Imprimir
Visto: 342

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Por: Joe Heschmeyer
Escuela de Apologética Online DASM ¡INSCRIBETE YA MISMO!
https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/
La Iglesia Católica enseña que no hay salvación fuera de la Iglesia Católica . Sin embargo, reconoce que es posible que haya algunos en la Tierra a los que nadie considera católicos y, sin embargo, se salven. Esta enseñanza es fuente de mucha confusión y tergiversación, y varias personas (tanto católicos cismáticos que rechazan el Vaticano II como protestantes y católicos liberales que rechazan todo antes del Vaticano II) afirman que estos puntos de vista son contradictorios o han cambiado con el tiempo. Nada de esto es verdad.
Este artículo analizará lo que el Antiguo y el Nuevo Testamento, los Padres de la Iglesia Primitiva, el Papado Medieval y la Iglesia moderna tienen que decir sobre el tema. Es largo y profundo, pero he hecho todo lo posible para que sea sencillo.
Afortunadamente, todas las fuentes católicas, de cualquier edad, están de acuerdo en afirmar tres creencias aparentemente contradictorias:
1. La Iglesia es visible.
2. No hay salvación fuera de la Iglesia visible.
3. Es posible que algunos de los salvos no sean miembros visibles de la Iglesia visible.
Hay una tensión, pero no una contradicción, entre el n. ° 2 y el n. ° 3. Pero eso no es sorprendente. Considere algunas otras áreas en las que la Iglesia abraza una aparente contradicción:
• La Trinidad: "Dios es tres personas" y "Dios es un solo ser";
• La Unión Hipostática: “Jesús es completamente Dios” y “Jesús es completamente Hombre”;
• Justificación: Romanos 3:28 y Santiago 2:24;
• Cristo afirma simultáneamente que “el que no está conmigo, contra mí es” (Mateo 12:30; Lucas 11:23) y que “el que no es contra mí, conmigo está” (Lucas 9:50).
Hay muchos más, para empezar. La verdad es generalmente más confusa y complicada que la herejía, por la razón exacta de que las herejías son de origen humano, y generalmente menos complejas que las cosas de origen divino. Es fácil tomar la mitad de la verdad y seguirla: esa es la historia de prácticamente todas las herejías cristianas primitivas. Los herejes casi siempre tenían la mitad de razón y podían demostrarlo con la Biblia. Esta área no es diferente. Pero tenemos la suerte de tener algunos casos en los que la Biblia y la Iglesia abordan el misterio de manera sucinta.
I. Lo que dice la Biblia sobre este tema
No hay duda de que, en el Antiguo Testamento, el pueblo de Israel era únicamente el pueblo de Dios (Éxodo 3: 7; Éxodo 8: 22-23), y que formaban una nación visible (Números 34: 1-12). Sin embargo, en el Salmo 87: 4-6, el salmista cita a Dios diciendo:
Registraré a Rahab [Egipto] y Babilonia entre los que me reconocen, también Filistea y Tiro, junto con Cus, y diré: "Este nació en Sion". En verdad, de Sion se dirá: "Este y aquél nacieron en ella, y el Altísimo mismo la establecerá". El SEÑOR escribirá en el registro de los pueblos: "Este nació en Sion". ¡Selah!
Esto capta perfectamente la aparente paradoja. Aquellos que son visiblemente miembros del mundo pagano, lugares como Babilonia, pero que reconocen al Señor son espiritualmente miembros de Sion (es decir, Israel). Estas personas no se llamarían israelíes ni siquiera judíos, se llamarían a sí mismos babilonios; los judíos tampoco los considerarían judíos; sin embargo, Dios lo hace, porque lo adoraron a Él, el único Dios Verdadero. Nota Bene: el egipcio se salva siendo judío, aunque no se dé cuenta de que es judío; no se salva por ser egipcio. Romanos 9:25 continúa con este tema, al citar Oseas 2:23 y Oseas 1:10,
Como dice en Oseas: “Llamaré 'mi pueblo' a los que no son mi pueblo; y la llamaré 'mi amada' que no es mi amada”, y, “Sucederá que en el mismo lugar donde se les dijo: 'Ustedes no son mi pueblo', se llamarán 'hijos del Dios vivo '. "
Entonces Dios tiene un pueblo visible, Israel. Y, sin embargo, algunos de los que son miembros visibles de Israel no son Su pueblo, y algunos que no son miembros visibles de Israel son Su pueblo.
El Nuevo Pacto funciona de la misma manera. Ahora, el pueblo elegido de Dios es la Iglesia, el Cuerpo y la Esposa de Cristo. Como Israel, es visible, con ancianos, consejos y todo lo demás. Cristo dice que la salvación viene solo a través de Él (Juan 14: 6, Hechos 4:12, etc.), y se equipara a sí mismo con la Iglesia (Hechos 9: 4). Él es el Camino (Juan 14: 6), Ella es el Camino (Hechos 24:14; Hechos 24:22; Hechos 9: 2 Hechos 19: 9; Hechos 19:23). Ella es el Cuerpo de Cristo, y Ella es la Esposa de Cristo, y los dos se han convertido en Uno. Efesios 5: 25-31 explica todo esto con cierta extensión y vale la pena leerlo. Dado que la salvación viene solo a través de Cristo, la salvación viene solo a través de la Iglesia, ya que Él no tiene más de un Cuerpo, ni más de una Esposa (cf. Juan 10:16; Juan 17: 20-26). Sin embargo, como explica San Pablo en 1 Corintios 12: 15-16 :
Si el pie dijera: “Porque no soy mano, no pertenezco al cuerpo”, no por eso dejaría de ser parte del cuerpo. Y si el oído dijera: “Porque no soy ojo, no soy del cuerpo”, no dejaría de ser parte del cuerpo por eso.
Entonces, el Cuerpo visible incluye algunos miembros que niegan ser parte del Cuerpo visible. Vale la pena señalar que Pablo considera que estos miembros son pecadores, ya que Dios mismo creó el Cuerpo, la Iglesia, de tal manera que “no debe haber división en el cuerpo” (1 Corintios 12:25). Nuevamente, observe bien: el pie se salva a pesar de causar división, y el pie se salva a través del Cuerpo Único del que niega ser parte.
II. Lo que dijo la Iglesia sobre este tema en el IV Concilio de Letrán (1215 d.C.)
El mejor ejemplo de la Iglesia reconociendo simultáneamente que Ella es una sociedad estructurada y visible y que algunos fuera de Sus límites físicos serán salvados es en el Cuarto Concilio de Letrán en 1215 d.C. Su enfoque estaba mucho en los ortodoxos orientales, y dijo tres cosas que vale la pena mencionar en este contexto:
• “Hay una Iglesia Universal de los fieles, fuera de la cual no hay absolutamente ninguna salvación. En el cual está el mismo sacerdote y sacrificio, Jesucristo, cuyo cuerpo y sangre están verdaderamente contenidos en el sacramento del altar bajo las formas de pan y vino; siendo transformado el pan (transsubstantiatio) por el poder divino en el cuerpo, y el vino en la sangre, para que, para comprender el misterio de la unidad, podamos recibir de Él lo que Él ha recibido de nosotros. Y este sacramento nadie puede efectuar sino el sacerdote que ha sido debidamente ordenado de acuerdo con las llaves de la Iglesia, que Jesucristo mismo entregó a los Apóstoles y sus sucesores. Pero el sacramento del bautismo, que, por la invocación de cada Persona de la Trinidad, es decir, del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, se efectúa en agua, debidamente conferida a niños y adultos en la forma prescrita por la Iglesia por cualquiera, conduce a la salvación. ” (Canon 1)
• Después de “ la Iglesia romana, que por la voluntad de Dios tiene sobre todas las demás preeminencia del poder ordinario como madre y dueña de todos los fieles, el de Constantinopla ocupará el primer lugar, el de Alejandría el segundo, el de Antioquía el tercero y el de Jerusalén el cuarto, debiendo observarse la dignidad propia de cada uno; de modo que después de que sus obispos hayan recibido del pontífice romano el palio, que es la marca distintiva de la plenitud del oficio pontificio, y le hayan prestado juramento de fidelidad y obediencia, puedan también legalmente otorgar el palio a sus sufragáneos, recibiendo de ellos la profesión canónica de fe para sí mismos, y para la Iglesia Romana el compromiso de obediencia. Pueden llevar el estandarte de la cruz delante de ellos en todas partes, excepto en la ciudad de Roma y dondequiera que esté presente el Sumo Pontífice o su legado con la insignia de la dignidad apostólica. En todas las provincias sujetas a su jurisdicción, se les podrá apelar cuando sea necesario, salvo los llamamientos dirigidos a la Sede Apostólica, que deben ser respetados con humildad.” (Canon 5)
• “ Después de que la Iglesia de los griegos con algunos de sus cómplices y partidarios se separó de la obediencia de la Sede Apostólica, hasta tal punto los griegos empezaron a odiar a los latinos que, entre otras cosas que impíamente cometían despectivas hacia los latinos, fue esta , que cuando los sacerdotes latinos hubieran celebrado en sus altares, no ofrecerían el sacrificio sobre esos altares hasta que los altares hubieran sido lavados por primera vez, como si por esto hubieran sido profanados. ” (Canon 4)
Ella está describiendo una Iglesia visible y organizada, con una cabeza terrenal, el Romano Pontífice (Canon 5), fuera de la cual no hay salvación (Canon 1). Sin embargo, al mismo tiempo reconoce que los desobedientes ortodoxos orientales siguen siendo sacerdotes válidamente, y todavía ofrecen válidamente la Eucaristía (Canon 4). Su escrúpulo es que están lavando los altares, no que estén ofreciendo la Eucaristía. Ella está bastante bien con eso. Y tenga en cuenta que Ella ha mencionado anteriormente que la Eucaristía sólo puede ser ofrecida por “el sacerdote que ha sido debidamente ordenado de acuerdo con las llaves de la Iglesia, que Jesucristo mismo entregó a los Apóstoles y sus sucesores” (Canon 1). Este es un reconocimiento inequívoco de que los ortodoxos orientales siguen siendo, de alguna manera, parte de la Iglesia: tienen sucesión apostólica y una Eucaristía válida. Y, por supuesto, tienen un bautismo válido. El sacramento del Bautismo es aún más expansivo que el sacramento de la Eucaristía, en el sentido de que cualquiera puede ofrecerlo, siempre que lo haga fiel y correctamente (Canon 1). Y este sacramento conduce a la salvación. Entonces, sin lugar a dudas, los ortodoxos orientales pueden salvarse. Pero, de nuevo, se salvan a través de la Iglesia encabezada por el Romano Pontífice, no a través del Patriarca de Constantinopla. Por ahora, simplemente reconozca que no está garantizado serán salvos: Pablo condena las “facciones” y las “disensiones” como pecados mortales en Gálatas 5: 19-21.
El IV Concilio de Letrán es importante, porque expresa simultáneamente que no hay salvación fuera de la Iglesia visible, y que se salvan algunos que no están visiblemente dentro de la Iglesia. La mayoría de los documentos papales y escritos patrísticos se refieren solo a uno u otro y, por lo tanto, parecen contradicciones. Veamos algunas de las declaraciones más controvertidas que la Iglesia ha hecho sobre este tema.
III. Los primeros padres de la iglesia sobre este tema
Hay muchos escritos sobre los Padres de la Iglesia sobre este tema, pero en aras de la brevedad (¡ja!), Incluyo solo dos escritos, uno para cada una de las dos proposiciones supuestamente "contradictorias", para mostrar que ambas eran la vista de la Iglesia desde el principio.
A. No hay salvación fuera de la Iglesia
En una de las declaraciones más explícitas de que no hay salvación fuera de la Iglesia católica (“ extra ecclesiam nulla salus ”), San Cipriano de Cartago lo expresó de esta manera en el 251 d. C.
La esposa de Cristo no puede ser contaminada; ella es incorrupta y casta. Conoce un hogar, con casta modestia guarda la santidad de un lecho. Ella nos guarda para Dios; asigna al reino a los hijos que ha creado. Quien se separa de la Iglesia y se une a una adúltera está separado de las promesas de la Iglesia, ni quien la ha abandonado llegará a las recompensas de Cristo. Es un extraño; es profano; es un enemigo. No puede tener a Dios como padre si no tiene a la Iglesia como madre. Si el que estaba fuera del arca de Noé [Noé] pudo escapar, también el que está fuera. la Iglesia escapa. El Señor advierte, diciendo: "El que no está conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama". El que rompe la paz y la concordia de Cristo actúa contra Cristo; el que se reúne en algún lugar fuera de la Iglesia, esparce la Iglesia de Cristo. El Señor dice: "Yo y el Padre uno somos". Y también del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo está escrito: "Y estos tres son uno". ¿Alguien cree que esta unidad que proviene de la fuerza divina, que está estrechamente relacionada con los sacramentos divinos, puede romperse en la Iglesia y separarse por las divisiones de voluntades en colisión? El que no tiene esta unidad, no tiene la ley de Dios, no tiene la fe del Padre y del Hijo, no tiene la vida y la salvación.
Este es un tema frecuente. La Barca de Pedro, la Iglesia, es vista como el cumplimiento del Arca de Noé, y los de afuera están condenados, al igual que los de los días de Noé. Y la entrada a la Barca de Pedro es a través de las aguas salvadoras del Bautismo (1 Pedro 3: 20-21). Esta idea no siempre fue controvertida. Incluso Juan Calvino lo admitió en el Libro IV, Capítulo I, Sección 4 de los Institutos , en el que declaró de la Iglesia visible : “ Además, más allá de los límites de la Iglesia, no se puede esperar perdón de pecados, ni salvación, como Isaías y Joel testifican (Isaías 37:32; Joel 2:32). ” Si bien es cierto, sin embargo, este concepto es incompleto.
B. Se salvarán algunos que no parecen ser católicos, o incluso cristianos
Porque la Iglesia primitiva también reconoció que algunos que eran visiblemente no cristianos, incluso ateos, en realidad eran cristianos salvos espiritualmente (aunque no lo supieran).). La Iglesia fue bastante clara en esto, de hecho, y con sensatez, ya que requerir que alguien realmente conociera a Cristo habría condenado virtualmente a todos los seres humanos en la Tierra antes de ese punto de la historia, sin culpa de ellos. San Pablo aborda este tema en Romanos 1-2, diciendo que Dios se ha revelado lo suficiente de Sí mismo a través de la razón y la ley natural (Romanos 1:20), y que la humanidad en general lo ha rechazado (Romanos 1: 21-32). Sin embargo, algunos salvo - Pablo incluso reconoce a uno de los paganos fieles como un profeta en Tito 1:12. Romanos 2: 6-11 explica el estándar por el cual los que no están expuestos a Cristo son salvos:
Dios "dará a cada uno según lo que haya hecho". A los que persisten en hacer el bien y buscan la gloria, la honra y la inmortalidad, les dará la vida eterna. Pero para aquellos que son egoístas y que rechazan la verdad y siguen el mal, habrá ira e ira. Habrá problemas y angustia para todo ser humano que hace el mal: primero para el judío, luego para el gentil; sino gloria, honra y paz para todo el que hace el bien: primero para el judío, luego para el gentil. Porque Dios no muestra favoritismo.
Lucas 12:48 suena con las mismas notas: a aquellos a quienes Dios les ha revelado más, Él esperará más, porque no muestra favoritismos. Por lo tanto, aquellos que solo estuvieron expuestos a la ley natural serán juzgados solo por la ley natural. Romanos 2: 14-15 es explícito sobre esto. También lo es San Justino Mártir, quien explicó en su Primera Apología en el 156 d.C.:
Se nos ha enseñado que Cristo es el primogénito de Dios, y hemos declarado anteriormente que Él es la Palabra de quien todas las razas de hombres participaron; y los que vivieron razonablemente son cristianos, aunque se les haya considerado ateos; como, entre los griegos, Sócrates y Heráclito, y hombres como ellos; y entre los bárbaros, Abraham, Ananías, Azarías, Misael y Elías, y muchos otros cuyas acciones y nombres ahora nos negamos a contar, porque sabemos que sería tedioso. De modo que incluso los que vivieron antes de Cristo, y vivieron sin razón, fueron malvados y hostiles a Cristo, y mataron a los que vivían razonablemente.
Justino deja claro en el capítulo 5 por qué cree que Sócrates se salvará, ya que Sócrates vivió de la razón, en pos de la Razón misma, el Logos, Cristo. Aunque condenado por ateísmo, Sócrates en realidad simplemente estaba denunciando a los dioses que conocía, porque creía en un Dios Desconocido, a quien ahora conocemos como Jesucristo (Hechos 17: 22-23).
IV. Otros documentos de la Iglesia sobre este tema
A. No hay salvación fuera de la Iglesia
Hay dos documentos de la Iglesia, ambos probablemente infalibles, que con frecuencia se tergiversan en el contexto de esta discusión. La primera es la bula papal Unam Sanctam (1302), que declara lo mismo que declaró el IV Concilio de Letrán, pero con más fuerza: “ Además, declaramos, proclamamos, definimos que es absolutamente necesario para la salvación que toda criatura humana estar sujeto al Romano Pontífice. ” Esta declaración es fácilmente la más controvertida sobre el tema, ya que protestantes y ortodoxos no creen que estén sujetos al Romano Pontífice. Pero los que se salvan están sujetos, no obstante. La forma más directa de mostrar esto es a través de la lógica:
1. Todo el que es salvo, es salvo a través de Cristo y Su Iglesia, lo sepan o no.
2. Todos los que se salvan se salvan durante esta vida; no hay segundas oportunidades en la otra vida.
3. El jefe de la Iglesia en la Tierra es el Romano Pontífice.
4. Por tanto, todos los salvados se salvan por la pertenencia espiritual a la Iglesia Militante, en la que están sujetos al Papa.
Dado que cada una de las tres primeras premisas se puede probar a través de las Escrituras, y la cuarta se deriva de ella, la conclusión de Unam Sanctam es sólida. O, dicho de otra manera, si solo hay una Iglesia en la Tierra, y el Papa es la cabeza de la única Iglesia, el Papa es la cabeza terrenal de todos los salvos, incluidos los salvos que son conocidos solo por Dios. Regrese una vez más a 1 Corintios 12: 15-16. El pie piensa que es independiente, pero en realidad es parte de un cuerpo y, como parte de un cuerpo organizado, está sujeto a otras partes del cuerpo: el cerebro le dice al pie a dónde ir, por ejemplo. El Papa menciona esto en Unam Sanctam por buena razón. Separarse uno mismo de la comunión con el Papa significa separarse de la Iglesia de Cristo, que Pablo (y la Iglesia) nos dicen que incurre en condenación. El Papa no está diciendo que toda persona salva esté sujeta a sabiendas al Romano Pontífice, o incluso consciente de quién es. Regrese al Salmo 87. Algunos de los cusitas salvos probablemente no tenían idea de quién era el Rey de Israel, pero él todavía era (en un sentido espiritual) su cabeza, ya que eran espiritualmente israelitas. Del mismo modo, el ladrón en la cruz puede no haber sabido quién era San Pedro, o que era el Apóstol principal. Todavía estaba sujeto a él.
El otro documento controvertido de la Iglesia sobre este tema es Cantate Domino , la llamada "Bula de unión con los coptos", emitida por la undécima sesión del Concilio Ecuménico de Florencia el 4 de febrero de 1442. Declara:
[La Iglesia Católica Romana] cree firmemente, profesa y predica que todos los que están fuera de la iglesia católica, no solo los paganos sino también los judíos o herejes y cismáticos, no pueden participar de la vida eterna y entrarán en el fuego eterno que fue preparado para el diablo y sus ángeles, a menos que se unen a la iglesia católica antes del final de sus vidas; que la unidad del cuerpo eclesiástico es de tal importancia que sólo para quienes moran en él los sacramentos de la iglesia contribuyen a la salvación y el ayuno, la limosna y otras obras de piedad y las prácticas de la milicia cristiana producen recompensas eternas; y que nadie puede salvarse, por mucho que haya dado en limosna y aunque haya derramado su sangre en el nombre de Cristo, a menos que haya perseverado en el seno y la unidad de la Iglesia católica.
Las definiciones dogmáticas de Unam Sanctam y Cantate Domino son probablemente infalibles; incluso si no lo son, ciertamente son declaraciones precisas de lo que la Iglesia Católica enseña infaliblemente. El entonces cardenal Ratzinger citó a Unam Sanctam por su apoyo tan recientemente como su declaración de 2000 “ Dominus Iesus ” sobre la Iglesia. Así que ignore a cualquiera que afirme que la Iglesia “derogó” o que “ya no cree” en Unam Sanctam y Cantate Domino . Es una parte absolutamente fundamental de nuestra fe.
Pero al mismo tiempo, tenga cuidado de comprender lo que se dice correctamente. He aquí un hecho histórico que vale la pena recordar: la delegación copta presente en el Concilio de Florencia firmó Cantate Domino, aunque los líderes coptos en Egipto lo rechazarían más tarde. El Concilio de Florencia casi unió a las iglesias católica, ortodoxa y copta bajo el Papa. Si los coptos se sintieron cómodos firmando el documento, en nombre de la Iglesia copta, lo más probable es que el documento no diga: "Todos los coptos están condenados al infierno para siempre como cismáticos". Más bien, dice algo bastante simple. Así como los cusitas salvos no se salvan por ser cusitas, sino por ser (a los ojos de Dios) israelitas, lo mismo ocurre con los judíos, los coptos y todos los demás: los salvos se salvan siendo espiritualmente católicos, ya sea que se den cuenta eso o no. Si uno reconoce la salvación a través de una sola Iglesia (como lo hace la Biblia), esta enseñanza fluye naturalmente. Con todo esto, tenga en cuenta el Salmo 87 y Romanos 9:25. La Iglesia también afirma los siguientes: algunos son católicos que niegan ser católicos. La delegación copta entendió que esto era lo que quería decir la Iglesia, o no lo habrían firmado.
¡Pero espera, dices! ¿Qué hay de unirse a la Iglesia Católica antes del final de sus vidas? ¿No significa eso que tienen que estar en unión jurídica visible con la Iglesia? No. Significa que no pueden rechazar a la Iglesia Católica durante esta vida y tener una segunda oportunidad más adelante. Es el número 2 en los cuatro puntos que enumeré en Unam Sanctam. No es necesario para la salvación estar ligado jurídicamente a la Iglesia. El ladrón en la Cruz, como mencioné, puede que ni siquiera supiera quién o qué era la Iglesia, pero todavía era parte de ella. Estuvo conectado a la Iglesia Católica antes de morir, aunque nunca fue bautizado por agua. Por otro lado, el otro El ladrón en la cruz probablemente lamentó su decisión de molestar a Cristo en el instante de su muerte, y deseaba la unión con la Iglesia: demasiado tarde. Los salvos antes de Cristo estaban en la misma posición que el primer ladrón, al igual que los que nunca escucharon el Evangelio, pero siguieron fielmente la conciencia y la ley natural con la esperanza de salvación y en obediencia al Dios Desconocido.
B. Se salvarán algunos que no parecen ser católicos, o incluso cristianos La Lumen Gentium (1964) del Vaticano II , la Constitución dogmática sobre la Iglesia, tiene un relato increíblemente bueno de la historia de la salvación en el Capítulo II, explicando cómo los católicos, no -Los cristianos católicos y los no cristianos son salvados por Cristo y su Iglesia. Comienza:
9. En todo tiempo y en toda carrera Dios ha acogido a todo aquel que le teme y hace lo recto. (Cf. Hch 10, 35). Sin embargo, Dios no santifica a los hombres y los salva simplemente como individuos, sin vínculo ni vínculo entre ellos. Más bien le ha agradado unir a los hombres como un solo pueblo, un pueblo que le reconoce en verdad y le sirve en santidad.
Esto, continúa explicando, es por qué Dios creó a Israel y, en última instancia, a la Iglesia. Dios ha hecho a todos los miembros salvos de la Iglesia, con Cristo como Cabeza, gobernados en la Tierra por el Papa, como señala en otra parte:
El poder de primacía del Papa sobre todos, pastores y fieles, permanece íntegro e intacto. En virtud de su oficio, es decir, Vicario de Cristo y pastor de toda la Iglesia, el Romano Pontífice tiene poder pleno, supremo y universal sobre la Iglesia.
El Concilio procede a decir que la salvación viene solo a través de la Iglesia, a través del Bautismo:
14. Este Sagrado Concilio desea dirigir su atención, en primer lugar, a los fieles católicos. Basándose en la Sagrada Escritura y la Tradición, enseña que la Iglesia, ahora peregrina en la tierra como exiliada, es necesaria para la salvación. Cristo, presente para nosotros en su Cuerpo, que es la Iglesia, es el único Mediador y el único camino de salvación. En términos explícitos, Él mismo afirmó la necesidad de la fe y del bautismo (cf. Mc 16,16; Jn 3,5) y así afirmó también la necesidad de la Iglesia, porque por el bautismo como por una puerta los hombres entran en la Iglesia. Por tanto, el que, sabiendo que la Iglesia católica fue hecha necesaria por Cristo, rehusara entrar o permanecer en ella, no puede ser salvo.
Habiendo reconocido expresamente que no hay salvación fuera de la Iglesia, y que el rechazo de la Iglesia es el rechazo de Cristo y da como resultado la condenación eterna, Lumen Gentium se dirige a aquellos que están imperfectamente unidos a la Iglesia, pero que no se han separado intencionalmente. Esto se puede dividir en cristianos no católicos, teístas no cristianos y todos los demás. Primero, cristianos no católicos:
15. La Iglesia reconoce que en muchos sentidos está vinculada con quienes, al ser bautizados, son honrados con el nombre de cristianos, aunque no profesen la fe en su totalidad o no conserven la unidad de comunión con el sucesor de Pedro. (14 *) Porque son muchos los que honran la Sagrada Escritura, tomándola como norma de fe y modelo de vida, y muestran un celo sincero. Creen amorosamente en Dios Padre Todopoderoso y en Cristo, el Hijo de Dios y Salvador. (15 *) Son consagrados por el bautismo, en el que se unen a Cristo. También reconocen y aceptan otros sacramentos dentro de sus propias Iglesias o comunidades eclesiásticas. Muchos de ellos se regocijan en el episcopado, celebran la Sagrada Eucaristía y cultivan la devoción hacia la Virgen Madre de Dios. (16 *) También comparten con nosotros en la oración y otros beneficios espirituales. Asimismo, podemos decir que de alguna manera están unidos a nosotros en el Espíritu Santo, porque a ellos también les da sus dones y gracias por los cuales actúa entre ellos con su poder santificador. A algunos, de hecho, Él los ha fortalecido hasta el punto del derramamiento de su sangre. En todos los discípulos de Cristo, el Espíritu despierta el deseo de estar unidos pacíficamente, de la manera determinada por Cristo, como un solo rebaño bajo un solo pastor, y Él los impulsa a perseguir este fin. (17 *) La Madre Iglesia no deja de orar, esperar y trabajar para que esto suceda. Exhorta a sus hijos a la purificación y la renovación para que el signo de Cristo brille más sobre la faz de la tierra. Porque a ellos también les da sus dones y gracias mediante los cuales actúa entre ellos con su poder santificador. A algunos, de hecho, Él los ha fortalecido hasta el punto del derramamiento de su sangre. En todos los discípulos de Cristo, el Espíritu despierta el deseo de estar unidos pacíficamente, de la manera determinada por Cristo, como un solo rebaño bajo un solo pastor, y Él los impulsa a perseguir este fin. (17 *) La Madre Iglesia no deja de orar, esperar y trabajar para que esto suceda. Exhorta a sus hijos a la purificación y la renovación para que el signo de Cristo brille más sobre la faz de la tierra. Porque a ellos también les da sus dones y gracias mediante los cuales actúa entre ellos con su poder santificador. A algunos, de hecho, Él los ha fortalecido hasta el punto del derramamiento de su sangre. En todos los discípulos de Cristo, el Espíritu despierta el deseo de estar unidos pacíficamente, de la manera determinada por Cristo, como un solo rebaño bajo un solo pastor, y Él los impulsa a perseguir este fin. (17 *) La Madre Iglesia no deja de orar, esperar y trabajar para que esto suceda. Exhorta a sus hijos a la purificación y la renovación para que el signo de Cristo brille más sobre la faz de la tierra. Y les impulsa a perseguir este fin. (17 *) La Madre Iglesia no deja de orar, esperar y trabajar para que esto suceda. Exhorta a sus hijos a la purificación y la renovación para que el signo de Cristo brille más sobre la faz de la tierra. Y les impulsa a perseguir este fin. (17 *) La Madre Iglesia no deja de orar, esperar y trabajar para que esto suceda. Exhorta a sus hijos a la purificación y la renovación para que el signo de Cristo brille más sobre la faz de la tierra.
Esto captura la compleja relación entre católicos y otros cristianos. Están en la Iglesia, pero no total o jurídicamente, y hay dolor y división allí que necesitan ser sanados antes de que todo esté bien. Los protestantes tienden a no tener problemas con esta parte, por supuesto. Donde surge el problema es el siguiente párrafo, en el que el Concilio se dirige a “aquellos que aún no han recibido el Evangelio”, pero que “están relacionados de diversas formas con el pueblo de Dios. En términos generales, hay dos categorías: teístas no cristianos y buscadores agnósticos:
• En primer lugar, están los judíos, de quienes la Iglesia simplemente señala: “A causa de sus padres, este pueblo sigue siendo el más querido de Dios, porque Dios no se arrepiente de los dones que hace ni de las llamadas que hace. (Cfr. Rom. 11: 28-29)”.
• Después de eso están los musulmanes, que " profesando tener la fe de Abraham, junto con nosotros adoramos al Dios único y misericordioso, que en el último día juzgará a la humanidad".
• A continuación, hay otros teístas, para quienes la Iglesia promete: “Ni Dios está lejos de aquellos que en sombras e imágenes buscan al Dios desconocido, porque es Él quien da a todos los hombres vida y aliento y todas las cosas (cf. Hch 17, 25-28) y como Salvador quiere que todos los hombres se salven. (Cf. 1 Timoteo 2: 4)”
Todos los teístas tienen la esperanza particular de encontrar el agrado de Dios, ya que “el plan de salvación también incluye a aquellos que reconocen al Creador. ” Esa es solo otra forma de decir lo que Romanos 10:13 y Joel 2:32 ya dijeron: que todos los que invoquen el nombre del Señor serán salvos. Para que puedan salvarse. El estándar de si los judíos, musulmanes y otros teístas serán salvos o no es bastante simple, ya sea que sigan a Dios en la medida en que Él se ha revelado a sí mismo: “ También pueden alcanzar la salvación aquellos que por causas ajenas a ellos no conocen el Evangelio de Cristo o de Su Iglesia, pero buscan a Dios con sinceridad y, movidos por la gracia, se esfuerzan por sus obras para hacer Su voluntad, tal como la conocen a través de los dictados de la conciencia (19 *) ”.
Estas son cosas fundamentales con las que nos enfrentamos. Lo que Dios esperaba de alguien en la época de Noé es menos de lo que esperaba en la época de Moisés, que era menos de lo que esperaba de alguien hoy, ahora que Cristo ha entrado en la historia personalmente. Pero para aquellos que nunca han oído hablar de Cristo, o incluso de Moisés, el listón es más bajo. Un judío por lo demás fiel en Jerusalén que escuchó y escuchó a Jesús, y murió en el 40 d. C. sin creer, probablemente sería condenado (ya que rechazó a Cristo); mientras que un judío que muriera en las afueras del Imperio Romano ese mismo año probablemente no Maldito sea, ya que nunca había oído hablar de Jesús, y estaba siguiendo todo lo que sabía que Dios le había ordenado. Del mismo modo, un pagano romano que buscó a Dios, pero nunca se encontró con un judío o cristiano el tiempo suficiente para descubrir de qué se trataba la Fe, aún podría ser salvo: San Justino Mártir está bastante seguro de algunos hombres específicos que fueron salvos, porque ellos murieron por un Dios que no conocían del todo. San Ireneo en el Libro IV, Capítulo XXII, de Contra las herejías , se dirige también a esos hombres, así como a sus antepasados:
Porque no fue solamente para los que creyeron en Él en el tiempo de Tiberio César que Cristo vino, ni el Padre ejerció su providencia solo para los hombres que ahora viven, sino para todos los hombres en conjunto, quienes, desde el principio, según su capacidad, en su generación, han temido y amado a Dios, han practicado la justicia y la piedad hacia sus prójimos, y han deseado fervientemente ver a Cristo y escuchar su voz. Por tanto, en su segunda venida, primero despertará de su sueño a todas las personas de esta descripción, y las levantará, así como a los demás que serán juzgados, y les dará un lugar en su reino.
Pero, ¿qué pasa con los no teístas? Bueno, sabemos que Dios les brinda la ayuda suficiente para que ellos lleguen a la salvación. Romanos 1 nos dice que, al igual que Lumen Gentium:
“Tampoco la Divina Providencia niega las ayudas necesarias para la salvación de quienes, sin culpa de su parte, aún no han llegado a un conocimiento explícito de Dios y con su gracia se esfuerzan por vivir una buena vida. Todo el bien o la verdad que se encuentra entre ellos es considerado por la Iglesia como una preparación para el Evangelio. (20 *) Ella sabe que lo da Aquel que ilumina a todos los hombres para que finalmente tengan la vida.
Lo que no se dice notablemente es que estas personas están bien donde están, simplemente que, si buscan de buena fe, encontrarán un tema bíblico consistente (Deuteronomio 4:29; Proverbios 8:17; Jeremías 29:13; Mateo 7: 7-8).
A menudo, Lumen Gentium se pinta como si el Concilio dijera: "Puedes ser católico, protestante, judío, musulmán, agnóstico o ateo, ¡y todo está bien!" o "Irás al cielo siempre que seas básicamente una buena persona". Pero claramente, eso no es lo que dijo. Muy al contrario, reafirmó la necesidad de la Iglesia para la salvación, simplemente reconociendo además que algunos de los miembros de la Iglesia tienen un conocimiento incompleto y una membresía incompleta en Su Cuerpo. Nada de esto es algo radical. Considere la descripción de San Pablo de cómo el Dios Desconocido adorado por los griegos es el mismo Dios que el Dios Conocido adorado por los judíos y cristianos (Hechos 17: 22-31). Pero San Pablo también dice en Hechos 17:30, en ese mismo sermón a los griegos: “En el pasado, Dios pasó por alto tal ignorancia, pero ahora ordena a todas las personas en todas partes que se arrepientan. ” Una vez que un buscador ha encontrado a Quien está buscando, no puede volver a ser un buscador sin rechazar a Dios. El Evangelio es una buena noticia, ya que trae la posibilidad de salvación (Romanos 10: 14-15), pero también trae consigo la posibilidad de juicio, para aquellos que rechazan el Evangelio (Malaquías 3: 2).
V. Un cuadro completo de la iglesia en la salvación
Hay dos escritos sobre los que quería terminar, de dos de los mejores escritores católicos de la era moderna. Ambos están interesados en tratar de comprender cómo capturar con precisión esta compleja realidad. La primera es del Papa Juan Pablo II, en una homilía que pronunció en 1995, titulada “ Toda salvación viene por medio de Cristo. Al principio de la homilía, cita su propia encíclica, Redemptoris Missio , explicando cómo el don de la salvación no puede limitarse “ a quienes creen explícitamente en Cristo y han entrado en la Iglesia. Dado que la salvación se ofrece a todos, debe ponerse concretamente a disposición de todos”, y que “Mucha gente no tiene la oportunidad de conocer o aceptar la revelación del Evangelio o de entrar en la Iglesia. Las condiciones sociales y culturales en las que viven no lo permiten, y con frecuencia se han criado en otras tradiciones religiosas”. Sin embargo, continúa en su homilía:
Lo que he dicho anteriormente, sin embargo, no justifica la posición relativista de quienes sostienen que en cualquier religión se puede encontrar un camino de salvación, incluso independientemente de la fe en Cristo Redentor, y que el diálogo interreligioso debe basarse en esta idea ambigua... Esa solución al problema de la salvación de los que no profesan el credo cristiano no está en conformidad con el Evangelio. Más bien, debemos mantener que el camino de la salvación siempre pasa por Cristo, y por eso la Iglesia y sus misioneros tienen la tarea de darlo a conocer y amar en todos los tiempos, lugares y culturas. Aparte de Cristo "no hay salvación". Como Pedro proclamó ante el Sanedrín al comienzo de la predicación apostólica: “No hay otro nombre en todo el mundo dado a los hombres por el cual podamos ser salvos” (Hch 4, 12).
También para aquellos que por causas ajenas a ellos no conocen a Cristo y no son reconocidos como cristianos, el plan divino ha proporcionado un camino de salvación. Como leemos en el Decreto Ad Gentes del Concilio, creemos que “Dios, en los caminos que él conoce, puede conducir a los inculpablemente ignorantes del Evangelio” a la fe necesaria para la salvación (AG 7). Ciertamente, la condición de “inculpablemente ignorante” no puede ser verificada ni ponderada por la evaluación humana, sino que debe dejarse únicamente al juicio divino. Por eso, el Concilio declara en la Constitución Gaudium et Spes que, en el corazón de todo hombre de buena voluntad, “La gracia obra de una manera invisible…. El Espíritu Santo, de una manera que sólo Dios conoce, ofrece a todo hombre la posibilidad de asociarse con este misterio pascual” (GS 22).
En otras palabras, todo el que es salvo es salvo por Cristo. Un judío, musulmán, etc., que llega al cielo, lo hace gracias a Jesucristo, y a nadie más. Juan Pablo II reitera esto nuevamente:
Es importante subrayar que el camino de salvación que toman los que no conocen el Evangelio no es un camino apartado de Cristo y de la Iglesia. La voluntad salvífica universal está ligada a la única mediación de Cristo. “Dios nuestro Salvador… quiere que todos los hombres se salven y lleguen a conocer la verdad. Y la verdad es esta: Dios es uno. También uno es el mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, que se dio a sí mismo en rescate por todos” (1 Timoteo 2: 3-6). Pedro proclamó esto cuando dijo: “No hay salvación en nadie más” y llamó a Jesús la “piedra angular” (Hechos 4: 11-12), enfatizando el papel necesario de Cristo en la base de la Iglesia.
Dado que Cristo realiza la salvación a través de su Cuerpo Místico, que es la Iglesia, el camino de la salvación está conectado esencialmente con la Iglesia. El axioma extra ecclesiam nulla salus”- “fuera de la Iglesia no hay salvación”- enunciado por San Cipriano (Epist. 73, 21; PL 1123 AB), pertenece a la tradición cristiana. Fue incluido en el IV Concilio de Letrán (DS 802), en la Bula Unam Sanctam de Bonifacio VIII (DS 870) y en el Concilio de Florencia (Decretum pro Jacobitis, DS 1351). El axioma significa que para aquellos que no ignoran el hecho de que la Iglesia ha sido establecida como necesaria por Dios a través de Jesucristo, existe la obligación de entrar en la Iglesia y permanecer en ella para alcanzar la salvación. (cf. LG 14). Sin embargo, para quienes no han recibido el anuncio del Evangelio, como escribí en la encíclica Redemptoris missio, la salvación es accesible de formas misteriosas, en la medida en que la gracia divina les es concedida en virtud del sacrificio redentor de Cristo, sin pertenencia externa a la Iglesia., pero siempre en relación con ella (cf. RM 10). Es una relación misteriosa. Es un misterio para los que reciben la gracia, porque no conocen a la Iglesia y, a veces, incluso la rechazan exteriormente. También es misteriosa en sí misma, porque está vinculada al misterio salvífico de la gracia, que incluye una referencia esencial a la Iglesia fundada por el Salvador.
Para que surta efecto, la gracia salvadora requiere aceptación, cooperación, un sí al don divino. Esta aceptación está, al menos implícitamente, orientada a Cristo y a la Iglesia. Así también se puede decir que sine ecclesia nulla salus - “sin la Iglesia no hay salvación”. La pertenencia a la Iglesia, el Cuerpo Místico de Cristo, aunque sea implícita y misteriosamente, es una condición esencial para la salvación.
El punto de Juan Pablo II es francamente brillante, y vale la pena leer la homilía completa (gran parte del resto explica el papel de la Iglesia en la preparación de los ignorantes para el Espíritu Santo). Aquellos que son salvos, como sea que sean salvos, deben decirle “Sí” a Dios. Y un Sí a Dios Padre es un Sí a Dios Hijo y a la Iglesia de Dios, dada su interrelación. Tenga en cuenta que, para llegar a esta conclusión, se está apoyando de inmediato (¡en el mismo párrafo!) En Lumen Gentium, San Cipriano, el Cuarto Concilio de Letrán, la Bula Unam Sanctam y el Cantato Domino del Concilio de Florencia. Prácticamente todo lo que se cubre en esta publicación, lo une de manera sucinta.
La segunda cosa que quería cerrar es por Mons. Ronald Knox. Está escribiendo en 1923, en un libro brillante (uno de mis favoritos) llamado The Belief of Catholics ; aunque escrito mucho antes de Lumen Gentium , su trabajo está completamente de acuerdo con todo lo que hemos visto antes y después. En el Capítulo XVIII , Knox escribe acerca de cuán obstáculo es esta parte de la fe para los protestantes modernos:
Probablemente, nada suscita más antagonismo contra la Iglesia que su exclusividad. […] El que indaga en sus doctrinas puede sentirse atraído por todo lo positivo en lo que ella enseña y, sin embargo, como un niño de su edad, rehuir su lealtad en su nombre porque se asusta ante una negación. ¿Puede "des-iglesia" de las otras denominaciones, satisfaciendo como lo hacen las necesidades espirituales de hombres más sabios y mejores que él?
No, ¿no tendrá que ir más lejos? ¿No tendrá que excluirlos, no solo de su comunión en la tierra, sino de sus esperanzas en el cielo? ¿Qué más se quiere decir con ese sombrío principio, "No hay salvación fuera de la Iglesia"?
Me gusta esta introducción porque es una evaluación precisa de lo que la gente piensa que significa “no hay salvación fuera de la Iglesia”. Knox luego explica lo que realmente significa:
Debe entenderse desde el principio que hay un sentido en el que este principio es literalmente verdadero, sin admitir salvedades. Los católicos creen que no hay otro cuerpo religioso en el mundo a través del cual se pueda obtener la salvación. El hecho de pertenecer a cualquier otro cuerpo religioso que el nuestro no contribuirá al bienestar de ningún hombre en la eternidad. Supongamos dos hermanos, ambos criados y confirmados como anglicanos. Uno, por su disgusto por las formas y las ceremonias, rompe con sus antiguas asociaciones y se suma (digamos) a la Sociedad de Amigos. Incluso aquí no aspira a ser miembro de pleno derecho; pero él cree en nuestro Señor, ora, vive una vida recta. Su hermano sigue siendo anglicano y lleva su anglicanismo con una diferencia; acude a la Confesión y a la Comunión con ejemplar regularidad, cree en la Presencia Real y confía en la Iglesia "indivisa". Ahora bien, desde el punto de vista católico, no hay más ni menos esperanza de salvación en un caso que en el otro. O se salva, si se salva, bajo el mismo título; es decir, que, en el sentido que se explicará más abajo, es católico romano sin saberlo.
En una palabra, no pensamos en nuestra Iglesia como el mejor cuerpo religioso al que pertenecer; Creemos que aquellos que no pertenecen a él, siempre que crean en nuestro Señor y deseen hacer su voluntad, también pueden pertenecer a ningún cuerpo religioso. Incluso un griego cismático que está "de buena fe", aunque recibe la Comunión válida, y en la hora de la muerte la absolución válida, se salva a través de Roma, no a través de Constantinopla. Porque normalmente es necesario para la salvación mantener la fe católica; y creer en las doctrinas católicas sin creer en la existencia de esa autoridad infalible que las garantiza todas es sostener, no la fe católica, sino una serie de opiniones especulativas. Es la primera infidelidad que cuenta.
Esa última frase resume de forma ordenada la fe proclamada por el IV Concilio de Letrán. Knox luego menciona que este reclamo de unicidad es uno que “la Iglesia Católica todavía reclama; salvo por un puñado de sectas, solo entre los cristianismos. Ese es su testimonio continuo, desde los tiempos en que el Nuevo Testamento fue escrito para los nuestros. ” Esta es una insignia de orgullo: si Cristo estableció una Iglesia visible, no es difícil determinar cuál.
Y, sin embargo, creo que es cierto decir que los católicos de nuestros días están más dispuestos a creer en la buena fe de los que están fuera de la Iglesia y, en consecuencia, a esperar su salvación, que los católicos (digamos) en la Edad Media... Eso no es una alteración de la doctrina; es más bien un cambio de perspectiva. La cuestión de si la salvación es posible y en qué circunstancias fuera de la unidad visible de la Iglesia, es una cuestión que se siente más urgente en la medida en que la imaginación retrata el número de personas afectadas. Cuando el mundo conocido pudiera dividirse aproximadamente en católicos, judíos y mahometanos, difícilmente se le ocurriría a un escritor católico considerar si las herejías esporádicas de su época contaban entre sus adherentes a cualquiera que rechazara la autoridad de la Iglesia por ignorancia inculpable. Hoy día especialmente en los países de habla inglesa, estamos rodeados por todas partes por el protestantismo, y el protestantismo casi en la décima generación; somos conscientes de que muchos de nuestros vecinos viven según los elevados ideales cristianos y tienen un amor inalterado por la verdad. Naturalmente, estamos más dispuestos a tener en cuenta ese principio de la teología católica que trata de aquellos que tienen errores religiosos "de buena fe". Knox luego aborda directamente el cambio de tono de “Knox luego aborda directamente el cambio en el tono de “Knox luego aborda directamente el cambio en el tono de Unam Sanctam a la edad moderna:
Knox luego cita al Papa Pio IX, quien a lo largo de su pontificado (1846-1878), con fuerza para promover el Evangelio. Sin embargo, fue este mismo Pío quien escribió: se opuso a las herejías modernistas. Pío IX, como recordarán, fue el Papa durante la declaración dogmática del Vaticano I sobre la infalibilidad papal, y no era un hombre que se avergonzara de usar el oficio del papado:
“Aquellos que se ven obstaculizados por una ignorancia invencible acerca de nuestra Santa Religión, y que guardan la ley natural, con sus mandamientos que están escritos por Dios en cada corazón humano, y que están listos para obedecerle, vivir con honradez y rectitud, pueden, con el poder de la luz y la gracia divinas ayudándolos a alcanzar la vida eterna. Porque Dios, que ve claramente, escudriña y conoce la mente, el corazón, los pensamientos y el carácter de todos, en su gran bondad y misericordia no permite en modo alguno que un hombre sea castigado con tormentos eternos, que no es culpable de culpa voluntaria ".
Todo lo que dice Lumen Gentium es simplemente una aplicación de este principio. Knox continúa:
Se puede agregar que la ignorancia invencible se define como “aquella que no ha sido capaz de ser superada o eliminada con un cuidado razonable; ya sea porque nunca se le pasó por la mente ningún pensamiento o duda acerca de tales asuntos; o porque, incluso si tal pensamiento hubiera venido a la mente, esta ignorancia no podría haber sido superada o eliminada mediante el uso de un cuidado razonable y común, ni podría haberse obtenido un conocimiento de la verdad ”.
Knox recuerda a sus lectores que, con la posible excepción de los menores de la edad de la razón, todas las almas están destinadas al cielo o al infierno.
y esto es cierto incluso para esas miríadas de almas que nunca han tenido la oportunidad, o nunca han tenido la oportunidad completa, de escuchar la predicación del mensaje cristiano; cierto de esas muchas almas que nunca han heredado ninguna tradición inteligente de teísmo. Todos ellos, en la medida en que la ignorancia invencible los excluyó de la verdad, serán juzgados de acuerdo con las luces que tenían.
Por lo tanto, alguien que comete un suicidio ritual por una creencia errónea de que es honorable será juzgado con menos dureza por este acto que un cristiano que lo hace sabiendo que Dios lo aborrece. En realidad, un no cristiano que se divorcia está explícitamente sujeto a un estándar más bajo, bíblicamente, que un cristiano. Knox resume esta idea al señalar que " nadie va al infierno excepto por su propia culpa”, por lo que, si una persona comete un acto que no puede saber razonablemente que está mal, Dios no lo hará responsable de ese acto (que no lo es, de por supuesto, decir que no van a ser condenados por los actos que se hicieron sabía que estaban mal).
Estas consideraciones claramente no se aplican a aquellos que, habiendo obtenido una vez la gracia de la fe a través del bautismo, y llegado a una apreciación inteligente de los principios cristianos, abandonan su creencia en favor del agnosticismo o de alguna religión rival. Que se puede sostener que el fracaso de las facultades mentales excusa tal cambio de sentimientos es evidente por la controversia que surgió sobre las especulaciones posteriores de Mivart y la sanción eclesiástica que finalmente le concedió el entierro cristiano. Bien puede ser que algunos de aquellos a quienes consideramos apóstatas formales no fueran responsables de sus decisiones aparentemente cuerdas. Bien puede ser que otros nunca realmente “abandonaron” la fe, porque, de hecho, por defecto de educación, la fe nunca había estado en ellos. Es difícil no creer que la ausencia de todos los ministerios sacerdotales provoque a veces, especialmente entre los incultos, faltas inculpables de la unidad cristiana. Pero tales especulaciones caritativas no siempre estarán en su lugar; y hay carreras sobre las que no se puede pronunciar un epitafio optimista, excepto la esperanza de que algún cambio de opinión, aparentemente no comprobado, haya salvado al alma infeliz de la culpa de la impenitencia final.
La frase que he puesto en negrita resultaría tristemente profética: en la segunda mitad del siglo XX, la catequesis, particularmente en Occidente, se volvió terriblemente mala, y los “católicos” abandonaron la Iglesia en masa, sin haber encontrado nunca el catolicismo. Si bien muchos católicos fueron culpables de esa abominación, sería injusto culpar a los que se fueron sin saber qué habían dejado. Aun así, como regla general, los católicos que abandonan la fe dejan a Cristo. Para los protestantes nacidos que nunca más se encuentran con el catolicismo verdadero, la situación es bastante diferente:
Pero, mientras que es normal suponer que quien toma la iniciativa en la herejía será considerado responsable de su deslealtad a la doctrina católica, sería irrazonable argumentar que alguien nacido y criado en herejía, que no "ve su camino" para aceptar la fe católica, se encuentra bajo la misma condenación. Todas las tradiciones de su pensamiento, todos los prejuicios de su raza y casta, toda la influencia de sus amigos y maestros, ha sido arrojada a la escala opuesta; la “vis inertiae” no dice a favor sino en contra de sus posibilidades de ser católico. Mientras tanto, probablemente haya recibido un bautismo válido; el hábito de la fe, entonces, le ha sido implantado, y las circunstancias del ambiente y la educación que lo han convertido en hereje no le son imputables como falta; no ha pecado voluntariamente contra ella. Hasta luego, por lo tanto, como no entra en contacto con el sistema católico en absoluto, o no se encuentra con él de tal manera que sea desafiado efectivamente por sus pretensiones, no ha rechazado la gracia. Mientras se tome todos los esfuerzos razonables para estudiar esas afirmaciones con un espíritu imparcial, y, aun así, por algún defecto de perspectiva, de temperamento, de aparato intelectual, no se sienta atraído más cerca de la verdad, no ha rechazado la gracia. Su ignorancia es, por lo que sabemos, del tipo invencible; sigue siendo lo que es "de buena fe". Si cae en un pecado grave, por supuesto, no tiene acceso a la absolución sacramental; pero todavía le es posible realizar ese perfecto acto de contrición que reclama el perdón. No tememos a herejes como este. O no lo encuentra de tal manera que sea efectivamente desafiado por sus pretensiones, no ha negado la gracia. Mientras se tome todos los esfuerzos razonables para estudiar esas afirmaciones con un espíritu imparcial, y, aun así, por algún defecto de perspectiva, de temperamento, de aparato intelectual, no se sienta atraído más cerca de la verdad, no ha rechazado la gracia. Su ignorancia es, por lo que sabemos, del tipo invencible; sigue siendo lo que es "de buena fe". Si cae en un pecado grave, por supuesto, no tiene acceso a la absolución sacramental; pero todavía le es posible realizar ese perfecto acto de contrición que reclama el perdón. No tememos a herejes como este. O no lo encuentra de tal manera que sea efectivamente desafiado por sus pretensiones, no ha negado la gracia. Mientras se tome todos los esfuerzos razonables para estudiar esas afirmaciones con un espíritu imparcial, y, aun así, por algún defecto de perspectiva, de temperamento, de aparato intelectual, no se sienta atraído más cerca de la verdad, no ha rechazado la gracia. Su ignorancia es, por lo que sabemos, del tipo invencible; sigue siendo lo que es "de buena fe". Si cae en un pecado grave, por supuesto, no tiene acceso a la absolución sacramental; pero todavía le es posible realizar ese perfecto acto de contrición que reclama el perdón. No tememos a herejes como este. De temperamento, de aparato intelectual, no se encuentra más cerca de la verdad, no ha rechazado la gracia. Su ignorancia es, por lo que sabemos, del tipo invencible; sigue siendo lo que es "de buena fe". Si cae en un pecado grave, por supuesto, no tiene acceso a la absolución sacramental; pero todavía le es posible realizar ese perfecto acto de contrición que reclama el perdón. No tememos a herejes como este. De temperamento, de aparato intelectual, no se encuentra más cerca de la verdad, no ha rechazado la gracia. Su ignorancia es, por lo que sabemos, del tipo invencible; sigue siendo lo que es "de buena fe". Si cae en un pecado grave, por supuesto, no tiene acceso a la absolución sacramental; pero todavía le es posible realizar ese perfecto acto de contrición que reclama el perdón. No tememos a herejes como este. No tememos a herejes como este. No tememos a herejes como este.
Al insistir en el mismo punto que prácticamente cualquier otra fuente católica, Knox explica que estos protestantes salvados son salvados por la Iglesia Católica y nada más:
Pero, debemos repetir, no es a través de la adhesión a ningún otro cuerpo religioso que tal hombre puede calificar para ser miembro de nuestra Iglesia, como por una especie de grado "ad eundem". Más bien, es un satélite solitario del sistema de la Iglesia que ha perdido su verdadera órbita. Y debería añadirse que este alegato de "buena fe" es uno que se puede hacer en nombre del protestante, pero no es uno que él pueda hacer en su propio nombre. Un hombre puede decir: "Usted tiene buena fe", "Él está de buena fe", pero no "Yo estoy de buena fe", esa es la pregunta inicial. La actitud mental, dolorosamente común, que dice: “No estoy calificado para entrar en todas estas complicadas credenciales de la Iglesia Católica”, es una actitud de indolencia intelectual disfrazada de humildad intelectual. El hombre que "piensa que puede haber algo en él", pero no hace ningún esfuerzo por averiguar cuánto, es accionada no por invencible sino por ignorancia supina. El hombre que (peor aún) se excusa de examinar nuestras credenciales por temor a que las encuentre verdaderas; que le dice que está demasiado ocupado para considerar la afirmación católica, o demasiado modesto, o demasiado poco aventurero, cuando en el fondo de su mente está retrocediendo ante el daño a sus perspectivas, los problemas con su familia que la sumisión a la Iglesia implicar: un hombre así no es impulsado por una ignorancia invencible, sino por una afectada. Y, lamento decirlo, creo que hay mucha ignorancia supina, mucha ignorancia afectada, entre nuestros compatriotas. Que no se engañen a sí mismos; Tendrán que encontrar otro título al cielo si quieren llegar al cielo. El hombre que (peor aún) se excusa de examinar nuestras credenciales por temor a que las encuentre verdaderas; que le dice que está demasiado ocupado para considerar la afirmación católica, o demasiado modesto, o demasiado poco aventurero, cuando en el fondo de su mente está retrocediendo ante el daño a sus perspectivas, los problemas con su familia que la sumisión a la Iglesia implicar: un hombre así no es impulsado por una ignorancia invencible, sino por una afectada. Y, lamento decirlo, creo que hay mucha ignorancia supina, mucha ignorancia afectada, entre nuestros compatriotas. Que no se engañen a sí mismos; Tendrán que encontrar otro título al cielo si quieren llegar al cielo. El hombre que (peor aún) se excusa de examinar nuestras credenciales por temor a que las encuentre verdaderas; que le dice que está demasiado ocupado para considerar la afirmación católica, o demasiado modesto, o demasiado poco aventurero, cuando en el fondo de su mente está retrocediendo ante el daño a sus perspectivas, los problemas con su familia que la sumisión a la Iglesia implicar: un hombre así no es impulsado por una ignorancia invencible, sino por una afectada. Y, lamento decirlo, creo que hay mucha ignorancia supina, mucha ignorancia afectada, entre nuestros compatriotas. Que no se engañen a sí mismos; Tendrán que encontrar otro título al cielo si quieren llegar al cielo. Cuando en el fondo de su mente está retrocediendo ante el daño a sus perspectivas, los problemas con su familia que implicaría la sumisión a la Iglesia, tal hombre no es impulsado por una ignorancia invencible sino por una afectada. Y, lamento decirlo, creo que hay mucha ignorancia supina, mucha ignorancia afectada, entre nuestros compatriotas. Que no se engañen a sí mismos; Tendrán que encontrar otro título al cielo si quieren llegar al cielo. Cuando en el fondo de su mente está retrocediendo ante el daño a sus perspectivas, los problemas con su familia que implicaría la sumisión a la Iglesia, tal hombre no es impulsado por una ignorancia invencible sino por una afectada. Y, lamento decirlo, creo que hay mucha ignorancia supina, mucha ignorancia afectada, entre nuestros compatriotas. Que no se engañen a sí mismos; Tendrán que encontrar otro título al cielo si quieren llegar al cielo. Tendrán que encontrar otro título al cielo si quieren llegar al cielo. Tendrán que encontrar otro título al cielo si quieren llegar al cielo.
Creo que la advertencia de Knox contra la falsa ignorancia sigue siendo cierta, aunque han cambiado dos circunstancias importantes. Primero, los católicos de hoy están menos informados (y más mal informados) que los católicos de prácticamente cualquier otra generación que conozco. Esto se está resolviendo rápidamente, pero sigue siendo un gran problema. De modo que los protestantes interesados en el catolicismo bien pueden ser invenciblemente ignorantes por no encontrar un solo católico que presente con precisión la fe. Por otro lado, Internet existe, y no es muy difícil encontrar respuestas a todas las cosas católicas, si uno está realmente interesado.
VI. Conclusión
Gracias a todos los que llegaron hasta aquí; esta fue una de mis publicaciones más largas, pero sentí que valía la pena echarle un vistazo exhaustivo por una razón principal: demostrar que la Iglesia no ha cambiado Su posición. Ella siempre se ha visto a sí misma como unida a Cristo y, por lo tanto, como indispensable para la economía de la salvación. Sin embargo, Ella también ha reconocido desde el principio que hay algunos que siguen al Señor en silencio sin parecer estar en unión con Ella, y que quizás no se dan cuenta de sí mismos. Que son miembros del Cuerpo. Con suerte, ahora está más que claro que estos también son salvados por Cristo a través de la Iglesia. La Iglesia condena dos herejías: el Frenetismo, que dice que sólo aquellos miembros jurídica o visiblemente pueden salvarse; y universalismo, que cualquiera puede salvarse siendo miembros fieles de su propia religión, sin Cristo ni la Iglesia. Esta es la fe del salmista en el Salmo 87; de Pablo en 1 Corintios 12; de Ireneo y Justino; del IV Concilio de Letrán; Mons. Ronald Knox; y Juan Pablo II. Esta es nuestra Fe, y fuera de ella, nadie se salva.
EVANGELIZA Y COMPARTE.
Si te quieres formar fuerte en la fe católica de una manera orgánica, inscríbete en la escuela de apologética online. Inscríbete en este momento en: https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/