Respuestas Catolicas Inmediatas

El mejor libro de Apologetica que existe. Ordenalo ya

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Introducción

Para entender debidamente la esencia de la Eucaristía hemos de remontarnos a la voluntad expresa de Jesús, tal como ha quedado consignada en las perícopas del NT relativas a su institución. Estos pasajes -el de Lucas (Lc 22,15-20) y el de Pablo (1 Cor 11,23-25) por una parte y el de Marcos (Mc 14,22-25) y el de Mateo (Mt 26,26-29) por otra- pertenecen a sendas corrientes de la tradición. Las cuatro perícopas aparecen como fórmulas tomadas de la tradición litúrgica y describen, por tanto, la última cena de Jesús a la luz de su celebración por la Iglesia primitiva. Así se deduce del lenguaje empleado, que disuena del contexto; de la concisión del relato (que silencia el matiz peculiar del banquete de la institución, mientras que hace resaltar las características propias de la celebración litúrgica posterior); de las alusiones inmediatas a los participantes y, finalmente, de la asimilación de la fórmula del cáliz a la del pan (asimilación tanto más fuerte cuanto más larga es la fórmula).

 

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

En este artículo consideraremos:

I. El hecho de la Presencia Real en la Escritura y en la Tradición

II. Totalidad de Presencia

III. Transubstanciación

IV. Permanencia de la Presencia y la Adorabilidad de la Eucaristía

V. Discusión especulativa sobre la Presencia Real

I. LA PRESENCIA REAL COMO UN HECHO

De acuerdo con las enseñanzas de la teología, un hecho revelado puede ser probado únicamente por recurrencia a las fuentes de la fe, que son la Escritura y la Tradición, a las cuales también se encuentra unido el infalible Magisterio de la Iglesia.

 

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

 

Nota 1: los comentarios que se hacen tienen como finalidad explicar el contexto histórico de las citaciones o hacer resaltar algún aspecto que se considera importante. Las citas bíblicas que aparecen en los textos entre corchetes o paréntesis son siempre agregadas. Lo que va entre corchetes en lo textos patrísticos o de otros autores son agregados para entender el contexto.

Nota 2: el documento contiene textos de ochenta autores patrísticos y otros; para encontrar rápidamente un autor que se desea consultar, favor de seleccionar el numero que hace referencia de la nota al final del articulo.

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Los “reformadores” no se ponen de acuerdo sobre la presencia de Jesucristo en la Eucaristía.

Tomado de “Martín Lutero”, Ricardo García Villoslada

Madrid (1976), volúmen II, pág. 307-322.  

 

  Planes del landgrave de Hessen

 
 

El 22 de abril de 1529, al clausurarse la Dieta de Spira, el landgrave Felipe de Hessen, presintiendo las graves consecuencias que del decreto de la Dieta podrían seguirse a los protestantes, firmó una alianza secreta con Juan de Sajonia y con las ciudades de Nuremberg, Ulm y Estrasburgo, comprometiéndose todos a defenderse mancomunadamente contra cualquiera que por motivos religiosos les atacase.

 

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Esquema del artículo: 1

INTRODUCCIÓNa

I. LA PRESENCIA REAL EN LOS PADRESb

II. LA PRESENCIA REAL EN LA PREESCOLASTICAc

III. LA EUCARISTIA EN EL SIGLO XIId

IV. LA EUCARISTÍA EN EL SIGLO XIIIe

V. FIN DE LA EDAD MEDIAf

VI. LA EUCARISTIA EN LA REFORMA Y TRENTOg

VII. DE TRENTO A NUESTROS DÍAS: PROBLEMÁTICA MODERNAh

VIII. REFLEXION TEOLOGICAi

IX. RESERVA Y CULTO EUCARÍSTICOj

Comenzamos el estudio de la Eucaristía en la tradición de la Iglesia. Siguiendo el método positivo o genético, tenemos que indagar paso a paso los datos de la fe. Hemos comenzado por la Sagrada Escritura y ahora entramos en la tradición de la Iglesia. El misterio eucarístico está ya básicamente descrito en la Biblia; pero, dada su enorme riqueza, se requerirá la continua reflexión de la Iglesia, conducida por el Espíritu Santo, para ahondar poco a poco en todas sus dimensiones. La Iglesia misma no podía sospechar en un principio que en un poco de pan y vino se hallase concentrado todo el miste­rio redentor de Cristo. Lo tuvo que ir descubriendo poco a poco bajo la iluminación del Espíritu Santo.

 

Libros recomendados

Please update your Flash Player to view content.