DASM Escuela de Apologetica online

DASM Escuela de Apologetica online

 

collage de fotos challenge para PROMOVER EN REDES

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Por: Richbell Meléndez

 

Escuela de Apologética Online DASM ¡INSCRIBETE YA MISMO!

https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/

 

Tertuliano de Cartago (155-230 dC) escritor eclesiástico del siglo II y III, ¿dio testimonio del ministerio del papado del Obispo de Roma? Si se hace esta pregunta a la mayoría de los católicos educados, ellos responderán ¡no! Esto se debe a que su testimonio no es obvio ya que no es una declaración directa. ¡Pero testificó indirectamente cuando, después de dejar la Iglesia, lo atacó! En efecto, en esta ocasión atacó al obispo de Roma burlándose de él, atribuyéndole todas las prerrogativas que le atribuía la verdadera Iglesia, para crear una distorsión satírica entre este papel y el error que habría sido suyo. Esto es lo que pretendo demostrar aquí. Pero antes refutaremos una idea difundida a veces por anticatólicos según la cual Tertuliano habría afirmado que la Iglesia de Jerusalén era, en la organización de la Iglesia, superior a las demás.

 

Aquí están los puntos a tratar en este artículo:

 

I) Tertuliano no habló de la Iglesia de Jerusalén como superior a otras

 

II) La apostasía de Tertuliano: su caída en el montanismo

 

III) Cómo testificó del papado al oponerse a él y a la verdadera Iglesia

 

A) La condena del montanismo por parte del obispo de Roma encaminó esta doctrina a toda la Iglesia.

 

B) Tertuliano llama al Obispo de Roma " El Soberano Pontífice, es decir, el obispo de los obispos”.

 

1) El título de "Soberano Pontífice”

 

a) Qué significaba este título en ese momento

 

b) Al aplicar este título al obispo de Roma, Tertuliano da testimonio de la analogía de su papel

 

C) El título de "obispo de obispos”

 

D) ¿Es realmente el obispo de Roma?

 

1) Obvio por el contexto

 

2) El testimonio del obispo San Optato de Milevis.

 

3) El testimonio de San Jerónimo

 

a) La afirmación de San Jerónimo

 

b) La gravedad de este pasaje probablemente se deba a una falsificación ...

 

c) ... o al resentimiento de San Jerónimo contra el clero romano, pero no contra el Papado

 

d) Testimonio no obstante convincente sobre el origen romano de la oposición a Tertuliano

 

D) Los demás testimonios externos que dio a la fe de la verdadera Iglesia

 

1) El obispo de Roma es llamado “cabeza de la Iglesia”.

 

2) Los Obispos de Roma heredan las prerrogativas de San Pedro para ser la piedra sobre la que se funda la Iglesia, tener las llaves del Reino de los Cielos y ser el eslabón de la comunión universal.

 

I) Tertuliano no habló de la Iglesia de Jerusalén como superior a otras

 

Antes de mostrar cómo Tertuliano testificó sobre el papado, respondamos a la objeción de que habló de la Iglesia de Jerusalén como la más importante. ¿Los Padres de la Iglesia enseñaron que la iglesia de Jerusalén fue superior a las demás?

 

Para los Padres de la Iglesia, Jerusalén es, el elemento histórico del origen de la fe, y no la autoridad teológica legal que tiene el poder de gobernar la Iglesia. Tertuliano dice:

 

“¿Qué tiene que ver Atenas con Jerusalén? ¿Qué concordia hay entre la Academia y la Iglesia? ¿Qué hay entre herejes y cristianos? Nuestra instrucción proviene del pórtico de Salomón, quien él mismo había enseñado que se debe buscar al Señor con sencillez de corazón. Sabiduría 1: 1” (Receta contra herejes. VII)

 

Como vemos, Tertuliano expresa que es solo una realidad histórica y no teológica: que hay que conformarse a la fe tal como salió de Jerusalén, pero esto de ninguna manera significa que el obispo de Jerusalén tiene primacía sobre los demás. Un dato curioso en el texto citado es que vemos como Tertuliano hace uso del libro deuterocanónico de Sabiduría.

 

II) La apostasía de Tertuliano: su caída en el montanismo

 

¿Cómo testificó Tertuliano de la existencia del papado? ¡Él lo testificó al oponerse a él! En efecto, un hecho triste en la vida de Tertuliano fue su apostasía en el año 207 de la verdadera fe para unirse a la secta de los seguidores de Montano o Montanus de Frigia, llamados por conveniencia "Montanistas" pero cuyo nombre original es "Frigios" o “Cataphrygians”, que tenía una jerarquía paralela. Aquí hay un resumen de su doctrina según San Agustín (354-430):

 

“Catafrigas, son los que tienen por fundadores a Montano como paráclito y a dos profetisas suyas, Prisca y Maximila. Les dio el nombre la provincia de Frigia, porque allí han existido y allí han vivido, y hasta hoy tienen en aquellos lugares algunos pueblos. Afirman que la venida del Espíritu Santo prometida por el Señor se cumplió en ellos y no en los apóstoles. Tienen como fornicación a las segundas nupcias; y por eso dicen que el apóstol Pablo las permitió, porque en parte lo sabía y en parte profetizaba: ya que aún no había llegado lo que es perfecto 9. Ahora bien: ellos deliran que esto perfecto vino sobre Montano y sus profetisas. Dicen que los sacramentos los tienen por funestos. Realmente cuentan que, de la sangre de un niño de un año, que extraen con pequeñas punciones de todo su cuerpo, realizan en cierto modo su eucaristía, mezclándola con harina y haciendo un pan. Si el niño llegase a morir, lo tienen por mártir; pero si viviera, por gran sacerdote.” (Las herejías, dedicado a Quodvultdeo 26)

 

Paradójicamente, después de su apostasía, luchará aún más ferozmente contra las herejías gnósticas que socavan la cristiandad en el siglo III. En efecto, la herejía de Montano consistió, entre otras cosas, en un excesivo rigorismo, que llevó a los montanistas a negar la absolución a quienes habían cometido homicidio, apostasía, idolatría, adulterio y fornicación. (Sobre la modestia II, VII XIX)

 

Habiendo dejado así la Iglesia verdadera, testificó con sus palabras, a veces burlonas, que dentro de ella la cabeza universal era el Obispo de Roma.

 

III) Cómo testificó del papado al oponerse a él y a la verdadera Iglesia

 

A) La condena del montanismo por parte del obispo de Roma encaminó esta doctrina a toda la Iglesia.

 

Tertuliano afirma que un obispo de Roma del que no sabemos si es San Eleuterio, San Víctor, San Ceferino, o San Calixto fue montanista antes de cambiar de opinión bajo la influencia de Praxeas, seguidor de la herejía del monarquianismo. En realidad, esta afirmación es falsa. Aun así, es necesario tener este hecho en mente para comprender el siguiente pasaje de Tertuliano:

 

“Praxeas, en efecto, llevó al primero de Asia a Roma con este tipo de perversidad, un hombre de carácter inquieto, hinchado por el orgullo del martirio, por unos momentos de aburrimiento en una prisión de pocos días, incluso entonces que, si hubiera entregado su cuerpo a las llamas, no habría ganado nada, ya que no tiene el amor de Dios, cuyos dones ha destruido. El obispo de Roma ya reconoció las profecías de Montan, Prisca y Maximilla, y con este reconocimiento dio paz a las Iglesias de Asia y Frigia, cuando Praxea, al informarle cosas contradecían a los mismos Profetas y a sus iglesias, y defendiendo la autoridad de sus predecesores, lo obligó a revocar las cartas de paz que ya habían desaparecido, y lo desvió del propósito que tenía de recibir los nuevos dones. Praxeas en Roma, por lo tanto, prestó un doble servicio al diablo; echó fuera la profecía e introdujo la herejía; hizo huir al Paráclito y crucificó al Padre. Las malas hierbas sembradas por Praxeas habían dado fruto; porque "fue arrojada aquí donde estamos mientras la mayoría dormía," en la sencillez de la doctrina ". (Contra Praxeas 1)

 

¿Qué nos enseña este texto? Que, para Tertuliano, la admisión, ciertamente falsa en realidad, del montanismo por parte del obispo de Roma tuvo el efecto de dar “paz a las Iglesias de Asia y Frigia”. ¿Por qué esto sino por la jurisdicción universal de este Obispo? Además, el obispo de Roma supuestamente se retractó de sus cartas de paz y eso fue suficiente para arruinar la influencia de la secta, señaló Tertuliano con amargura. “Praxeas en Roma, por tanto, prestó un doble servicio al diablo; ahuyentó la profecía e introdujo la herejía; puso en fuga al Paráclito, y crucificó al Padre”, ¡es igualmente fuerte que un simple Obispo pueda hacer esto si realmente no tiene el rango de Cabeza de la Iglesia!

 

B) Tertuliano llama al Obispo de Roma “El Soberano Pontífice, es decir, el obispo de los obispos”.

 

Posteriormente, reprochó al Papa (no sabemos con certeza si es San Ceferino o San Calixto) por absolver a los adúlteros que estaban haciendo penitencia, lo que rechazó por sus excesos montanistas:

 

“En oposición a esto (modestia), ¿no podría haber actuado de disimulador? Escuché que incluso se ha dictado un edicto, y también uno perentorio. El Soberano Pontífice, es decir, el obispo de los obispos, emite un edicto: remito, a quienes han descargado (los requisitos del) arrepentimiento, los pecados tanto de adulterio como de fornicación. Oh edicto, en el que no se puede inscribir, ¡Buena acción! ¿Y dónde se depositará esta liberalidad? En el mismo lugar, supongo, en las mismas puertas de los apetitos sensuales, bajo los mismos títulos de los apetitos sensuales. Existe el lugar para promulgar tal arrepentimiento, donde la delincuencia misma acechará. Allí está el lugar para leer el perdón, donde se hará entrada con la esperanza del mismo. Pero es en la iglesia donde se lee este (edicto), y en la iglesia donde se pronuncia; ¡y (la iglesia) es virgen! ¡Lejos, lejos del prometido de Cristo, esté tal proclamación! Ella, la verdad, la modesta, la santa, estará libre de mancha hasta en las orejas. No tiene a quien hacer tal promesa; y si lo ha tenido, no lo logra; porque aún el templo terrenal de Dios pudo haber sido llamado por el Señor antes cueva de ladrones, que de adúlteros y fornicarios.” (Sobre la modestia 1)

 

1) El título de " Soberano Pontífice”

 

a) Qué significaba este título en ese momento

 

Dice que el Papa es “el Soberano Pontífice, es decir el obispo de los obispos”. Sería gravemente anacrónico pensar que llamó al Papa “pontífice soberano” de la misma manera que los católicos actuales llaman al Papa “pontífice soberano”. De hecho, originalmente “pontífice” proviene del latín “pontifex” que significa “el que hace el puente (sagrado)”, es decir, el que hace el puente entre el mundo de los hombres y el de los dioses. Así que los pontífices eran los sacerdotes paganos, y el " pontifex maximus " (el " pontífice soberano ¿Era el emperador? No fue hasta el siglo IV que el término adquirió un significado nuevo y extenso para designar a todos aquellos que se suponía que debían cerrar la brecha entre lo divino y lo humano, cualquiera que fuera su religión. Fue a finales del siglo IV cuando comenzamos a dar a los obispos cristianos el título de “pontífices”, y fue en ese momento cuando San Jerónimo en su traducción latina de la Biblia: la Vulgata traducía regularmente la palabra “sacerdote”. (judío) por “pontifex ".

 

b) Al aplicar este título al obispo de Roma, Tertuliano da testimonio de la analogía de su papel

 

También Tertuliano, llamando al obispo de Roma “pontífice soberano” para burlarse de él asociándolo con el papel pagano del emperador, testificó por analogía de lo que era el obispo de Roma para la Iglesia verdadera: el obispo de Roma fue para la Iglesia verdadera lo que el emperador fue para la religión pagana: la cabeza universal y el vínculo supremo entre lo divino y lo humano. De lo contrario, ¿por qué se habría burlado del obispo de Roma y no de ningún otro obispo no montanista?

 

C) El título de " obispo de obispos”

 

Además, esta interpretación se ve confirmada por el hecho de que lo llama “el obispo de los obispos ", ¡no se puede inventar! Si lo llama así, es porque es el papel que desempeña en el sentido de la verdadera Iglesia, y quiere crear una distorsión satírica entre ese papel y el error que sería suyo.

 

D) ¿Es realmente el obispo de Roma?

 

Pero, ¿estamos seguros de que Tertuliano se dirige al obispo de Roma? De hecho, el texto no lo dice. Pero todos los elementos externos a los textos nos lo indican.

 

1) Obvio por el contexto

 

Como vimos anteriormente en Contra Praxeas, fue a través de la oposición del obispo de Roma que el montanismo conoció su derrota universal. Entonces sería normal que Tertuliano calificara de esta manera a aquel cuya autoridad en la Iglesia es universal y que provocó la caída del Montanismo.

 

Además, al estudia la historia del Cristianismo, encontramos que ya hay muchos rastros de la existencia del Papado en ese momento, por lo que sería natural que fuera así en esta situación.

 

2) El testimonio del obispo norteafricano San Optato de Milevis

 

Apenas más de un siglo después de los hechos, un ilustre obispo del norte de África, San Optato de Milevis (fallecido c. 397) escribió las siguientes palabras en su refutación del hereje Parmeniano:

 

“Después de haber alabado el bautismo, creyó conveniente resucitar, por así decirlo, de entre los muertos, herejes que ya estaban muertos y, junto con sus herejías, sepultados en el olvido ---- y esto, aunque no solo sus errores, sino incluso sus nombres, eran desconocidos en toda África ---- Marción, Praxeas, Sabelio, Valentino, y el resto hasta a los Cataphrygae, todos los cuales fueron refutados en su tiempo por Victorinus de Pettau, por Zephyrinus de Roma, por Tertuliano de Cartago, y por otros campeones de la Iglesia Católica. ¿Por qué, entonces, hacer que una guerra con los muertos, que no tienen nada que ver con los asuntos de nuestro tiempo?” (Contra los Donatistas. Libro I, 9)

 

3) El testimonio de San Jerónimo

 

a) La afirmación de San Jerónimo

 

San Jerónimo (347-420) nos dice que fue en la Iglesia de Roma donde Tertuliano tuvo que luchar en este asunto:

 

“Fue presbítero de la iglesia hasta la mediana edad, luego impulsado por la envidia y el abuso del clero de la iglesia romana, se inclinó a la doctrina de Montano, y menciona la nueva profecía en muchos de sus libros.” (Los hombres ilustres 53)

 

b) La gravedad de este pasaje probablemente se deba a una falsificación ...

 

Uno puede preguntarse por qué San Jerónimo lleva un juicio tan severo sobre el clero romano. En primer lugar, debe saberse que esto no puede ser acusado contra el Papado, para convencerse de ello bastará con leer lo que podemos encontrar en los escritos de San Jerónimo confirmando el Ministerio del Papado. En segundo lugar, no es imposible que este pasaje de esta obra haya sido falsificado. De hecho, en otro lugar de la misma obra escribe hablando del obispo Cayo o Gayo que vivió en la época en cuestión:

 

“Gayo, obispo de Roma , en la época de Ceferino , es decir, en el reinado de Antonino, hijo de Severo, pronunció una disputa muy notable contra Próculo , seguidor de Montano , acusándolo de temeridad en su defensa de la nueva profecía. , y en el mismo volumen también enumerando sólo trece epístolas de Pablo , dice que la decimocuarta, que ahora se llama, A los hebreos , no es de él, y no es considerada entre los romanos hasta el día de hoy como por el apóstol Pablo.” (Los hombres ilustres 59)

 

Esto no concuerda con las palabras del mismo san Jerónimo sobre Tertuliano y su caída en el montanismo. De hecho, se dice allí que un sacerdote de Roma, que no podría haber actuado independientemente de su obispo, San Ceferino, “apoyó una discusión notable ", que se opone al “odio y los procedimientos escandalosos del clero de Roma "., que es más sobre el tema preciso del montanismo. Esto refuerza la idea de una falsificación: San Jerónimo no puede haber afirmado al mismo tiempo la apostasía en el montanismo de Tertuliano por " el odio y los procedimientos atroces del clero de Roma ", mientras afirmaba a Cayo, que ciertamente lo hizo. no tener ninguna característica, haber apoyado "una discusión notable contra Proculus, un sectario del montanismo”!

 

La idea de una falsificación no es descabellada: los arrianos falsificaron el pasaje de la misma obra dedicada al fortunatiano de Aquilea para hacer creer que se había adherido al arrianismo (capítulo 97), mientras que san Jerónimo escribía en otra parte sobre el mismo fortunatiano:

 

“Tampoco debe suponer que mi demanda sea pequeña. Se te pide que me des la perla del Evangelio, Mateo 13:46 las palabras del Señor, palabras puras, como la plata que de la tierra es probada y purificada siete veces en el fuego, me refiero a los comentarios de Fortunatiano” (Carta X. A Pablo, anciano de Concordia 3)

 

¡Y esto corresponde a su Comentario sobre los Evangelios, perdido y encontrado en 2012! ¡Los arrianos habrán hecho esto para desacreditar a la Iglesia de Roma, que fue la punta de lanza en la lucha contra su herejía!

 

c) ... o al resentimiento de San Jerónimo contra el clero romano, pero no contra el Papado

 

En tercer lugar, es muy posible que San Jerónimo aquí culpe al comportamiento del clero romano, sin embargo, sin apuntar al propio obispo de Roma. De hecho, san Jerónimo fue primero sacerdote de la diócesis de Roma, antes de tener que exiliarse primero en Antioquía y luego en Tierra Santa. ¿Y por qué se exilió? ¡Porque se oponía firmemente a la relajación que llegaba hasta la complacencia del paganismo! ¡Pero luego fue protegido por el Papa San Dámaso, por quien estaba lleno de alabanzas! A su muerte, el clero romano logró excluirlo a él y a San Jerónimo quien guardaba un fuerte rencor. También las mentes obstinadas siempre se sienten heridas por la resistencia que encuentran, y nada les es más ordinario que atribuir a los celos la contradicción de la que son objeto. Cuando reflexionamos sobre el carácter susceptible de san Jerónimo, entendemos sin dificultad que el ilustre doctor aprovechó la ocasión para poder desatar un maligno golpe contra un clero del que él mismo había tenido que quejarse.

 

Sin embargo, es más probable que la apostasía de Tertuliano no tuviera nada que ver con eso. Más bien, creemos que el montanismo de Tertuliano fue el resultado natural de sus tendencias personales. Lo que prueba es que, de principio a fin de sus escritos, se pueden discernir los principios y disposiciones que lo harían montanista. Uno de sus comentaristas dijo con gran certeza que, si Tertuliano no siempre fue Montanista, siempre fue Montanizan. Fue su pronunciado gusto por el ascetismo más rígido y su necesidad de autoridad inmediata, cortando toda angustia de la mente, lo que le llevó de antemano a acoger este movimiento montanista. A la autoridad de los obispos y tradiciones episcopales opuso los oráculos inmediatamente inspirados desde arriba a sus profetas y profetisas. Iba a encontrar todo lo que había convertido a Tertuliano en cristiano y católico. Por tanto, sólo debemos dar un valor mediocre a las investigaciones encaminadas a determinar cuáles son, entre los muchos escritos de Tertuliano, los que pertenecen a su época católica y los que se escribieron desde su paso al montanismo. Si varios de ellos pueden relacionarse con certeza con uno u otro período, hay otros que ya son montanistas en espíritu, punto de vista, doctrinas, y que sin embargo bien podrían haber sido escritos antes de su ruptura con la Iglesia.

 

Pero basta con estudiar los escritos de Tertuliano para convencerse de que la oposición del clero romano se explica por sí misma, sin necesidad de suponer motivos distintos del celo por la pureza de la fe.

 

Recordamos que esta severidad de san Jerónimo hacia el clero romano no se puede reprochar al papado.

 

d) Testimonio no obstante convincente sobre el origen romano de la oposición a Tertuliano

 

Sin embargo, si San Jerónimo pudo haber entendido mal las razones que habían inspirado a los adversarios de Tertuliano, su testimonio permanece inatacable en cuanto al fondo del hecho, a saber, la lucha entre el sacerdote de Cartago y la Iglesia romana. Siempre fiel a su misión de recordar a los innovadores que respeten la tradición, el sucesor de San Pedro alzó la voz para detener el progreso del Montanismo mediante un edicto perentorio. ¡Por eso el autor del Tratado de la “La modestia” se vuelve contra el Obispo de Roma para neutralizar el efecto de una condena de la que siente toda la fuerza!

 

D) Los demás testimonios externos que dio a la fe de la verdadera Iglesia

 

Ahora que está establecido que a quien se dirige Tertuliano en esta obra es al Obispo de Roma, esto significa que la verdadera Iglesia de la época aplicó al Obispo de Roma las prerrogativas que Tertuliano reprocha al Obispo de Roma reclamar para él.!

 

1) El obispo de Roma es llamado “cabeza de la Iglesia ".

 

Más adelante en la misma obra, queriendo negar al obispo de Roma el derecho de absolver a los adúlteros, Tertuliano evoca a los profetas, a Cristo y a los apóstoles a quienes reconoce el poder de perdonar tal pecado, pero afirmando que se trataba de un puro poder personal dado por Dios y manifestado por el don de obrar milagros. Quiere así negar al obispo de Roma el derecho de absolver el adulterio en virtud de su función única, sin presentar pruebas sobrenaturales de su misión:

 

“¡Pero tú, hombre apostólico! muéstrame tus ejemplos proféticos en este momento, y reconoceré la divinidad que obra por tu brazo, y luego reclamaré el poder de remitir prevaricaciones de esta naturaleza. Pero, si solo eres responsable de mantener la disciplina, Cabeza de la Iglesia, menos de mandar que de obedecer, ¿quién eres entonces y cuáles son tus derechos para conceder el perdón, tú que, sin mostrarte ni profeta ni apóstol, no has la virtud de aquel a quien pertenece perdonar?” (Sobre la modestia 21)

 

Lo llama “hombre apostólico” por la misma razón que antes: para crear una distorsión satírica entre este papel y el error que sería suyo. Entonces no se debe creer a partir de la segunda parte de la cita que la Iglesia de la época solo reconocía en el Obispo de Roma un papel de “mantenimiento de la disciplina ", porque en el espíritu de Tertuliano, tener el poder de perdonar va de la mano. mano con el carisma de la enseñanza, como con los apóstoles y profetas, y a fortiori Cristo.

 

2) Los Obispos de Roma heredan la prerrogativa de San Pedro de ser la piedra sobre la que se funda la Iglesia, tener las llaves del Reino de los Cielos y ser el eslabón de la comunión universal.

 

“Tomo nota de tu declaración, para preguntarte con qué título estás usurpando el derecho de la Iglesia. Si, porque el Señor dijo a Pedro: “Edificaré mi Iglesia sobre esta piedra; te he dado las llaves del reino de los cielos”, o bien: “Todo lo que atares o desatares en la tierra, será atado o desatado en el cielo” presumes que el poder de atar y de desatar ha llegado hasta ti, es decir, a toda la Iglesia que esté en comunión con Pedro, ¿Qué clase de hombre eres? Te atreves a pervertir y cambiar totalmente la intención manifiesta del Señor, que no confirió este privilegio más que a la persona de Pedro. “Sobre ti edificaré mi Iglesia”, le dijo El, “A ti te daré las llaves”, no a la Iglesia. “Todo lo que atares o desatares”, etc.” (Sobre la modestia 21)

 

Por un lado, vemos a Tertuliano dando testimonio de la fe de la Iglesia en el hecho de que la Iglesia está fundada en la persona de Pedro, sostenida infaliblemente por Cristo, eso es evidente (Mateo 16, 18) y es principalmente a Pedro quien recibió las llaves del Reino de los Cielos (Mateo 16, 19). Más abajo afirma que estos privilegios se referían únicamente a la persona de Pedro y no debían pasar “a la Iglesia ". Notamos, además, que es solo San Pedro quien es designado como habiendo recibido las llaves del Reino de los Cielos, no que Tertuliano negara que los otros apóstoles también lo recibieron, sino que testificó que es principalmente santo. Pedro quien las recibió como líder de los demás.

 

Por otro lado, lo vemos testificando que el Obispo de Roma reclama para él las promesas hechas a San Pedro: “Tomo nota de tu declaración, para preguntarte con qué título estás usurpando el derecho de la Iglesia. Si por lo que el Señor le dijo a Pedro: [Mateo 16, 18-19]; te imaginas con orgullo que el poder de atar y desatar ha bajado a ti” y que así, estas promesas descenderían a toda la Iglesia que se define a sí misma como “en comunión con Pedro”.

 

La conclusión de estos dos hechos es obvia: la verdadera Iglesia de la época fue definida "legalmente" como " en comunión con Pedro ", es decir con el Obispo de Roma, por lo tanto con el Obispo de Roma, y esto en virtud de que le correspondía al Obispo de Roma, por la sucesión de San Pedro, ser la actual encarnación de la roca de la fe contra la cual las puertas del infierno no pueden nada porque Cristo lo hace infalible (Mateo 16, 18) , y que a él le corresponde el rol de gobernar la Iglesia universal en virtud del poder de las llaves (Mateo 16, 19) , esta realidad ya se manifestó cuando Tertuliano se refirió a su rol de " mantener la disciplina " como " cabeza de la Iglesia ”.

 

EVANGELIZA Y COMPARTE.

 

Si te quieres formar fuerte en la fe católica de una manera orgánica, inscríbete en la escuela de apologética online. Inscríbete en este momento en: https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/


 

Richbell Meléndez, laico católico dedicado a la apologética, colaborador asiduo de distintas páginas de apologética católica y tutor de la escuela de apologética online DASM.

 

Libros recomendados

Please update your Flash Player to view content.