DASM Escuela de Apologetica online

DASM Escuela de Apologetica online

 

collage de fotos challenge para PROMOVER EN REDES

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Por: Richbell Meléndez

 

Escuela de Apologética Online DASM ¡INSCRIBETE YA MISMO!

https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/


Es bueno que se tenga presente que aunque al principio existieron Padres de la Iglesia y concilios regionales quienes se opusieron a las imágenes por diversos motivos ya mencionados, también es de notar que en la práctica las imágenes eran aceptadas originándose las imágenes como símbolos que hicieran referencia a Jesucristo como un pez, el buen pastor, también tenemos representaciones de los apóstoles, de la Virgen María con el niño Jesús, de personajes bíblicos, entre otras imágenes simbólicas o al menos eso demuestran las evidencias arqueológicas, pero poco a poco a medida que la Iglesia se desarrollaba, esta iba desarrollando su doctrina, fue así también con la doctrina de las imágenes ya que poco a poco se fueron despejando las objeciones para usarlas en el culto de manera formal, de esto dan evidencia Padres de la Iglesia y escritores eclesiásticos cómo San Atanasio, San Basilio de Cesárea, San Gregorio de Nisa, San Gregorio de Nacianzo, Nilo de Ancira, Severiano de Gabala, Paulino de Nola, el Papa Gregorio Magno, San Juan Damasceno, entre muchos otros. La definición formal de la doctrina de las imágenes la proclamo el Concilio Ecuménico de Nicea II (787 DC), me gustaría traer a mención las palabras de Hans Belting: “La doctrina de las imágenes en sentido propio es un fruto de la apología, de la legitimación frente a los iconoclastas.” (Imagen y culto: Una historia de la imagen anterior a la era del arte. pp. 202)

 

Para ello en este artículo quiero citar unos textos patrísticos que reflejan el uso de las imágenes por parte del Cristianismo al tener una mejor comprensión de las imágenes y su forma de usarlas en el culto cristiano.

 

Según las teorías anticatólicas (con sus famosas "cronologías de las invenciones de la Iglesia"), la oración a los santos y ángeles, así como la iconografía cristiana (iconos, imágenes, estatuas, etc.) fueron inventadas por la Iglesia Católica Romana en el siglo IV cuando Constantino “paganizo” el Cristianismo. Lo cual es falso como se va a demostrar en este artículo.

 

Para empezar, aprendemos de las Escrituras que el Señor le ordenó a Moisés que hiciera varias imágenes, como los querubines del arca del pacto (Ex 25, 18) y la serpiente de bronce del desierto (Núm. 21, 7-9). Entonces Dios no condena o prohíbe las imágenes y la escultura de manera absoluta como alegan los que rechazan el culto de las imágenes; simplemente prohíbe el uso de objetos destinados a representar divinidades o que se les considere como dioses.

 

Te invitamos a realizar un recorrido virtual por las catacumbas de Roma, utilizadas por los cristianos en los tres primeros siglos a causa de la persecución y en las que encontramos huellas innegables del culto a los santos e imágenes (además de otras prácticas católicas actuales rechazadas por los anticatólicos): 

 

Ahora demostraremos que el culto a las imágenes cristianas siempre ha existido entre los cristianos. Lo que sigue está inspirado principalmente en una gran cantidad de literatura que demuestra que el cristianismo no fue anicónico, sino que al contrario encontramos presencia de imágenes en lo que fue el lugar de culto cristiano.

 

SAN POTINO DE LYON (85-177)

 

Como por ejemplo en la literatura estudiada encontramos el caso de San Potino de Lyon, del que no disponemos de fuentes primarias pero cuya tradición es antigua. San Potino de Lyon (hacia 85-177) llegó hacia el año 150 a la Galia con San Policarpo de Esmirna (hacia 69-155) que conoció al Apóstol San Juan, así como con San Ireneo. Allí fundaron la Iglesia de Lyon y San Potino fue el primer obispo. Llegó allí con un icono de la Virgen, que tenía de San Juan, que él mismo lo había recibido de San Lucas. San Juan le había dado como muestra de su cariño y de la confianza que debía tener en la protección de la Virgen María. En Lyon, San Potino dedicó un altar a la Virgen. Este piadoso obispo predicó con fervor el culto a la Virgen y transmitió esta devoción a su sucesor como obispo de Lyon, San Ireneo.

 

Ahora aquí hay mas casos que confirman el culto de santos e imágenes en el primer milenio del Cristianismo.

 

TERTULIANO (155-230)

 

Un pasaje de Tertuliano (c. 155-c. 230), o más bien una frase escrita de pasada, a principios del siglo III, también arroja luz sobre la cuestión que estamos tratando aquí. Este escritor eclesiástico habla como cosa corriente de la figura de Cristo, representada en vasijas sagradas, y así demuestra que en la época en que escribía el uso de imágenes era antiguo: lo que lo retrotrae a la época apostólica. Impulsado por su carácter severo frente al exceso de rigidez de los montanistas, Tertuliano reprochó a los sacerdotes por conceder la paz y la absolución al adulterio, y por justificar este exceso de indulgencia con la parábola del buen pastor, representada en la pintura de los cálices:

 

“Esto es lo que me dices, compasivo intérprete de Dios. Me rendiría de buena gana, si la Escritura del Pastor (de Hermas) hubiera merecido ocupar su lugar entre los libros canónicos, o más bien si el concilio de todas las Iglesias, incluso la suya, no la hubiera colocado entre los libros falsos o apócrifos, adulterio ella misma y por lo tanto defensora de sus semejantes. Ve, ella es digna de iniciarte, ya que a lo sumo sólo tiene para ella este pastor (la imagen del Buen Pastor: Jesucristo), a quien figura en el cáliz, profanador mismo del sacramento cristiano, verdadero ídolo de la embriaguez, refugio de la fornicación que sigue a la embriaguez, y de la que no bebes nada más voluntariamente que las ovejas de la segunda penitencia. ” (De modestia, X,)

 

Del mismo modo en su obra “Contra Marción” menciona como ejemplo de que Dios permite imágenes, las imágenes de la serpiente de bronce y los querubines de oro.

“La serpiente de bronce y los querubines de oro no fueron violaciones del Segundo Mandamiento. Su significado. Asimismo, cuando prohibió que se hiciera la semejanza de todas las cosas que están en el cielo y en la tierra y en las aguas, declaró también las razones, como prohibiciones de toda exhibición material de una idolatría latente. Porque añade: "No te inclinarás ante ellos, ni les servirás". Sin embargo, la forma de la serpiente de bronce que luego el Señor le ordenó a Moisés que hiciera, no ofrecía ningún pretexto para la idolatría, sino que estaba destinada a la curación de aquellos que estaban plagados de serpientes ardientes. No digo nada de lo que supuso esta cura. Así, también, los querubines y serafines de oro eran puramente un adorno en la forma figurada del arca; adaptado a la ornamentación por razones totalmente alejadas de toda condición de idolatría, por lo que está prohibido hacer una semejanza; y evidentemente no están en desacuerdo con esta ley de prohibición,” (Contra Marción, Libro II, 22)

 

ORIGENES (185-254)

 

Enseñó que se debe invocar a los ángeles. Dios, dice, les ha encomendado protegernos y velar por nuestra salvación (Homilía sobre Ezequiel, n. ° 7).

 

Origen trató las imágenes con normalidad, mostrando que una imagen representa al Original, aunque no en todas las características:

 

“De nuevo, el reino de los cielos es como una red arrojada al mar. Al igual que con las imágenes y las estatuas, las similitudes no son similitudes en todos los aspectos de las cosas de las que están hechas, sino, por ejemplo, la imagen pintada con cera sobre la superficie plana de madera tiene similitud con la superficie junto con el color, pero no preserva mejor las cavidades y protuberancias, sino solo su apariencia externa y en el moldeado de estatuas se hace un esfuerzo por preservar la similitud. en cuanto a caries y prominencias, pero no en cuanto al color, y si el molde está formado por cera, que trata de conservar tanto, es decir, tanto del color, y también los baches y protuberancias , pero no es en realidad una imagen de las cosas en relación de profundidad, para concebir también que, en el caso de semejanzas en el Evangelio, cuando el reino de los cielos se parece a algo, la comparación no se extiende a todas las características de con qué se compara el reino, sino sólo a los elementos que son necesarios para el argumento que nos ocupa. ” (Comentario al Evangelio según Mateo libro X, 11).

 

LA ORACIÓN DEL SUB TUUM PRAESIDIUM (ENTRE 250 Y 280)

 

“Bajo vuestras entrañas de misericordia,

Nos refugiamos, Oh Madre de Dios:

No desprecies nuestras súplicas en tiempos de problemas:

Pero rescátanos de los peligros,

Sólo pura, sólo bendita.”

 

Nótese que esta oración prueba que, a mediados del siglo III, los cristianos ya enseñaban que María era la madre de Dios, que nos protegía con su misericordia y que podíamos rezarle ... Además, las últimas palabras de la oración que designa a María como "solo pura, solo bendita" parece indicar la Inmaculada Concepción; según variantes textuales, estas últimas palabras pueden convertirse en: “Virgen Gloriosa, Santísima Virgen”, lo que parece indicar su Virginidad Perpetua (ya que se dirige a María después del curso de su vida terrena). Esto corresponde exactamente a la enseñanza católica actual ...

 

CONSEJO DE ELVIRA (SIGLO IV)

 

Quienes rechazan el culto de las imágenes de los santos dicen que el Concilio de Elvira va en su dirección. Citan del canon 36:

“Mandamos que no haya cuadros en la Iglesia, para que quien sea objeto de nuestra adoración y veneración no sea pintado en las paredes” (Canon 36).

El latín original del canon es:

 

Placuit picturas in ecclesia esse non debere, ne quod colitur et adoratur in parietibus depingatur.

 

Steven Bigham (sacerdote ortodoxo) quien ha publicado un libro con el resultado de sus estudios sobre las imágenes en el cristianismo primitivo sugiere la siguiente y más precisa traducción:

 

" Me pareció bien que no hubiera imágenes en las iglesias, porque lo que se venera y se adora no está pintado en las paredes ". (Canon 36)

 

Esta fraseología se muestra a menudo como un elemento en contra de la veneración de las imágenes como práctica de la Iglesia Católica. Binterim, De Rossi y Hefele interpretan esta prohibición como contraria al uso de imágenes solo en grandes templos, para evitar que los paganos se burlen de las escenas sagradas allí representadas y de lo que significan. Von Funk, Dom Leclerq Termel creen que el ayuntamiento no se pronunció sobre la ilegalidad o ilegalidad del uso de imágenes, pero es una medida administrativa, simplemente la prohíbe para evitar que los conversos del paganismo incurran en algún riesgo de recaer en la idolatría, o ser ofendido con algunos excesos supersticiosos, ya que de ninguna manera son aprobados por la autoridad eclesiástica. (Véase Von Funk en "Tübingen Quartaldchrift", 1883, 270-78; Nolte en "Rev. des Sciences ecclésiastiques", 1877,482-84; Turmel en “Rev. du clergé français ”, 1906, XLV, 508).

 

Bigham propone algunos pensamientos útiles (Early Christian Attitudes toward Images by Steven Bigham. p. 161-166):

 

“Tanto los iconoclastas como los iconófilos han citado este canon a favor de sus propias posiciones en la historia de la Iglesia. Como tal, no es una exageración decir que nadie conoce exactamente el contexto o el significado de este canon, lo que lo hace controvertido como pieza de 'evidencia' para cualquier posición. En el mejor de los casos, es un forraje interesante para la discusión ... Este canon muestra que los cristianos del período anterior a Nicea distinguían entre imágenes e ídolos por el uso de la palabra "imágenes”. "

 

El miedo a que las imágenes sagradas sean profanadas durante la persecución de Diocleciano es la explicación más plausible, y posiblemente esté relacionada con el Canon 52 del mismo Sínodo:

 

“Cualquiera que escriba frases escandalosas en una iglesia debería ser condenado. "

 

Durante los períodos de persecución, los artículos sagrados relevantes para la asamblea litúrgica se guardaban en los hogares de los fieles, solo para ser llevados al edificio de la iglesia para el tiempo de adoración. Esto incluye todo, desde el pan, el agua, el vino y el aceite de los Misterios hasta el mismo libro del Evangelio. La "pequeña entrada" del Evangelio en la liturgia actual es un recordatorio de que el obispo, presbítero o diácono caminaría desde el santuario a la nave y recuperaría los Evangelios y otros escritos sagrados de quien los "escondiera" en casa esa semana. Estas prácticas tempranas nos recuerdan la persecución que ocurrió con frecuencia variable en la Iglesia primitiva y la necesidad de proteger lo que se venera. Pronto Elvira no tenía la intención de prohibir las imágenes, sino de protegerlas de la profanación.

 

El Canon 60 prohíbe curiosamente la ruptura de ídolos:

 

“Si alguien rompe un ídolo y luego es castigado con la muerte, no puede ser incluido en la lista de mártires, ya que tal acción no fue sancionada por las Escrituras ni por los apóstoles. "

 

Con el canon 60 queda clara la intención del canon 36, que era la no profanación de imágenes sagradas, es decir, así como los obispos querían que se conservaran las imágenes de la Iglesia, por lo que prohibieron su colocación en iglesias para no ser profanados, de la misma manera querían que los cristianos respetaran las imágenes de los paganos, es responsabilidad del cristiano, preservar las imágenes sagradas de los paganos y también no faltarle el respeto a los paganos, haciendo con sus imágenes, lo mismo como querían hacer con las imágenes sagradas.

 

Además, el canon 34 del mismo concilio prohíbe encender velas a plena luz del día en los cementerios, porque los espíritus de los santos no deben preocuparse. ¿Qué significa esto si no que el mismo concilio valida una interacción entre los cristianos de la tierra y las almas de los santos, a quienes se encienden velas por la noche?

 

CONCILIO DE LAODICEA (SIGLO IV)

 

Aquellos que rechazan el culto a los santos también afirman que el Concilio de Laodicea va en su dirección. Citan del 35 ° canon:

 

“Que no debemos practicar el culto a los ángeles.

 

Los cristianos no deben abandonar la gloria de Dios y su iglesia para ir a llamar a los ángeles y celebrar reuniones en su honor; esto está prohibido. Entonces, si hay alguien que se entrega a esta idolatría oculta, sea anatema, porque se ha olvidado de nuestro Señor Jesucristo y ha pasado a la idolatría. "

 

Pero en cuanto al Concilio de Elvira, ¡este canon confirma el culto de los santos más que la refuta! De hecho, si este canon condenara el culto a los santos en el sentido católico del concepto, no se limitaría a condenar el culto a los ángeles como lo hace, sino que también condenaría el culto a los santos que, en la lógica de nuestros adversarios, ¡vuelve a lo mismo de la adoración de los ángeles! Por el contrario, este mismo concilio habla del culto a los mártires como algo bueno en sus cánones 6, 34 y 51. Aquí están:

 

“Que un hereje no debe entrar en una iglesia ni en la capilla de un mártir.

Que se prohíba a los herejes cruzar el umbral de la casa de Dios, mientras persistan en su herejía. » (6º canon)

 

“Que no debemos recurrir a los falsos mártires de los herejes.

 

Ningún cristiano debe dejar de honrar a los mártires de Cristo, para ir a honrar a los falsos mártires, es decir a los mártires herejes, o los que se han convertido en cabezas de herejes, porque están lejos de Dios. Quien acuda a ellos, sea anatema. "(34º canon)

 

“Que no debemos celebrar la memoria de los mártires en los días de ayuno.

 

Durante la Cuaresma no debemos celebrar los cumpleaños de los mártires, sino solo los sábados y domingos. "(51º canon)

 

Y debemos agregar que este canon ni siquiera condena el culto a los ángeles en el sentido católico del término. De hecho, en el sentido católico del término, no existe una diferencia esencial entre el culto a los santos y la de los ángeles. Entonces, este canon no condena el culto a los santos, ni condena el verdadero culto a los ángeles. Esto es solo una reacción a la actitud de muchos judíos, desde su regreso del cautiverio, curiosos, por la influencia de la religión babilónica, por conocer bien a los ángeles, por distinguirlos por sus nombres y por sus funciones, llegó tan lejos como para rendirles un culto supersticioso. Los doctores del error contaron varias fábulas sobre el mundo de los espíritus: dieron a los ángeles en la creación del mundo y en la redención humana un papel más importante que su naturaleza. Vemos esto en San Ireneo de Lyon (c. 125-c. 202) , discípulo de San Policarpo de Esmirna (c. 69-155) , él mismo discípulo del apóstol San Juan ( Contra las herejías , I, 21, 2 ), Tertuliano ( c. 155-c. 230) ( Sobre la prescripción contra los herejes , XXXIII, XLVI ), San Epifanio de Salamina (c. 315-403) (Panarion, XX, 2), San Agustín (354-430) ( Sobre herejías , en los primeros párrafos y capítulo XXXIX; y La Ciudad de Dios , VIII, 14, 15, 18 ; XII, 24)

 

Ese error que los médicos pusieron el fin de la sabiduría fue ponerse en relación con los ángeles, y, para lograr este fin, hubo tipo de humillaciones, privaciones, castigos corporales a los que se sometieron, imaginando que de esa manera realizaban los ángeles favorables. Además, este canon cede hasta dos veces el nombre de idolatría al culto de los ángeles que condena, y supone evidentemente una especie de apostasía en los de Teodoreto de Ciro (en cap.2 y ad Colosenses), escribió unos 60 años después del Concilio de Laodicea que los condenados en estos cánones eran los herejes generalizados en Frigia y Pisidia que querían que los ángeles fueran adorados como aquellos por quienes se había dado la ley. 

 

El culto supersticioso que rendían a estos espíritus celestiales les dio el nombre de angélica; y es este culto solo el que se condena en este canon. Es una deriva muy grave que ya estaba muy extendida en esta región, Asia Menor, en tiempos de los apóstoles, de ahí la advertencia de San Pablo en Colosenses 2, 18.

 

Además, no debemos pasar en silencio que Isidoro, Merlín, Crabbe y el Código de Cánones de la Iglesia Romana leen angulos en lugar de angelos; de modo que, según esta lección, la defensa que trae el canon recae sobre las asambleas secretas que se hacen por causa de la idolatría.

 

ATANASIO DE ALEJANDRÍA (296-373)

 

Atanasio de Alejandría (296 -373) fue obispo de Alejandría y el teólogo más prominente del siglo IV. San Juan Damasceno conserva una cita donde Atanasio muestra claramente el mismo argumento que nos trae el catecismo actual de la Iglesia Católica (2132):

 

“Nosotros, que somos fieles, no adoramos imágenes como dioses, como lo hacían los paganos, Dios no lo quiera, sino que marcamos nuestro amor deseando solo ver el rostro de la persona representada en la imagen. Entonces, cuando se destruye, estamos acostumbrados a arrojar la imagen como madera al fuego. Jacob, cuando estaba a punto de morir, adoró con la vara de José [Génesis LXX 47, 31], no honrando a la vara, sino a su dueño. De la misma forma queremos saludar a las imágenes, así como nos gustaría abrazar a nuestros hijos y padres para mostrar nuestro cariño.” (Cien capítulos dirigidos a Antíoco, el prefecto, según Pregunta y respuesta - Cap. XXXVIII).

 

Este mismo argumento fue repetido por Santo Tomás en el siglo XIII:

 

“El culto a la religión no se dirige a las imágenes en sí mismas como realidades, sino que las considera en su aspecto propio de imágenes que nos conducen al Dios encarnado. Ahora bien, el movimiento hacia la imagen como tal no termina con ella, sino que tiende hacia la realidad de la que es imagen. ”(Summ Th. II-II, 81, 3, ad3. Apud CIC §2132).

 

También nos da testimonio de una hermosa oración dirigida a la madre del Salvador.

 

“Escucha ahora, oh hija de David, inclina tus oídos a nuestras oraciones… Te levantamos nuestras. ¡Acuérdate de nosotros, Virgen Santísima! Y por la frágil alabanza que te damos, comparte con nosotros tus preciosas riquezas y el tesoro de tus gracias, has sido colmada con los dones de la gracia ... Dios te salve, María, sencilla de gracias, ¿el Señor está contigo? Reina y madre de Dios, intercede por nosotros. ” (En Evang.).

 

PAPA SAN DÁMASO (305-385)

 

Dice que, bajo el pontificado de San Silvestre, año 324, Constantino el Grande construyó la basílica de Constantino, la primera construida por los emperadores en honor al Dios verdadero:

 

“Y lo adornó con magníficos regalos; entre los cuales se notó la estatua del Salvador, labrada en plata, del peso de ciento veinte libras, sentada en un sillón del mismo metal y de la altura de cinco pies, las de los doce apóstoles del tamaño de cinco pies cada uno y un peso de cuatro a noventa libras. " (Vida del Papa Silvestre)

 

EGERIA DE CONSTANTINOPLA (384)

 

Egeria, también conocida como Echeria, Eteria, Aetheria y Etheria, fue una autora del siglo IV que se hizo conocida por su libro de viajes, conocido como "La peregrinación a los lugares sagrados". Todo parece indicar que nació en Galicia, o según otros en Aquitania.

 

En su libro, relata cómo los cristianos solían besar la cruz y tenían tal reverencia que algunos incluso tomaron pedazos con los dientes para llevárselos:

 

“Y una vez colocado sobre la mesa, el obispo, sentado, sujeta los extremos del madero santo con sus manos, y los diáconos, que están parados alrededor, observan. El leño se mantiene así porque es costumbre que todo el pueblo se acerque, tanto los fieles como los catecúmenos, uno a uno, e inclinándose hacia la mesa, besen el leño sagrado y pasen de largo. Y porque dicen que tienen a alguien, no sé cuándo, hundiendo los dientes en el bosque santo, robando un trozo, por eso ahora está custodiado así por los diáconos que se paran, para que nadie que llegue se atreva a hacerlo. hazlo otra vez.

 

Entonces pasa toda la gente; todos inclinándose uno a la vez, tocando primero con la frente y luego con la mirada la Cruz y el título, y besando la Cruz, se alejan; sin embargo, nadie se acerca para tocarlo. Ahora, después de todo, besa la Cruz y pasa, un diácono, de pie, sostiene el anillo de Salomón y el ánfora de la cual son ungidos los reyes. Besa el ánfora y contempla el anillo. Hasta la hora sexta, todo el pueblo pasa, entrando por una puerta, saliendo por otra, ya que esto se realiza en el lugar donde, el día anterior, es decir, el jueves, se hizo la oblación. ” (Egeria de Constantinopla - Peregrinación a los Santos Lugares, XXXVII, 3-4)

 

EUSEBIO DE CESAREA (260-339)

 

Eusebio de Cesárea fue obispo de Cesárea en el siglo IV. Fue un gran admirador del emperador Constantino y también de Orígenes de Alejandría.

En su quinto libro sobre las pruebas del Evangelio, muestra cómo los cristianos veneraban las imágenes:

 

“Así, hasta ahora, los habitantes valoran el lugar donde se le aparecieron las visiones a Abraham (Gen 1: 1) como divinamente consagrado. Todavía se puede ver el árbol de trementina, y los que recibieron la hospitalidad de Abraham están pintados en la imagen, uno a cada lado, y el extraño más digno en el medio. Él sería una imagen de nuestro Señor y Salvador, a quien incluso los hombres rudos reverencian, cuyas divinas palabras creen. [...] Fue Él quien, a través de Abraham, sembró la semilla de la piedad en los hombres. Con la semejanza y el hábito de un hombre común, se presentó a Abraham y le dio a conocer a su padre. ” (Eusebio de Cesárea, del quinto libro de las Pruebas del Evangelio, en “Dios se apareció a Abraham en la encina de Mambre”.)

 

También nos confirma la practica de rezar frente a las tumbas de los difuntos,

 

 “Estos tributos se adaptan perfectamente a premiar, después de la muerte, a quienes pueden ser llamados, sin temor a fallar, los soldados de la verdadera religión. Aquí es donde vino la costumbre de reunirse en sus tumbas, de rezar allí nuestras oraciones, de honrar a estas almas benditas con la convicción de que al hacerlo estamos haciendo un buen trabajo. » (Preparación del Evangelio, XIII, 7)

 

SAN NILO DE ANCIRA (EL SINAITA) (340)

 

San Nilo de Ancira (El Sinaíta) (340 DC) resume muy bien el uso y sentido que deben de tener las imágenes en el culto cristiano.

 

“Que la mano del mejor pintor recubra los laterales de la iglesia con imágenes del antiguo y del nuevo Testamento, para que quienes carecen de instrucción y no pueden leer las Santas Escrituras, al ver las representaciones de las pinturas, reconozcan las valientes acciones de los que siempre sirvieron a Dios, y se animen a la lucha por las virtudes siempre memorables, que animaron a estos servidores de Dios a preferir el cielo a la tierra, y lo invisible a la visible” (Carta de Nilo el Sinaíta a Olimporo, PG 79, 577)

 

AURÉLIO PRUDENCIO (348 - 410 d.C.)

 

Aurelius Clement Prudencio o simplemente Prudencio fue un poeta cristiano romano. Se le considera el mayor poeta cristiano de la antigüedad tardía.

Prudencio también recuerda, en los primeros años del siglo V, que muchos peregrinos iban a Roma e incluso de regiones vecinas a venerar la tumba del mártir Hipólito que fue enterrado en las catacumbas de Via Tiburtina. Sus poemas se pueden leer aquí y aquí. También muestra y retrata con esplendor las pinturas que se encontraban en las catacumbas romanas.

 

PAULINO DE NOLA (420)

 

Paulino de Nola o Poncio Ancio Meropio fue ordenado sacerdote en 394 y, en 409, obispo de Nola y obispo de Nola provincia de Nápoles.

 

San Paulino pagó mosaicos que representaban escenas bíblicas y santos para las iglesias de su ciudad, y luego escribió un poema describiéndolos (PL, LXI, 884).

 

TEODORETO DE CIRO (393-457)

 

En su historia eclesiástica escribe:

 

“Cuando los artistas pintan en paneles y paredes los acontecimientos de la historia antigua, que tanto deleitan los ojos y mantienen brillante la memoria del pasado durante muchos años. Los historiadores reemplazan los libros con paneles, las descripciones brillantes con pigmentos y, por lo tanto, hacen que la memoria de los eventos pasados ​​sea más fuerte y permanente, ya que el arte del pintor se arruina con el tiempo. ” (Historia Eclesiástica de Teodoreto de Ciro I, 1)

 

SAN BASILIO DE CESAREA (329-379)

 

Nació alrededor del año 329 en Cesárea de Capadocia. Fue uno de los Padres más brillantes de la Iglesia griega del siglo IV. Murió alrededor del año 379. En su Epístola 360 nos da una forma clara de cómo la Iglesia primitiva veneraba las imágenes sagradas:

 

“Confieso la aparición del Hijo de Dios en la carne, y de la santa María como la madre de Dios, que dio a luz según la carne. Y también recibo a los santos apóstoles, profetas y mártires. Sus semejanzas las venero y beso con homenaje, porque son heredadas de los santos apóstoles y no están prohibidas, sino por el contrario, pintadas en todas nuestras iglesias. ” (Epístola 360).

 

Y leemos en la carta escrita por este gran obispo al emperador Juliano:

 

“Reconozco a los apóstoles, a los profetas y a los mártires, los llamo a orar por mí y espero que, por su intercesión, Dios se apiade de mí y me perdone mis faltas. Es por esto también que venero y honro sus imágenes, VISTAS ESPECIALMENTE QUE ALLÍ SOMOS INSTRUIDOS POR LA TRADICIÓN DE LOS SANTOS APÓSTOLES. Lejos de defendernos, los exhibimos en nuestras iglesias.” (Frag. De respiro, ccv, citado en el II Concilio de Nicea)

 

Dijo de nuevo:

 

“Oh ustedes, custodios comunes de la raza humana, nuestros colaboradores en nuestras oraciones, poderosos mensajeros, estrellas del mundo y flores de la Iglesia, permítannos unir nuestras oraciones a las suyas.” (Homilía XIX. Fiesta de los 40 mártires)

 

Notemos además que en su panegírico del mártir Barlaam, exhortó a los pintores cristianos a glorificar con sus obras a este gran santo:

 

“Venid en mi ayuda, pintores famosos de hazañas heroicas. Realza con tu arte la imagen imperfecta de este estratega; hacer brillar con los colores de la pintura al atleta victorioso, a quien he representado con muy poco brillo; Me gustaría ser derrotado por ti en el cuadro del valor del mártir: estaría encantado de ser superado hoy por tu talento. Muéstranos al luchador brillantemente a tu imagen; muéstranos los demonios aulladores, porque hoy, gracias a ti, están muertos por las victorias de los mártires; muéstrales de nuevo esa mano ardiente y victoriosa. Y representa también en tu pintura al que preside las batallas y da la victoria, Cristo” (Oratio en S. Barlaam PG XXXI, col. 488-489).

 

San Basilio se pasa con razón por uno de los principales oráculos de la Iglesia griega, lo escuchamos aquí defendiendo a mediados del siglo IV, el culto a las imágenes, y basado en una tradición apostólica. Helladio, obispo de Cesárea, escribiendo en 380 la vida de este mismo San Basilio, su predecesor, dice de él:

 

“Muy a menudo este santo se colocaba frente a una imagen de Nuestra Señora, cerca de la cual también estaba representada una famosa mártir. Estaba de pie y orando, pidiendo ser liberado del apóstata e impío Juliano.  "  

 

SAN EFREN EL SIRIO (306-373)

 

Podemos encontrar el culto a los santos en los escritos de este Padre y Doctor de la Iglesia. 

 

“Les ruego, santos mártires, que tanto han sufrido por el Señor, intercedan por nosotros ante él, para que nos conceda sus gracias. "(Encom. In sanct. Mart.)

Fue nuevamente él quien clamó:" Recurrimos a tu protección, Santa Madre de Dios, guárdanos, y dignos cubrirnos con las alas de tu misericordia y tu bondad. Dios misericordioso, por intercesión de la Santísima Virgen María, todos los ángeles y todos los santos, te suplicamos que tengas piedad de tu criatura.” (Serm. De laud. B. Mariae virg.)

 

SAN AMBROSIO DE MILAN (340-397)

 

En su obra “Preparación para la muerte” vemos claramente como pide la intercesión de los apóstoles y mártires.

 

 “Y para que mi oración sea más eficaz, invoco los sufragios de la Santísima Virgen María, imploro la intercesión de los Apóstoles, la asistencia de los mártires… Las súplicas de los confesores. "(Preparación para la muerte)

 

También informa de la aparición que tuvo de San Pablo en su Sermón sobre San Gervasio y San Potrasio, a quien dice que lo reconoció por el parecido de sus cuadros que fueron pintados:

 

“Era la tercera noche; estaba cansado de ayunar y más bien en una especie de estupor que de sueño; ambos se me aparecieron, acompañados de una tercera persona que se parecía al beato Pablo, cuya fisonomía conocía por sus imágenes.” (Sermón sobre San Gervasio y San Potrasio, escrito en 370).

 

SAN GREGORIO DE NISA (336-394)

 

" Al igual que en la forma humana, los escultores tienen una comprensión poderosa del carácter de la forma y establecen la dignidad real con la insignia púrpura, e incluso la semejanza se llama comúnmente rey, así es con la naturaleza humana, cómo se creó para gobernar otras creaciones, se hizo como una especie de animación o imagen, participando del original en dignidad y nombre. ” (San Gregorio de Nisa, de “Sobre la creación del hombre”)

 

“La belleza divina no está establecida, ni en forma, gracia de diseño o colorido, sino que se contempla en una bienaventuranza sin palabras, de acuerdo con su virtud. Entonces, así, los pintores trasladan formas humanas al lienzo a través de ciertos colores, poniendo en la imagen tonos adecuados y armoniosos, para trasladar la belleza del original al parecido.” (Ibdem, Capítulo V)

 

SAN GREGORIO NAZIANZENO (329-390)

 

En San Gregorio encontramos la misma enseñanza que recopila el Catecismo de la Iglesia Católica.

 

“Una imagen que es esencialmente una representación de su original. ” (San Gregorio Nacianceno, en su sermón sobre el “Hijo”, II.)

 

Reza a San Cipriano, San Atanasio y San Basilio:

 

"Para poner sus ojos en él desde arriba, para gobernar sus discursos y su vida, para pastorear su rebaño con él, para darle un conocimiento perfecto de la Trinidad, finalmente para llevarlo a donde están, para colocarlo entre ellos. y sus compañeros.” (Panegírico de San Cipriano, San Atanasio y San Basilio)

 

MARÍA DE EGIPTO (344 - 421)

 

María de Egipto o Santa María de Egipto o Santa María de Egipto fue una asceta de los siglos IV y V que se retiró al desierto después de una vida de prostitución. Es una mujer muy conocida en los primeros siglos del cristianismo.

 

" Y así seguí llorando, cuando vi arriba, un icono de la Santísima Madre de Dios. Y volviendo mis ojos de cuerpo y alma hacia ella dije:

 

'Oh Señora, Madre de Dios, que diste a luz en la carne a Dios Verbo; Sé, oh, qué bien lo sé, que no hay honor ni alabanza para ti cuando eres tan impuro y depravado como yo miro a tu icono, oh siempre Virgo, que mantuviste tu cuerpo y tu alma en pureza. Ciertamente inspiro desprecio y repugnancia por tu virginal pureza. Pero he oído que Dios, que nació de ti, se hizo hombre para llamar a los pecadores a la conversión. Así que ayúdame, ya que no tengo otra ayuda. Ordene que los portales de la iglesia se abran para mí. Déjame ver el árbol venerable en el que Aquel que nació de ti sufrió en la carne y en el que derramó Su sangre más preciosa por la redención de los pecadores y para mí, indigno como soy. Sé mi testigo fiel ante Tu Hijo de que nunca más volveré a corromper mi cuerpo en la impureza de la fornicación, pero tan pronto como vea el Árbol de la Cruz, renunciaré al mundo y sus tentaciones e iré a donde Tú me lleves. '

 

Entonces hablé y como si recuperara una nueva esperanza, con fe firme y sintiendo cierta confianza en la misericordia de la Madre de Dios, dejé el lugar donde había estado orando. Y fui de nuevo, mezclado con la multitud que se dirigía al templo. Y nadie pareció detenerme, nadie me cerró el paso a la iglesia. Tenía temblores y estaba casi al borde del delirio. Habiéndome acercado tanto a las puertas, lo cual no había podido antes, como si la misma fuerza que me había retenido ahora me abriera paso, ahora entré sin dificultad y me encontré en el lugar santo. Y luego vi la Cruz vivificante. También vi los misterios de Dios y cómo el Señor acepta el arrepentimiento. Tirándome al suelo amé esa tierra santa y temblando la besé. Así que dejé la iglesia y me dirigí a quien prometió ser mi seguridad, el lugar donde sellé mi voto. Y doblando mis rodillas ante la Virgen Madre de Dios le dirigí estas palabras:

 

'Oh hermosa reina (filagaqe despoina), me has mostrado tu gran amor por todos los hombres. Gloria a Dios, que acepta el arrepentimiento de los pecadores a través de ti. ¿Qué más puedo recordar o decir, yo que soy tan pecador? Es hora de que yo, oh Señora, cumpla mi voto, de acuerdo con tu testimonio. ¡Ahora llévame de la mano por el camino del arrepentimiento! ‘” (De la vida de Santa María de Egipto.)

 

SAN JUAN CRISOSTOMO (347-407)

 

San Juan Crisóstomo es un Doctor de la Iglesia, nacido en Antioquía en 347 d.C., murió en Commana en Ponto el 14 de septiembre de 407. Es considerado el Doctor más prominente de la Iglesia Griega y el predicador más grande que jamás haya escalado un púlpito cristiano.

 

Sobre las imágenes sagradas enseña:

 

“La imagen de que es invisible, si también fuera invisible, ya no sería una imagen. Una imagen, en tanto que imagen, debe ser mantenida inviolable por nosotros, por la semejanza que representa. ” (Tercer comentario sobre Colosenses).

 

“Como en las imágenes, la imagen presenta la forma de un hombre, pero no su fuerza, entonces el original y la semejanza tienen mucho en común, la semejanza es el hombre”. (Comentario sobre los hebreos - Cap. XVII.)

 

SAN JERONIMO DE ESTRIDON (347-420)

 

San Jerónimo fue un gran traductor y doctor de la Iglesia en los siglos IV y V. Jerónimo describe las imágenes de los Apóstoles como ornamentos conocidos de las iglesias (In Ionam, IV).

 

SAN AGUSTIN DE HIPONA (354-430)

 

San Agustín se refiere varias veces a las imágenes de nuestro Señor y los santos en las iglesias, por ejemplo, contra Fausto dice que las escenas de la historia de Abraham están pintadas en diferentes lugares:

 

“Que Abraham sacrifique a su hijo solo es una locura espantosa. Su obra bajo el mandato de Dios lo demuestra fiel y sumiso. Esto lo proclama tan fuerte la propia voz de la verdad, que Fausto, buscando ansiosamente algún defecto y reduciéndolo a acusaciones difamatorias, no se atreve a atacar esta acción. Es casi imposible que haya olvidado esta acción tan famosa, que se repite con la mente de sí misma, sin ningún estudio ni reflexión, y de hecho se repite en tantos idiomas, y se retrata en tantos lugares, que nadie puede. finge cerrarle los ojos o los oídos. ” (Contra Fausto XXII, 73)

 

Dice que Jesús, Pedro y Pablo fueron pintados en muchos lugares, y se honró la memoria de los apóstoles:

 

“Porque cuando decidieron decir que Cristo había escrito un linaje como este a sus discípulos, se acordaron de aquellos de sus seguidores que podrían ser mejor tomados por personas que podrían creerse más fácilmente que eran los destinatarios de lo que estaba escrito. para Cristo, las personas que más amistad habían tenido con él. Y entonces Pedro y Pablo se les ocurrieron, creo, simplemente porque en muchos lugares tuvieron la oportunidad de ver a estos dos apóstoles representados en imágenes, ambos en compañía de Él. Porque Roma, de una manera especialmente honorable y solemne, elogia los méritos de Pedro y de Pablo, por esta razón, entre otras, a saber, sufrió [martirio] el mismo día. " (Armonía de los Evangelios Libro I, Capítulo X)

 

También San Agustín muestra en su libro "La Doctrina Cristiana" que nadie se equivoca al hacer una imagen mientras haya un propósito, y por supuesto, este propósito no puede ser su adoración.

 

“Pero con respecto a las imágenes y estatuas, y otras obras de este tipo, que sirven como representación de las cosas, nadie se equivoca, sobre todo si son realizadas por artistas calificados, pero cada uno, en cuanto ve las similitudes, reconoce las cosas que son de semejanza”. (Libro de Doctrina Cristiana II, Capítulo 25, Párrafo 39)

Por eso, tenemos en San Agustín un gran defensor y animador del uso de imágenes y reliquias sagradas.

 

SAN CIRILO DE ALEJANDRIA (376-444)

 

San Cirilo era un partidario tan fuerte de los íconos que sus oponentes lo acusaron de idolatría (ver Schwarzlose, “Der Bilderstreit” I, 3-15).

 

NILO EL ASCETA (430)

 

En el siglo V, acusa a un amigo de desear decorar la iglesia con ornamentos profanos y le exhorta a reemplazarlos con escenas de las Escrituras (Epist. IV, 56).

 

CONCILIO DE CALCEDONIA (451)

 

En los actos del Concilio de Calcedonia (451) encontramos una prueba igualmente sorprendente de la aprobación dada por la Iglesia universal a la invocación de los santos:

 

“Aquí está la verdad, todos decimos lo mismo, Flaviano respira después de su muerte; mártir, que ruegue por nosotros. "

 

TEOLOGO BIZANTINO ANONIMO (FINALES DEL SIGLO V)

 

El autor se presenta a sí mismo como Dioniso, el miembro ateniense del Areópago, el único convertido por San Pablo (en Hechos 17:34) en el siglo I. Pero los textos fueron escritos por un teólogo bizantino sirio de finales del siglo V, originalmente en griego, posteriormente traducida al latín por João Escoto Erígena.

 

"En lugar de unir la concepción común a las imágenes, debemos mirar lo que simbolizan, y no despreciar la impronta divina y el carácter que retratan, como imágenes sensibles de visiones misteriosas y celestiales ". (Carta al obispo Titus.).

 

“Hemos tomado la misma línea. Por un lado, a través del lenguaje velado de las Escrituras y con la ayuda de la tradición oral, las cosas intelectuales se entienden a través de los seres sintientes y las cosas por encima de la naturaleza a través de las cosas que son. Se dan formas a lo inmaterial y sin forma, y ​​la perfección inmaterial se reviste y se multiplica en una variedad de símbolos diferentes. ” (Sobre los Nombres Divinos).

 

“Ahora bien, si las sustancias (ousiai) y los órdenes por encima de nosotros, de los que ya hemos mencionado con reverencia, no tienen cuerpo, su jerarquía es de un sentido intelectual y superior. Proporcionamos por la variedad de símbolos sensibles al orden visible, que está de acuerdo con nuestra propia medida. Estos símbolos sensibles nos conducen naturalmente a la concepción intelectual, a Dios y sus atributos divinos. Las mentes espirituales forman sus propias concepciones espirituales, pero las imágenes sensibles nos llevan a la visión divina.”. (Jerarquía eclesiástica.)

 

“Las imágenes sensibles, de hecho, manifiestan cosas invisibles. ” (Carta a San Juan Apóstol y Evangelista).

 

Aunque estos textos no fueron escritos originalmente por Dionisio en el siglo I, se remontan al siglo IV y ya nos muestran toda la filosofía católica en cuanto a imágenes formadas y claras.

 

SAN GREGORIO MAGNO (540-604)

 

San Gregorio Magno fue obispo de Roma en el siglo VI. En sus escritos es un firme defensor del uso de imágenes y reliquias sagradas en la Iglesia. En su libro III, carta 33 a Dinamio, muestra cómo Dinamio recibió la intercesión de Pedro, y cómo envió una cruz bendita con la bendición de Pedro:

 

" Te enviamos ahora, como Bendición del Santísimo Apóstol Pedro, una pequeña cruz, en la que se insertan los beneficios de tus cadenas, que, una vez colocadas en tu cuello: pero que perdonen tus pecados para siempre ". (Libro III Carta 33).

 

Escribe sobre la venerable cruz y la imagen de María que fue colocada a la fuerza en una sinagoga, pero ordena que las bajen con todo celo y devuelvan la sinagoga a los judíos que vinieron a reclamarlo:

 

“ Los judíos que vinieron aquí desde su ciudad se quejaron con nosotros de que Pedro, que fue guiado por la voluntad de Dios, de su superstición al culto de la fe cristiana, se llevó consigo a ciertas personas desordenadas el día después de su bautismo, es decir , en el día del Señor y de la fiesta pascual, con grave escándalo y sin su consentimiento, tomaron posesión de su sinagoga en Caralis, y colocaron allí la imagen de la madre de nuestro Dios y Señor, la venerable cruz, y la prenda blanca (birrum) con la que se había vestido cuando se levantó de la fuente. A este respecto también las cartas de nuestros hijos, el glorioso Magister militan Eupatorios, y el magnífico gobernador, piadoso en el Señor, acordaron dar fe de lo mismo. Y añaden que este había sido advertido por ti, y que decía que a Peter le habían prohibido aventurarse en él. Sabiendo esto, te alabé mucho, porque, al convertirte en un verdadero y buen sacerdote, deseaste que no se hiciera nada donde solo pudiera surgir la culpa. Pero como al no haberte mezclado en absoluto en estos actos injustos, demuestras que lo hecho te disgustó, nosotros, considerando la tendencia de tu voluntad en este asunto, y más aún tu juicio, hemos venido a exhortarte a que, después de haberlo hecho. Quitado reverentemente la imagen y cruz de ella, debes restaurar lo que fue arrebatado violentamente; "(LIBRO 9, CARTA VI - A Anuario, obispo de Caralis (Cagliari))

 

Como el concilio de Trullos, que veremos más adelante, San Gregorio llama a la cruz una “cruz venerable” indicando claramente la veneración que se debía a la santa cruz.

 

San Gregorio también dice que las imágenes también tenían un carácter educativo, y reprocha al Sereno Obispo de Massília haber arrancado las imágenes de la Iglesia, porque algunas personas casi las adoraban, por lo que dice que las imágenes no son para adoración, sino también sirven como algo didáctico para los analfabetos, y que fueron pintados en lugares venerables desde la antigüedad.

 

“Pero, al mismo tiempo, dejando de lado la consideración de nuestras saludables advertencias, te vuelves culpable, no solo de tus acciones, sino también de tus cuestionamientos. Porque en verdad se nos había informado que, enardecido por un celo imprudente, rompiste las imágenes de los santos con el argumento de que no debían ser adorados. Y, de hecho, en el sentido de que prohibiste que sean adorados, te alabamos plenamente, pero te culpamos por romperlos. Dime, hermano, ¿qué sacerdote ha oído hablar alguna vez de hacer lo que hiciste? Si nada más, ¿no debería haber contenido en ti este pensamiento, para no despreciar a otros hermanos, suponiendo que eres el único santo y sabio? Porque adorar una imagen es una cosa, pero aprender de la historia de una imagen qué es ser adorado es otra. Porque lo que la escritura presenta a los lectores, la imagen presenta al ignorante que ve, ya que hasta la ignorante ve lo que debe seguir; en el que los analfabetos leen. Así, y especialmente las naciones, es una imagen más que una lectura. Y esto debería haber sido atendido principalmente por ustedes que viven entre las naciones, para que, cuando se inflamen inconmensurablemente con un celo recto, ofendan las mentes salvajes. Y viendo esa antigüedad no sin razón admitió que las historias de los santos fueron pintadas en lugares venerables (…)

 

Y luego, en cuanto a las representaciones pictóricas que se hicieron para la edificación de un pueblo inculto, para que, aunque ignorantes de las letras, volvieran la mirada a la historia misma para saber lo que se había hecho, hay que agregar que, porque viste que estos llegaron a ser adorados, te emocionaste tanto que ordenaste que se rompieran. Y esto se les debe decir, por esta instrucción, ya que las imágenes fueron hechas en la antigüedad, si alguien desea tenerlas en la iglesia, se las permito por todos los medios, tanto para ser hechas como para tener. Y explíqueles que no era la vista misma de la historia lo que colgaba el cuadro para dar fe de lo que le disgustaba, sino la adoración que se había rendido indebidamente a las fotos. Y con estas palabras apaciguas sus mentes; recuérdeles que hagan un acuerdo con usted. Y si uno va a hacer imágenes, no se lo prohíba de ninguna manera, sino que prohíba por todos los medios el culto a las imágenes. Pero si tu Hermandad les advierte cuidadosamente que, a la vista del evento retratado, deben captar el ardor de la compunción y postrarse en adoración a la Trinidad Todopoderosa.” (LIBRO 11, CARTA XIII. A Serene, obispo de Massilia (Marsella).)

 

Aquí nuevamente enseña exactamente lo que es de la doctrina católica, como mostramos en la introducción, lo que enseña el Concilio de Trento. No se deben adorar las imágenes, sino venerarlas, y también utilizarlas como forma educativa.

 

SAN GREGORIO DE TOURS (538-394)

 

Gregorio de Tours cuenta que una mujer franca, que construyó una iglesia en San Esteban, mostró a los artistas que pintaban las paredes cómo debían representar a los santos en un libro (Swiss Hist., II, 17, PL, LXXI, 215).

 

SAN LEONCIO, OBISPO DE CHIPRE (SIGLO VII)

 

San Leoncio, obispo de Chipre (Siglo VII), es citado por San Pedro Canisio para aclarar el hecho de que, aunque los paganos en la antigüedad le hayan dado el uso a algo de forma errada, no necesariamente los cristianos le darán el mismo uso a eso.

 

"Así como en Babilonia tenían los israelitas órganos y cítaras y otros instrumentos, a semejanza de los babilonios, si bien aquéllos para alabanza de Dios, éstos, en cambio, para servicio del demonio, así ha de juzgarse también de las imágenes gentiles y cristianas. Los gentiles las usan para el culto del diablo; los cristianos, para alabanza y gloria de Dios" (O. c, 1. v, c. 9.)

 

CONCILIO DE TRULLO (691-692)

 

El Canon LXXXII del Concilio de Trullos nos da una amplia prueba de que la iglesia primitiva veneraba los íconos e imágenes sagrados:

 

“En algunas imágenes de los venerables iconos, se pinta un cordero al que el Precursor señala con el dedo, el cual es recibido como una especie de gracia, indicando de antemano a través de la Ley nuestro verdadero Cordero, Cristo nuestro Dios. Por lo tanto, adoptando los tipos y las sombras como símbolos de la verdad y las normas dadas a las iglesias antiguas, preferimos “la gracia y la verdad”, recibiéndolas como el cumplimiento de la ley. Al final, por tanto, que "lo que es perfecto" pueda ser delineado a los ojos de todos, al menos en la expresión coloreada, que el decreto que la figura en forma humana del Cordero que quita el pecado del mundo, Cristo nuestro Dios, se muestra en adelante en imágenes, más que en el cordero antiguo, para que todos puedan comprender, en el fondo de la humillación de la Palabra de Dios, y que recordemos nuestro recuerdo de su conversación en la carne, su pasión. y muerte saludable, y su redención, que fue hecha para todo el mundo”. (CANON LXXXII).

 

Nota del protestante Philip Schaff:

 

“De este canon, un siglo antes de la controversia iconoclasta, se evidencia el predominio de las imágenes, por lo que del canon del mismo sínodo en cuanto a la veneración por la imagen de la cruz (número lxxiii.), Aprendemos que la enseñanza de la Iglesia con respecto al culto relativo era el mismo que se estableció más tarde, de modo que la acusación de innovación, a veces impuesta de manera imprudente contra el Séptimo Concilio Ecuménico, no tiene ningún fundamento en la realidad. ” (Nota Philip Schaff - NPNF).

 

De esta forma el argumento de un protestante acaba con las acusaciones de los propios protestantes y de los iconoclastas de hace siglos. Como vemos, quien dice que el II Concilio de Nicea trajo algo nuevo a la Iglesia no actúa con la realidad.

 

PAPA GREGORIO II (669-731)

 

Quizás el más grande de los grandes papas que ocuparon la silla de San Pedro durante el siglo VIII, Defendió el culto a las imágenes y a los santos, contra el emperador bizantino iconoclasta León el Isaurio. Promovió la evangelización de Germania.

 

En defensa de la Iglesia y del culto de las sagradas imágenes escribió lo siguiente:

 

“Y dices que nos postramos ante piedras, muros y tablones de madera. No es así, oh emperador; encontramos en ellos un recordatorio y un estímulo: elevan nuestra mente pesada y espesa al cielo, que es la razón de ser de sus nombres, sus títulos inscritos, sus rasgos distintivos; pero no los hacemos dioses, como tú dices, ¡y que eso no suceda! - porque no ponemos nuestra esperanza en ellos. Y si es una imagen del Señor, decimos: Señor Jesucristo, Hijo de Dios, ayúdanos y sálvanos. Si es uno de su santa Madre, decimos: Tú que llevaste a Dios, santa Madre del Señor, intercede ante tu hijo, nuestro verdadero Dios, por la salvación de nuestras almas. Y para un mártir: San Esteban, primer mártir, tú que derramaste tu sangre por Cristo, ya que puedes hablar con él libremente, intercede por nosotros. Y para todos aquellos que en el martirio dieron testimonio de su fe, esto es lo que decimos, estas son las oraciones que dirigimos por su intercesión; y no es cierto, como dices, oh emperador, que llamáramos mártires a los "dioses". " (Carta Su grammata, al emperador León III, entre 726 y 730)

 

SAN JUAN DAMASCENO (676-749)

 

Este Padre escribió varios Discursos sobre las Santas Imágenes. Todos merecen ser leídos en su totalidad. Pero aquí solo citaremos un pasaje:

 

“Veneramos el monte Sinaí, Nazaret, el pesebre y la cueva de Belén, el santo Gólgota, la madera de la cruz, los clavos, la esponja, la caña, la lanza sagrada y saludable, el vestido, la túnica, los sudarios, las vendas, el santo sepulcro, fuente de nuestra resurrección, piedra del sepulcro, monte santo de Sion, monte de los olivos, estanque probático, recinto bendito de Getsemaní. » (3er discurso sobre las santas imágenes, PG, 94, 1353, año 726)

 

Su obra en defensa del culto a las imágenes es la conocida “APOLOGIA CONTRA LOS QUE CONDENAN LAS IMÁGENES SAGRADAS”, en la que refuta y aclara todas las acusaciones sobre el uso de imágenes sagradas y nos trae un centenar de testimonios de padres ante él.

 

En este trabajo también explica la diferencia entre una imagen y un ídolo y dice:

 

“1er punto - ¿Qué es una imagen?

Una imagen es una semejanza y una representación de alguien, que contiene en sí misma a la persona que se representa. La imagen no debe ser una reproducción exacta del original. La imagen es una cosa, la persona representaba otra, la diferencia suele ser notoria, porque el tema de todos es el mismo. Por ejemplo, la imagen de un hombre puede dar su forma física pero no sus poderes mentales. No tiene vida, ni puede hablar, sentir o moverse. Un hijo que es la imagen natural de su padre es un poco diferente en el sentido de que es un hijo, no un padre.

 

2º punto - ¿Para qué se hace una imagen?

Cada imagen es una revelación y representación de algo oculto. Por ejemplo, el hombre no tiene un conocimiento claro de lo invisible, del espíritu que se vela al cuerpo, ni de las cosas por venir, ni de las más allá y lejanas, porque está circunscrito por el lugar y el tiempo. La imagen fue concebida para un mayor conocimiento y para la manifestación y popularización de las cosas secretas, como un puro beneficio y para ayudar a la salvación, para que al mostrar las cosas y darlas a conocer, podamos llegar a lo oculto, desear e imitar lo bueno., rechazando y odiando lo malo. "

 

Uno de los sacerdotes más conocidos de Oriente, refuta a los iconoclastas y muestra claramente qué es una imagen y cuál es su propósito. Por este motivo fue perseguido y condenado por el emperador, tras su muerte fue condenado por el aquelarre de Hieria que actuó como emperador.

 

EL II CONCILIO DE NICEA (787) - La victoria de la ortodoxia

 

En el 787 d.C., todos los obispos ortodoxos se reunieron en Nicea y pudieron decidir sobre la teología católica de las imágenes, refutaron a los iconoclastas y acabaron con la cuestión de las imágenes, dogmatizando la enseñanza.

 

Varios iconoclastas reconocieron sus errores y pidieron perdón ante Dios por sus errores, un ejemplo de esto fue Basilio de Acira quien fue iconoclasta y pidió su rehabilitación ante el concilio.

 

Se establecieron los cánones y se cerró la cuestión, uno de estos cánones dice lo siguiente en la sesión VII:

 

“Porque cuanto con más frecuencia son contemplados por medio de sus representación en la imagen, tanto más se mueven los que éstas miran al recuerdo y deseo de los originales, y la de tributarles el saludo y veneración de honor no ciertamente la adoración verdadera que según nuestra fe sólo conviene a la naturaleza divina; sino que como se hace con la figura de las preciosa y vivificante cruz, con los evangelios y con los demás objetos sagrados de culto, se las honre con la ofrenda de incienso y de luces, como fue piadosa costumbre de los antiguos. "Porque el honor de la imagen se dirige al original" (S. Basilio), y el que venera una imagen, venera en realidad a la persona en ella representada.” (II Concilio de Nicea, 787, Sesión VII)

 

CONCLUSIÓN

 

La enseñanza cristiana de las imágenes y de las reliquias sagradas, que ha estado presente desde los primeros escritos cristianos conocidos, todos ellos confirman unánimemente que la teología católica no innova, ¡simplemente repite lo que es de la fe a lo largo de los siglos!

 

Aprovechamos este artículo para dar ejemplos de Padres de la Iglesia y escritores eclesiásticos que durante el primer milenio enseñaron el culto de santos e imágenes. Este artículo está destinado a católicos también a aquellos protestantes que reconocen la autoridad de los Padres de la Iglesia: pudiendo ver así que el culto de los santos y de las imágenes forma parte del consenso unánime de éstos.

 

EVANGELIZA Y COMPARTE.

 

Si te quieres formar fuerte en la fe católica de una manera orgánica, inscríbete en la escuela de apologética online. Inscríbete en este momento en: https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/


 

Richbell Meléndez, laico católico dedicado a la apologética, colaborador asiduo de distintas páginas de apologética católica y tutor de la escuela de apologética online DASM.

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Por: Richbell Meléndez

 

Cuando un protestante evangélico fundamentalista escucha la expresión “imágenes católicas” inmediatamente piensa en ídolos, esto debido a un prejuicio muy arraigado en el protestantismo referente a las imágenes sagradas, sobre todo si son católicas, suelen hacer a un lado el hecho de que la Iglesia Ortodoxa también hace uso de ellas, de hecho le da más importancia que la propia Iglesia Católica, leamos lo que dice el Obispo Ortodoxo Kallistos Ware al respecto:

 

Una de las características más típicas de la Ortodoxia debe ser la importancia que le da a los iconos. Una iglesia ortodoxa moderna suele estar llena de ellos: contará con un iconostasio, el tabique que marca la separación entre el santuario y el espacio principal del edificio, y cuya superficie se cubre de iconos, además de otros iconos colocados en santuarios particulares por toda la iglesia; incluso las paredes pueden estar cubiertas de frescos o de mosaicos iconográficos. El creyente ortodoxo se postra delante de los iconos, los besa y enciende velas ante ellos; el sacerdote los inciensa, y se sacan en procesión.” (Kallistos Ware, La Iglesia Ortodoxa. p. 28) 1

 

Por otra parte no sólo los dos pulmones de la Iglesia (Católica y Ortodoxa) como se refirió a ellas el Papa Juan Pablo II 2 hacen uso de imágenes en el lugar donde celebran el culto sino también comunidades protestantes como la Luterana, Metodista y Anglicana. 3

 

Una de las preguntas que surge al conocer esto es: ¿Por qué el protestantismo fundamentalista suele criticar generalmente a la Iglesia Católica y no a la Iglesia Ortodoxa o la Luterana, Metodista y Anglicana si también hacen uso de imágenes en su culto?, Rogelio Arce Barrantes, nos dice acertadamente que este prejuicio de rechazar las imágenes en base a una falsa acusación de idolatría, lo expresan más los protestantes pentecostales latinoamericanos: “las iglesias protestantes europeas centenarias utilizan íconos, es prácticamente en el protestantismo neo pentecostal latinoamericano, donde por las razones o sinrazones que sean, se insiste en la idolatría.” 4

 

Teniendo presente que el Cristianismo tanto Católico, Ortodoxo y algunas comunidades protestantes hacen uso de imágenes en el culto, es bueno saber si esto tiene algún fundamento o precedente para justificar su presencia dentro del culto que se le da a Dios.

 

Ya en la Biblia 5, específicamente en el Antiguo Testamento vemos la ordenación y aprobación de Dios hacia las imágenes religiosas presentes en el culto que se le da.

 

Harás también dos querubines de oro; labrados a martillo los harás en los dos extremos del propiciatorio.” Éxodo 25, 18 (Biblia Reina Valera 1960).

 

Si vemos el contexto del pasaje anterior podemos ver como en el libro del Éxodo, Dios ordena a Moisés (Versículo 1) lo que desea para el culto que le van a dar, por eso le pide que construya un santuario para que pueda habitar en medio de ellos (Versículo 8). Esto se comprende cuando le pide un santuario que sería actualmente lo que son los templos donde se reúnen los cristianos para dar culto a Dios. Pero el versículo 18 es el punto más importante a tratar en este artículo, ya que dentro de las órdenes que le da Dios a Moisés, también le pide que fabrique dos imágenes de querubines es decir ángeles.

 

Por lo tanto tenemos que las imágenes que Dios manda a hacer a Moisés son representaciones de ángeles que están al servicio de Dios, lo cual encaja perfectamente en la descripción de una imagen religiosa que es usada en el culto (esta en el santuario) que Dios quiso que se le diera como lo menciona el texto de 1 Reyes donde se habla del templo que Salomón construyo para Dios.

 

Hizo también en el lugar santísimo dos querubines de madera de olivo, cada uno de diez codos de altura.” 1 Reyes 6, 23 (Biblia Reina Valera 1960).

 

De igual forma que el pasaje anterior, si vemos el contexto del texto citado encontraremos la edificación del templo que el Rey Salomón fabrico para Dios (Versículo 2) en el cual Dios iba a habitar (Versículo 13) es decir, era un lugar para darle culto a Dios, es en el versículo 23ss donde encontramos cómo nuevamente Dios pide imágenes de querubines para su templo, aún más el mismo Dios santifica el templo lleno de imágenes, lo cual señala su aprobación hacia las mismas.

 

Cuando Salomón hubo acabado la obra de la casa de Jehová, y la casa real, y todo lo que Salomón quiso hacer, Jehová apareció a Salomón la segunda vez, como le había aparecido en Gabaón. Y le dijo Jehová: Yo he oído tu oración y tú ruego que has hecho en mi presencia. Yo he santificado esta casa que tú has edificado, para poner mi nombre en ella para siempre; y en ella estarán mis ojos y mi corazón todos los días.”  

1 Reyes 9, 1-3 (Biblia Reina Valera 1960)

 

Encontramos entonces en el primer libro de los Reyes otra referencia más del uso de imágenes ordenadas por Dios dentro del culto que se le va a dar. Se podrían citar muchos otros textos más que demostrarían lo mismo (1 Cro 28, 18-19; 2 Cro 3, 7-14; Eze 41, 17-18), sin embargo, se nombraran solamente los anteriormente citados puesto que expresan el punto que se quiere exponer.

 

De modo que tenemos precedentes bíblicos de lo que encontramos en los templos católicos actualmente, no solo se encuentran imágenes religiosas en templos católicos, sino también en templos no católicos.

 

Aun leyendo esto, existen algunas personas que quieren hacer creer que todos los Judíos eran anicónicos es decir, que sentían un rechazo total por las imágenes basándose en una interpretación absolutista de Éxodo 20, 4 como lo hacen los protestantes fundamentalistas, pero esto no es cierto. De hecho en la misma literatura judía encontramos indicios de la fabricación y aprobación de imágenes. Más específicamente en el Tratado Avodah Zarah (culto extraño) del Talmud el cual trata sobre la idolatría, pero como lo observa la profesora asociada de códigos y literatura responsable en el Hebrew Union College – Jewish Institute of Religion en Nueva York., la Dra. Alyssa M. Gray permite ver también “las actitudes rabínicas hacia el arte figurativo.” 6

 

El Talmud de Babilonia, menciona lo siguiente:

 

una estatua que la gente trata como una deidad está prohibida, pero una que la gente no trata con el respeto que se debe a una deidad está permitido.” (Avodah Zarah 44b) 7

 

En el texto anterior, vemos que se hace distinción entre la imagen de un ídolo que está prohibido y la imagen que uno no trata como una deidad, es decir cualquier imagen la cual está permitida. Melissa Raphael profesora de teología judía en la Universidad de Gloucestershire, Reino Unido. Comentando este pasaje nos dice que es: “El ejemplo más famoso de permisividad rabínica (…) la imagen tenía una función decorativa y que se permite una imagen que no sea tratada como un dios.”  8

 

Lo anterior deja ver que los judíos sabían distinguir entre una imagen de un ídolo y una imagen representativa, podemos ver también otro texto a favor de la aprobación judía hacia las imágenes en el Talmud de Jerusalén.

 

En la época del rabino Johanan empezaron a pintar en las paredes y él no protestó contra ello.” (Avodah Zarah 3, 3) 9

 

El anterior texto es más claro en el hecho de que no se protestó a la acción de pintar las paredes, ésta es una referencia a los mosaicos en las sinagogas como lo confirma Rivka Ulmer, profesora de estudios judíos en la Universidad de Bucknell con experiencia en judaísmo y literatura rabínica: “Según una opinión rabínica, a mediados del siglo III d.C. no estaba prohibido "pintar" paredes, es decir; utilizar decoración creativa.” (Egyptian Cultural Icons in Midrash. p. 298) 10

 

Interesante es también la interpretación que da el Tárgum de Jonatan en Levíticos 26 el cual dice que, aunque Dios prohíbe la fabricación de ídolos, sin embargo, permite imágenes en el lugar de su santuario.

 

“No te harás ídolos ni imágenes, ni te levantarás estatuas para adorar, ni pondrás piedra figurada en tu tierra para inclinarte hacia ella. Sin embargo, puedes poner un pavimento esculpido con imágenes en el lugar de tu santuario, pero no para adorarlo: Yo soy el Señor tu Dios.” (Tárgum Jonathan en Levíticos 26, 1) 11

 

Ese texto es más claro y confirma lo que este artículo ha venido exponiendo, el hecho de que las imágenes siempre han formado parte del culto que se le da a Dios, es decir han estado presente como vimos en el templo, lugar donde le damos culto a Dios. No hay que confundirlo con darle culto de adoración a imágenes, no, sabemos que eso está prohibido tanto judíos como cristianos lo sabemos. Pero lo que debe de quedar claro es que para Dios siempre ha sido de su agrado el tener imágenes en su lugar de culto, por eso vemos que el Cristianismo Católico y Ortodoxo no se equivoca al usar imágenes en sus templos, ni tampoco lo hacen algunas comunidades protestantes.

 

Toda la literatura judía anteriormente citada es confirmada por los descubrimientos arqueológicos de la sinagoga de Dura-Europa y las sinagogas de Palestina, lo cual permite analizar mejor este tema de las imágenes que siempre han estado presentes en el Pueblo de Dios, sobre todo en el lugar donde se le da culto, pudiendo ver el precedente de las imágenes en el culto cristiano. Es importante tomar en cuenta las palabras del sacerdote ortodoxo Steven Bigham.

 

“Los descubrimientos arqueológicos de los últimos 100 años han comenzando a socavar dos ideas recibidas: 1) los judíos eran opuesto a las imágenes, y 2) los cristianos no tenían imágenes. Mostrando que las imágenes tenían un lugar en el judaísmo antiguo, la arqueología ha hecho más creíble, menos fantasiosa, la intuición de los Padres de Nicea II sobre las imágenes cristianas: han demostrado un fundamento apostólico cuya base se remonta a principios del Judaísmo.” (Steven Bigham, Early Christian Attitudes Toward Images. p. 78) 12

 

Este artículo, solo ha tratado de demostrar el fundamento que demuestra la presencia de imágenes en el culto dedicado a Dios. Las objeciones que se presentan ante la doctrina sobre las imágenes sagradas en el Cristianismo, serán tratadas en otro artículo.

 

_______________

 

1   Kallistos Ware, La Iglesia Ortodoxa. (Buenos Aires: Editorial Angela, 2006) p. 28

 

2Papa Juan Pablo II, encíclica Ut Unum Sint (25 de mayo de 1995), 54, http://www.vatican.va/content/john-paul-ii/es/encyclicals/documents/hf_jp-ii_enc_25051995_ut-unum-sint.html

 

3Aniconism in Christianity”. En Wikipedia. Consultado el: 09 de agosto de 2020 en: https://en.wikipedia.org/wiki/Aniconism_in_Christianity

 

4    Rogelio Arce Barrantes, “Los iconos cristianos, una explicación teológica”, ElPais.cr, 02 de marzo de 2018  https://www.elpais.cr/2018/03/02/los-iconos-cristianos-una-explicacion-teologica/

 

5  He decidido citar la traducción protestante de la Biblia Reina Valera para una mejor comprensión y aceptación de los textos bíblicos por parte de los amigos protestantes. Por eso no debe de sorprender que a Dios se mencione como “Jehová”. 

 

6  Alyssa M. Gray, “Tractate Avodah Zarah (in the Talmud)”, Oxford Bibliographies, ultima modificación el 22 de febrero de 2018 https://www.oxfordbibliographies.com/view/document/obo-9780199840731/obo-9780199840731-0165.xml

 

7 William Davidson, “The William Davidson Talmud”, Sefaria, https://www.sefaria.org/Avodah_Zarah.44b.1-3?lang=en&with=all&lang2=en

 

8 Melissa Raphael, “Judaism and visual art”, Oxford Research Encyclopedias. Consultado el: 08 de agosto de 2020 en https://oxfordre.com/religion/view/10.1093/acrefore/9780199340378.001.0001/acrefore-9780199340378-e-98

 

9 Heinrich W. Guggenheimer, The Jerusalem Talmud. Fourth Order: Neziqin. Tractates Ševi'it and 'Avodah Zarah. (Berlin: Hubert & Co. GmbH & Co, 2011) p. 369

 

10  Rivka Ulmer, Egyptian Cultural Icons in Midrash. (Berlin: Walter de Gruyter GmbH, 2009) p. 298, https://books.google.co.ve/books?id=wKH3qsGzlb0C&printsec=frontcover&hl=es

 

11 J. W. Etheridge, “Targum Jonathan on Leviticus”, Sefaria,https://www.sefaria.org/Targum_Jonathan_on_Leviticus?lang=bi&p2=Targum_Jonathan_on_Leviticus.26.1&lang2=en

 

12 Steven Bigham, Early Christian Attitudes Toward Images. (Rollinsford: Orthodox Research Institute, 2004) p. 78, https://books.google.co.ve/books?id=QCPSXAdmGgAC&printsec=frontcover&hl=es#v=onepage&q&f=false

 

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Una amiga que es cristiana evangélica me escribió un mensaje en el que me decía, refiriéndose al uso de las imágenes en la Iglesia, que la idolatría está claramente prohibida en Exodo 20 para todo creyente... e insistía en que nadie podría nunca convencerla de que las imágenes de María y demás santos no son idolatría. Añadía que si se ha entendido de verdad el mensaje de Cristo, nunca se podría doblar la rodilla delante de una imagen, " no te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra, no te inclinarás a ellas ni las honrarás...". He aquí mi respuesta. (JMR, Madrid)

 

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Dos vecinas se encuentran en la calle:

-¡Hola Juana! ¿Adónde vas?

-Hola Luisa, a la parroquia, estamos orando a Dios por la Patria. ¿Querés venir?

L -Imposible... bueno quisiera orar con vos, pero a tu Templo no entro ni mareada.

J -No te entiendo Luisa... ¿porqué decís eso?

L -¡¿Y por que lo voy a decir?! ¡¿No viste que en tu Iglesia hay muchas imágenes?!

J -...Sí.... Y eso ¿Qué tiene que ver?

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Dicen los Testigos de Jehová:

Desde el tiempo del Egipto y la Babilonia de la antigüedad, el uso de imágenes, capillas y cuadros religiosos en el hogar ha sido popular. Estas cosas han sido estimadas por personas que han creído que éstas traerían seguridad y bendición a sus hogares. Pero, ¿agrada a Jehová esta práctica? ¿Aprueba él a los que acuden a objetos materiales de devoción en vez de poner confianza plena en él, el Dios vivo y verdadero?

 

Libros recomendados

Please update your Flash Player to view content.