Siendo así, pues, que en las personas antes mencionadas yo os contemplé a todos vosotros en fe y os abracé, os aconsejo que seáis celosos para hacer todas las cosas en buena armonía, el obispo presidiendo a la semejanza de Dios y los presbíteros según la semejanza del concilio de los apóstoles, con los diáconos también que me son muy caros, habiéndoles sido confiado el diaconado de Jesucristo, que estaba con el Padre antes que los mundos y apareció al fin del tiempo. Por tanto, esforzaos en alcanzar conformidad con Dios y tened reverencia los unos hacia los otros; y que ninguno mire a su prójimo según la carne, sino que os améis los unos a los otros siempre en Jesucristo. Que no haya nada entre vosotros que tenga poder para dividiros, sino permaneced unidos con el obispo y con los que presiden sobre vosotros como un ejemplo y una lección de incorruptibilidad.

 

Por tanto, tal como el Señor no hizo nada sin el Padre, [estando unido con Él], sea por sí mismo o por medio de los apóstoles, no hagáis nada vosotros, tampoco, sin el obispo y los presbíteros. Y no intentéis pensar que nada sea bueno para vosotros aparte de los demás: sino que haya una oración en común, una suplicación, una mente, una esperanza, un amor y un gozo intachable, que es Jesucristo, pues no hay nada que sea mejor que El. Apresuraos a congregaros, como en un solo templo, Dios; como ante un altar, Jesucristo, que vino de un Padre y está con un Padre y ha partido a un Padre.” (Carta a los Magnesios III, IV, VI y VII)

 

“Por cuanto como respuesta de mi oración a Dios me ha sido concedido ver vuestros rostros piadosos, de modo que he obtenido aún más de lo que había pedido; porque llevando cadenas en Cristo Jesús espero saludaros, si es la divina voluntad que sea contado digno de llegar hasta el fin; porque el comienzo ciertamente esta bien ordenado, si es que alcanzo la meta, para que pueda recibir mi herencia sin obstáculo. Porque temo vuestro mismo amor, que no me cause daño; porque a vosotros os es fácil hacer lo que queréis, pero para mí es difícil alcanzar a Dios, a menos que seáis clementes conmigo.

 

Nunca habéis recibido a nadie de mala gana; fuisteis los instructores de otros. Y mi deseo es que las lecciones que impartís como maestros las confirméis. Rogad, sólo, que yo tenga poder por dentro y por fuera, de modo que no sólo pueda decirlo, sino también desearlo; que pueda no sólo ser llamado cristiano, sino que lo sea de veras. Porque si resulto serlo, entonces puedo ser tenido como tal, y considerado fiel, cuando ya no sea visible al mundo. Nada visible es bueno. Porque Dios nuestro Dios Jesucristo, estando en el Padre, es el que es más fácilmente manifestado. La obra no es ya de persuasión, sino que el Cristianismo es una cosa de poder, siempre que sea aborrecido por el mundo.

 

Escribo a todas las iglesias, y hago saber a todos que de mi propio libre albedrío muero por Dios, a menos que vosotros me lo estorbéis. Os exhorto, pues, que no uséis de una bondad fuera de sazón. Dejadme que sea entregado a las fieras puesto que por ellas puedo llegar a Dios. Soy el trigo de Dios, y soy molido por las dentelladas de las fieras, para que pueda ser hallado pan puro [de Cristo]. Antes atraed a las fieras, para que puedan ser mi sepulcro, y que no deje parte alguna de mi cuerpo detrás, y así, cuando pase a dormir, no seré una carga para nadie. Entonces seré verdaderamente un discípulo de Jesucristo, cuando el mundo ya no pueda ver mi cuerpo. Rogad al Señor por mí, para que por medio de estos instrumentos pueda ser hallado un sacrificio para Dios. No os mando nada, cosa que hicieron Pedro y Pablo. Ellos eran apóstoles, yo soy un reo; ellos eran libres, pero yo soy un esclavo en este mismo momento. Con todo, cuando sufra, entonces seré un hombre libre de Jesucristo, y seré levantado libre en Él. Ahora estoy aprendiendo en mis cadenas a descartar toda clase de deseo.

 

Desde Siria hasta Roma he venido luchando con las fieras, por tierra y por mar, de día y de noche, viniendo atado entre diez leopardos, o sea, una compañía de soldados, los cuales, cuanto más amablemente se les trata, peor se comportan. Sin embargo, con sus maltratos paso a ser de modo más completo un discípulo; pese a todo, no por ello soy justificado. Que pueda tener el gozo de las fieras que han sido preparadas para mí; y oro para que pueda hallarlas pronto; es más, voy a atraerlas para que puedan devorarme presto, no como han hecho con algunos, a los que han rehusado tocar por temor. Así, si es que por sí mismas no están dispuestas cuando yo lo estoy, yo mismo voy a forzarlas. Tened paciencia conmigo. Sé lo que me conviene. Ahora estoy empezando a ser un discípulo. Que ninguna de las cosas visibles e invisibles sientan envidia de mí por alcanzar a Jesucristo. Que vengan el fuego, y la cruz, y los encuentros con las fieras [dentelladas y magullamientos], huesos dislocados, miembros cercenados, el cuerpo entero triturado, vengan las torturas crueles del diablo a asaltarme. Siempre y cuando pueda llegar a Jesucristo.” (Carta a los filadelfianos I, III, IV y V)

 

" [Pero] evitad las divisiones, como el comienzo de los males. Seguid todos a vuestro obispo, como Jesucristo siguió al Padre, y al presbiterio como los apóstoles; y respetad a los diáconos, como el mandamiento de Dios. Que nadie haga nada perteneciente a la Iglesia al margen del obispo. Considerad como eucaristía válida la que tiene lugar bajo el obispo o bajo uno a quien él la haya encomendado. Allí donde aparezca el obispo, allí debe estar el pueblo; tal como allí donde está Jesús, allí está la iglesia universal. No es legítimo, aparte del obispo, ni bautizar ni celebrar una fiesta de amor; pero todo lo que él aprueba, esto es agradable también a Dios; que todo lo que hagáis sea seguro y válido.” (Carta a los esmirniotas VIII)

 

"Porque cuando sois obedientes al obispo como a Jesucristo, es evidente para mí que estáis viviendo no según los hombres sino según Jesucristo, el cual murió por nosotros, para que creyendo en su muerte podamos escapar de la muerte. Es necesario, por tanto, como acostumbráis hacer, que no hagáis nada sin el obispo, sino que seáis obedientes también al presbiterio, como los apóstoles de Jesucristo nuestra esperanza; porque si vivimos en El, también seremos hallados en Él. Y, del mismo modo, los que son diáconos de los misterios de Jesucristo deben complacer a todos los hombres en todas las formas. Porque no son diáconos de carne y bebida sino siervos de la Iglesia de Dios. Es propio, pues, que se mantengan libres de culpa como si fuera fuego.

 

De la misma manera, que todos respeten a los diáconos como a Jesucristo, tal como deben respetar al obispo como tipo que es del Padre y a los presbíteros como concilio de Dios y como colegio de los apóstoles. Aparte de ellos no hay ni aun el nombre de iglesia. Y estoy persuadido que pensáis de esta forma en lo que respecta a estas cuestiones; porque he recibido la muestra de vuestro amor, y la tengo conmigo, en la persona de vuestro obispo, cuyo comportamiento es una gran lección, cuya mansedumbre es poder; un hombre a quien creo que incluso los impíos prestan reverencia. Siendo así que os amo, os trato con blandura, aunque es posible que escriba de modo más estricto en su favor; pero no creí que tuviera competencia para hacerlo, y que, siendo un reo, os dé órdenes como si fuera un apóstol.” (Carta a los Tralianos II y III)

 

" Es apropiado que todos los hombres y mujeres, también, cuando se casan, se unan con el consentimiento del obispo, para que el matrimonio sea según el Señor y no según concupiscencia. Que todas las cosas se hagan en honor de Dios.". (Carta a Policarpo V)

 

III) Su testimonio sobre el papado

 

En tres ocasiones, en su Carta a los Romanos, hace afirmaciones que no pueden sino indicar la primacía no sólo del honor, sino también de la jurisdicción, así como la misión docente de la Iglesia romana.

 

A) La Iglesia de Roma "preside la región de los romanos”

 

El primero de estos tres pasajes es el incipit de la Carta, y es también a menudo el único pasaje utilizado -porque es el único pasaje que conocen- por la mayoría de los apologistas del papado que invocan esta Carta:

 

"Ignacio, que es llamado también Teóforo, a aquella que ha hallado misericordia en la benevolencia del Padre Altísimo y de Jesucristo su único Hijo; a la iglesia que es amada e iluminada por medio de la voluntad de Aquel que quiso todas las cosas que son, por la fe y el amor a Jesucristo nuestro Dios; a la que tiene la presidencia en el territorio de la región de los romanos, siendo digna de Dios, digna de honor, digna de parabienes, digna de alabanza, digna de éxito, digna en pureza, y teniendo la presidencia del amor, andando en la ley de Cristo y llevando el nombre del Padre; iglesia a la cual yo saludo en el nombre de Jesucristo el Hijo del Padre; a los que en la carne y en el espíritu están unidos a cada uno de sus mandamientos, siendo llenos de la gracia de Dios sin fluctuación, y limpiados de toda mancha extraña; salutaciones abundantes en Jesucristo nuestro Dios en su intachabilidad." (Carta a los romanos, incipit).

 

San Ignacio también escribió cartas a otras iglesias -las de Éfeso, Magnesia, Filadelfia, Esmirna y Tralles-, cada una de las cuales comenzó con una serie de alabanzas similares. Pero, por un lado, estas series de panegíricos son siempre de menor importancia y, por otro, nunca se menciona la "presidencia" y menos aún la "presidencia del amor". Para él, por tanto, existe una superioridad incuestionable de la Iglesia de Roma sobre las demás, y esta superioridad consiste en un poder de gobierno.

 

Esto no sólo es evidente a partir de una simple lectura del texto, sino que también se confirma con un análisis del texto griego original. Pues el texto original traduce "que preside la asamblea universal de la caridad" como προκαθημἑνη τῆς ἀγἁπης. ¿Cómo deben entenderse estas expresiones? El obispo Louis DUCHESNE da a la palabra ἀγἁπη, "caridad o amor", un significado concreto, el de "hermandad", es decir, "toda la cristiandad", la sociedad cristiana, y a la palabra προκαθημἑνη el de "presidente por la autoridad" propiamente dicha; el pasaje de Ignacio de Antioquía significaría así que la Iglesia romana es "la cabeza de la cristiandad", aproximadamente nuestra fórmula actual: "madre y señora de todas las iglesias". "El significado más natural de este lenguaje es que la Iglesia romana preside todas las iglesias. Como el obispo preside en su Iglesia las obras de caridad, así la Iglesia romana preside estas mismas obras en toda la cristiandad" (Les Origines chrétiennes, página 128).

 

Este es el significado más seguro desde el punto de vista emocional. En primer lugar el significado natural de προκαθησται es "ser la cabeza", "tener la presidencia", en segundo lugar el contexto es favorable a esta interpretación: justo arriba, en este mismo incipit, la palabra tiene ciertamente este último significado: "la Iglesia que preside en la región de los romanos", es decir la Iglesia que está a la cabeza de la comunidad de Roma.

 

Por último, recordemos que esta identificación de la Iglesia de Roma con "la cabeza" debe recordarnos lo que dicen las Sagradas Escrituras sobre la Iglesia, a saber, que es el cuerpo del que Cristo es la cabeza: Romanos 12, 4-5 ; 1 Corintios 12, 13 ; Colosenses 1, 18. 24; expresión que también utiliza San Ignacio:

 

" Por lo tanto es apropiado que andéis en armonía con la mente del obispo; lo cual ya lo hacéis. Porque vuestro honorable presbiterio, que es digno de Dios, está a tono con el obispo, como si fueran las cuerdas de una lira. Por tanto, en vuestro amor concorde y armonioso se canta a Jesucristo. Y vosotros, cada uno, formáis un coro, para que estando en armonía y concordes, y tomando la nota clave de Dios, podáis cantar al unísono con una sola voz por medio de Jesucristo al Padre, para que Él pueda oíros y, reconocer por vuestras buenas obras que sois miembros de su Hijo. Por tanto os es provechoso estar en unidad intachable, a fin de que podáis ser partícipes de Dios siempre.” (Carta a los Efesios, IV)

 

"Evitad, pues, estos viles retoños que producen un fruto mortal, que si uno lo prueba, al punto muere. Porque estos hombres no son plantados por el Padre; porque si lo fueran, se vería que son ramas de la cruz, y su fruto imperecedero —la cruz por la cual El, por medio de su pasión, nos invita, siendo sus miembros—. Ahora bien, no es posible hallar una cabeza sin miembros, siendo así que Dios promete unión, y esta unión es Él mismo.” (Carta a los Tralianos, XI)

 

En San Ignacio de Antioquía, pues, hay una analogía entre la Iglesia de Roma y Cristo, y esta analogía radica en el papel de la Iglesia como cabeza. Esta es exactamente la doctrina católica actual del obispo de Roma, "vicario de Cristo", primer ministro de Cristo, rey del nuevo reino de Israel que es la Iglesia.

 

B) Ignacio reconoce el poder de enseñanza y mando de Roma

 

En el segundo pasaje Ignacio indica que es la Iglesia a la que se dirige la que tiene el poder de enseñar y gobernar a los demás, el texto habla por sí mismo:

 

" Nunca habéis recibido a nadie de mala gana; fuisteis los instructores de otros. Y mi deseo es que las lecciones que impartís como maestros las confirméis.” (Carta a los Romanos, III)

 

En una época tan cercana a los apóstoles, ¿no tienen todas las Iglesias locales un recuerdo reciente de la enseñanza de los apóstoles o de los discípulos en persona? Especialmente Asia Menor, a la que escribió extensamente y que el apóstol San Juan había gobernado en persona hasta unos años antes, y quizás incluso el año inmediatamente anterior... ¿No fue el propio Ignacio quien recibió las enseñanzas de San Pedro y San Juan? En estas circunstancias, si Roma ha enseñado a otros, ¿no tiene un poder de enseñanza universal?

 

Del mismo modo, ¿qué derecho tiene Roma a "mandar a los demás" sin una función de gobierno?

 

C) Ignacio confía la Iglesia de Siria a la caridad de la Iglesia de Roma

 

El tercer pasaje recuerda que San Ignacio, siendo obispo de Antioquía, es obispo de Siria, por lo que confía su rebaño, abandonado a su suerte en su ausencia, a la oración de la Iglesia de Roma:

 

" Recordad en vuestras oraciones a la iglesia que está en Siria, que tiene a Dios como su pastor en lugar mío. Jesucristo sólo será su obispo —El y vuestro amor—.”. (Carta a los Romanos, IX)

 

¿Por qué la Iglesia de Siria debe confiarse, aparte de Cristo, a la caridad de la Iglesia romana únicamente, si no es porque ésta tiene por derecho divino un papel universal en la Iglesia? En efecto, Ignacio pide a todas las demás Iglesias a las que escribe que recen por la Iglesia de Siria, pero sólo a la Iglesia de Roma le pide que se ocupe pastoralmente de ella y que sea su obispo, junto con Jesucristo, a través de su caridad.

 

Recordemos también lo que acabamos de relatar de lo que San Ignacio de Antioquía enseñó sobre el episcopado, su institución, su poder y la identificación Iglesia-Obispo. Esto no significa nada, es la afirmación de que el Obispo de Roma es plenamente la cabeza jurisdiccional de la Iglesia siria, es decir, de todas las Iglesias locales.

 

Y esto es tanto más cierto cuanto que la sede personal de San Ignacio, la de Antioquía, dejada vacante, repercute en toda Siria, ya que pide en cada una de sus cartas que se rece por "la Iglesia de Siria", y no sólo de Antioquía. Esto significa que ya en aquella época el obispo de Antioquía era el arzobispo de toda Siria, pues es indudable que en Siria había muchas otras diócesis además de la de Antioquía, especialmente una con sede en Damasco, donde ya había una comunidad cristiana en la época de la conversión de San Pablo (Hechos 9).

 

De lo contrario, ¿por qué pedir esto a la Iglesia de Roma, alejada de Antioquía, y no a una Iglesia de Asia Menor que, como ya hemos dicho, el apóstol San Juan había gobernado en persona hasta unos años antes, y quizá incluso el año inmediatamente anterior? ¿Por qué no preguntar esto a San Policarpo, a quien envió una carta personal además de la enviada a su propia Iglesia, la de Esmirna? Especialmente cuando sabemos cómo San Ignacio alabó a San Policarpo:

 

" Dando la bienvenida a tu mente piadosa que está afianzada como si fuera en una roca inconmovible, doy gloria sobremanera de que me haya sido concedido ver tu faz intachable, por la cual tengo gran gozo en Dios" (Carta a Policarpo, I)

 

" Siento gran afecto hacia vosotros y por los que enviasteis a Esmirna para el honor de Dios; por lo cual también os escribo con agradecimiento al Señor, y teniendo amor a Policarpo lo tengo también a vosotros.” (Carta a los Efesios, XXI)

 

Y sabemos también que San Ireneo de Lyon (c. 125-c. 202), discípulo de San Policarpo, también lo elogia:

 

" Policarpo no sólo fue educado por los Apóstoles y trató con muchos de aquellos que vieron a nuestro Señor, sino también por los Apóstoles en Asia fue constituido obispo de la Iglesia en Esmirna; a él lo vimos en nuestra edad primera, mucho tiempo vivió, y ya muy viejo, sufriendo el martirio de modo muy noble y glorioso, salió de esta vida. Enseñó siempre lo que había aprendido de los Apóstoles, lo mismo que transmite la Iglesia, las únicas cosas verdaderas. De esto dan testimonio todas las iglesias del Asia y los sucesores de Policarpo hasta el día de hoy. Este hombre tiene mucha mayor autoridad y es más fiel testigo de la verdad que Valentín, Marción y todos los demás que sostienen doctrinas perversas.

 

Este obispo viajó a Roma cuando la presidía Aniceto, y convirtió a la Iglesia de Dios a muchos de los herejes de los que hemos hablado, anunciando la sola y única verdad recibida de los Apóstoles que la Iglesia ha transmitido. Algunos le oyeron contar que Juan, el discípulo del Señor, habiendo ido a los baños en Efeso, divisó en el interior a Cerinto. Entonces prefirió salir sin haberse bañado, diciendo: «Vayámonos, no se vayan a venir abajo los baños, porque está adentro Cerinto, el enemigo de la verdad». Y del mismo Policarpo se dice que una vez se encontró a Marción, y éste le dijo: «¿Me conoces?» El le respondió: «Te conozco, primogénito de Satanás». Es que los Apóstoles y sus discípulos tenían tal reverencia, que no querían dirigir ni siquiera una mínima palabra a aquellos que adulteran la verdad, como dice San Pablo:

«Después de una o dos advertencias, evita al hereje, viendo que él mismo se condena y peca sosteniendo una mala doctrina» (Tt 3,10-11). También existe una muy valiosa Carta de Policarpo a los Filipenses, en la cual pueden aprender los detalles de su fe y el anuncio de la verdad quienes quieran preocuparse de su salvación y saber sobre ella.

 

Finalmente la Iglesia de Efeso, que Pablo fundó y en la cual Juan permaneció hasta el tiempo de Trajano, es también testigo de la Tradición apostólica verdadera.." (Contra las herejías, III, 3, 4)

 

" En la Carta a Florino de que hablamos arriba, de nuevo menciona Ireneo su convivencia familiar con Policarpo, diciendo:

 

«Estas opiniones, Florino, hablando con moderación, no son propias de un pensamiento sano. Estas opiniones disuenan de las de la Iglesia y arrojan en la mayor impiedad a cuantos las obedecen; estas opiniones ni siquiera los herejes que están fuera de la Iglesia se atrevieron alguna vez a proclamarlas; estas opiniones no te las han transmitido los presbíteros que nos han precedido, los que juntos frecuentaron la compañía de los apóstoles.

 

»Porque, siendo yo niño todavía 323, te vi en casa de Policarpo en el Asia inferior 324, cuando tenías una brillante actuación en el palacio imperial 325 y te esforzabas por acreditarte ante él. Y es que yo me acuerdo más de los hechos de entonces que de los recientes

 

»(lo que se aprende de niños va creciendo con el alma y se va haciendo uno con ella), tanto que puedo incluso decir el sitio en que el bienaventurado Policarpo dialogaba sentado, así como sus salidas y sus entradas, la índole de su vida y el aspecto de su cuerpo, los discursos que hacía al pueblo, cómo describía sus relaciones con Juan 326 y con los demás que habían visto al Señor y cómo recordaba las palabras de unos y otros; y qué era lo que había escuchado de ellos acerca del Señor, de sus milagros y su enseñanza; y cómo Policarpo, después de haberlo recibido de estos testigos oculares de la vida del Verbo 327, todo lo relataba en consonancia con las Escrituras.". (Carta a Florino, citada por Eusebio de Cesarea, Historia Eclesiástica, V, 20, 4-6)

 

Adolf von HARNACK (1851-1930), luterano, doctor en teología, derecho, medicina y filosofía, asesor político, está considerado como el teólogo e historiador eclesiástico protestante más importante de finales del siglo XIX y principios del XX, aunque discutimos este último título. Escribió sobre este pasaje:

 

"La Iglesia romana fue indiscutiblemente la primera de la cristiandad." (Das Zeugniss des Ignatius über das Ansehen der römischen Gemeinde, Memoria leída en la Academia de Berlín el 6 de febrero de 1896)

 

EVANGELIZA Y COMPARTE.

 

Si te quieres formar fuerte en la fe católica de una manera orgánica, inscríbete en la escuela de apologética online. Inscríbete en este momento en: https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/


 

Richbell Meléndez, laico católico dedicado a la apologética, colaborador asiduo de distintas páginas de apologética católica y tutor de la escuela de apologética online DASM.