DASM Escuela de Apologetica online

DASM Escuela de Apologetica online

 

collage de fotos challenge para PROMOVER EN REDES

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

El tema de María ha dividido a católicos y protestantes. Uno de esos puntos de diferencia es la virginidad perpetua de María. Según la Iglesia Católica, María sólo tuvo a Jesús pero los protestantes argumentan con la Biblia que sí tuvo más hijos.

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Y me dijo Jehová: esta puerta estará cerrada;
no se abrirá, ni entrará por ella hombre,
porque Dios entró por ella
(Ver Ez 44, 1-2).

Los hermanos protestantes dicen que María no permaneció virgen, sino que ella tuvo otros hijos. Citan los evangelios que hablan de "los hermanos de Jesús" (Mt 13, 56 y Mr 3, 31). Si Jesús tuvo hermanos, entonces dicen ellos, María tuvo otros hijos. También piensan que recibió a su mujer (Mt 1, 25) quiere decir que José tuvo relaciones con María. Y que llamar a Jesús primogénito (Mt 1, 25) quiere decir primer nacido entre otros hijos. Interpretan antes de que se juntasen (Mt 1, 18) como si la palabra "juntarse" significara tener relaciones. Finalmente los hermanos dicen que no la conoció hasta que dio a luz (Mt 1, 25), como si, después de dar a luz a Jesús, María y José hubieran tenido relaciones.

 

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

a) María es madre

"Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo y le pondrás por nombre Jesús" (Lc 1, 31).
La Virgen de Nazaret desposada con José, cuyo nombre era María, aparece por primera vez en la historia de la salvación en el momento en que comienza a ser madre. De su historia anterior nada nos dice la Biblia, aunque algunas noticias nos han llegado la tradición y por los evangelios apócrifos. Todo lo anterior desaparece ante el hecho extraordinario de que María, la bendita entre las mujeres, ha sido elegida para llevar en su seno al Hijo del Altísimo (Lc 1, 32).

 

Libros recomendados

Please update your Flash Player to view content.