Imprimir
Visto: 1336

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Hablar de sacrificios no está de moda. Sin embargo, esa palabra y sus connotaciones están presentes a lo largo de nuestra vida. Es inútil esconder la cabeza bajo el ala, y quizá sea útil empezar a romper tabúes. Diariamente estamos oyendo:


¡Mira, hijo !: O te sacrificas un poco y estudias o serás un don nadie toda tu vida.

¡ Muchacho ! Acabas de terminar la carrera. Ahora es cuando empiezas de verdad. Deberías hacer oposiciones, pero ya sabes, son muy duras y tendrás que sacrificarte durante varios años

Raúl es un gran futbolista, gana muchos millones pero la gente olvida que su profesión se levanta sobre una vida muy sacrificada: duros entrenamientos, poca vida social, comidas adecuadas, nada de diversiones nocturnas,...

 

¡ La cantidad de millones que ha amasado Fulanito ¡. Claro que robando y estafando. Sin embargo, este granuja para robar se ha acostado muchas noches a las seis de la mañana, ha tenido que estudiar los procedimientos para no ir a la cárcel, le agobia que un inspector de hacienda pueda presentarse a inspeccionar sus dineros; tiene que pelear con su competencia, a veces a tiros. Es señalado por la calle, le evitan la gente honrada. Su vida, con dinero, cuando lo consigue y no va a la cárcel, es una vida bastante sacrificada.

 

Cualquier empresario, grande o chico, hasta asentar su negocio, las ha pasado "canutas". Tuvo que entramparse al empezar, sus horarios eran de 10 a 14 diarias . Peleas con hacienda, con los sindicatos, con los obreros, con su competencia, con los bancos, con sus familiares a los que apenas ve. A veces, la ruina, y una vida de sacrificios al garete. Mantener un negocio boyante tampoco es un camino de rosas.

 

Esclarecedor es el comportamiento de las madres con sus hijos pequeños. Madres heroicas, verdaderamente heroicas, que no aparecen en los periódicos, conocemos muchas; viven negándose a todas horas, recortando con alegría sus propios gustos y aficiones, su tiempo, sus posibilidades de afirmación o de éxito, para alfombrar de felicidad los días de sus hijos. Se olvidan de todo lo que no sean ellos. Viven sólo para los niños, ellas no cuentan. Están siempre pendientes de si comen o no, de si tienen frío o calor. Observan todos sus movimientos . Con alborozo exclaman :¡Ya se ríen! ¡Ya hablan! ¡Ya empiezan a andar!. Cuando enferman, no se apartan un instante de su lado; sin embargo, ni siquiera consideran esta vida una vida de sacrificio, es una vida de amor. Quizá en la palabra amor resida el por qué y el para qué de los sacrificios.

 

Para las madres, como para los cristianos, el sacrificio es un acto de amor, y como amor debe ir acompañado de alegría, de entrega y de acciones que lo avalen. No creo en la validez de sacrificios con caras largas, con gestos hoscos, con palabras rudas o con espíritu ramplón o amargado. Por amor se entrega la madre a sus hijos, por amor a la familia trabajamos duramente, por amor a nuestros hermanos se trabaja en las ONGs gratuitamente, por amor a nuestra propia dignidad, nos esforzamos por sobresalir en la guerra, los negocios, las artes,...y nos esforzamos hasta límites insospechados. Y nada de esto se consigue sin una dura preparación, sin entrenamiento, sin sacrificios. Cuidar las cosas pequeñas supone, terminar bien nuestros trabajos, sonriendo incluso a los cargantes, lo que supone una mortificación constante, único camino para hacer más agradable la vida a quienes nos rodean.

 

Sin embargo, el sacrificio es una estupidez y no tiene sentido cuando se hace por vanidad, por llamar la atención o para demostrar que uno es todavía más tonto que el de al lado. Eso no es sacrificio, es pura memez.

 

En ningún orden de actividades hay victoria sin esfuerzos, sin orden y sin disciplinas, y estos no se consiguen sin sacrificios. Quien no se domina a si mismo no dominará a los demás, el ambiente le vencerá en cuanto halague sus gustos personales: será un hombre sin energías, incapaz de esfuerzos grandes cuando sean necesarios. En todas las ocasiones el sacrificio tiene sentido, como medio indispensable, para conseguir la victoria en cualquier actividad y fundamentalmente para saber dominarse uno mismo y a los demás. Los hombres inteligentes saben que la templanza no supone limitación, sino grandeza, y se da cuenta que muchos sacrificios son aparentes; porque al vivir con sacrificios se libra de muchas esclavitudes. Basta una pequeña enfermedad para que nos veamos obligados a prescindir del tabaco, del alcohol, de los manjares más sabrosos y a transformar nuestro modo de vida. Prescindimos de muchas cosas pero ganamos en salud y alegría.

 

El sacrificio está presente, y es estimado en todas las religiones como un arma poderosa de autodominio, para controlar las pasiones, para ser felices en este mundo y para alcanzar la vida eterna en el otro. Parece un contrasentido que la felicidad corra pareja con el sacrificio, sin embargo, resulta chocante ver el aspecto natural de alegría y felicidad, que presentan los religiosos y religiosas de clausura cuando salen en la tele. Para ser felices en este mundo – nos guste o no, los cristianos " de verdad" tienen una gran ventaja: viven según las normas evangélicas. En los Evangelios viene ya todo lo que hay que saber para ser felices, lo que pasa es que, aunque que se hable mucho de ellos, casi nadie los lee, y mucho menos los lee diariamente, y mucho menos los pone por obra. ¿Hay algo más sublime que las bienaventuranzas? ¿Pueden esos renglones proceder de un ser humano o son de un extraterrestre?. Tras las palabras: "Amad a vuestros enemigos, haced el bien y prestad sin esperanzas de recibir nada a cambio, y será grande vuestra recompensa, y seréis hijos del Altísimo,..." ¡Pero bueno! ¿Qué Dios dice – en ninguna otra religión- que El es nuestro Padre, qué somos hermanos y que vamos a heredar el mayor de los tesoros?

 

Como cualquier padre de este mundo solo nos pide que cumplamos sus mandamientos. Nos anima alentándonos a " Venid a mi todos los que estáis fatigados y cargados, que Yo os aliviaré....pues mi yugo es blando y mi carga ligera:" A veces, pienso que ni los mismos cristianos son conscientes del privilegio que tienen de vivir con fe, de conocer el sentido de sus vidas , de reconocer que el camino de Dios es de renuncia, de mortificación, de entrega, pero no de tristeza o de apocamiento. El mismo Cristo se cansó, pasó hambre, pasó sed, lloró, y coronó su misión en la tierra recibiendo bofetadas y crucificado en una cruz; pero tras la cruz, alcanzó la resurrección y la gloria. Y,¿ pretendemos nosotros cumplir nuestra misión en la tierra, mirándonos el ombligo?

 

Puesto que todo trabajo conlleva sacrificios y penalidades sólo queda recomendarnos el consejo de un célebre autor: " ...trabajad varonilmente y alentaos más y mas: todas vuestras obras hacedlas con amor.....Ocúpate de tus deberes profesionales por Amor; lleva todo a cabo por amor, y comprobarás- precisamente porque amas, aunque saborees la amargura de la incomprensión, de la injusticia, del desagradecimiento y aun del mismo fracaso humano, comprobarás, repito, las maravillas que produce tu trabajo.". O sea, como las madres.
Mérida, 8 de septiembre de 2.000 Alejo Fernández Pérez

Los Padres de la Iglesia Los padres de la iglesia
Respuestas Catolicas Inmediatas Respuestas catolicas inmediatas