DASM Escuela de Apologetica online

DASM Escuela de Apologetica online

 

collage de fotos challenge para PROMOVER EN REDES

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Por: Richbell Meléndez


Escuela de Apologética:

https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/


Muchos enemigos de la fe católica dicen que no existe el sacerdocio ministerial en el Nuevo Pacto (como los sacerdotes católicos) porque el sacerdocio de Cristo es único e intransmisible. Se basan para esto en el siguiente versículo:


“más éste [Cristo], por cuanto permanece para siempre, tiene un sacerdocio inmutable;” Hebreos 7, 24 (Biblia Reina Valera 1960)


También dicen que todos somos sacerdotes basados en los siguientes versículos:


“y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra.” Apocalipsis 5, 9-10 (Biblia Reina Valera 1960)


Responderé a todo esto en dos etapas, antes de ver que el sacerdocio católico fue profetizado en el Antiguo Testamento y que Cristo realmente hizo de los miembros de la jerarquía de la Iglesia sus ministros para siempre.


I) ¿En qué sentido el sacerdocio de Cristo “no se transmite”?


A) Cristo instituyó un sacerdocio ministerial


1) remisión de pecados


2) la imposición de manos


3) la Eucaristía


B) Conclusión del tema


II) ¿No somos todos sacerdotes?


A) No todos somos sacerdotes como no todos somos reyes


B) Los pasajes mencionados por los negadores del sacerdocio implican paradójicamente la existencia de un sacerdocio


C) Algunas explicaciones de Pío XII


III) El sacerdocio católico profetizado en el Antiguo Testamento


A) La ofrenda pura ofrecida por todas las naciones (Malaquías 1, 11)


B) "Y también de entre ellos tomaré para sacerdotes y levitas - dice Yahveh. " (Isaías 66, 21)


C) Los apóstoles son los "enviados" de Cristo


IV) La perpetuación del sacerdocio


1) ¿En qué sentido el sacerdocio de Cristo “no se transmite”?


En realidad, esto significa que el sacerdocio de la Nueva Alianza difiere en esencia del de la Antigua. Se diferencia de ella en que el sacerdocio de la Nueva Alianza no es un cargo hereditario como el de la Antigua Alianza (en la Antigua Alianza el sacerdocio se transmitía de padres a hijos, esta diferencia explica, entre otras cosas, el celibato eclesiástico); y que los sacerdotes de la Nueva Alianza no son "dueños" de su sacerdocio como los de la Antigua, sino que, según los términos católicos, participan del sacerdocio único e intransmisible de Cristo: Cristo es el único sacerdote, y los sacerdotes humanos son sólo sus instrumentos. Es así que cada una de sus acciones sacerdotales es realizada solo materialmente por ellos, pero formalmente, es realizada por Cristo.


“Bautice Pedro, éste [Cristo] es quien bautiza; bautice Pablo, éste es quien bautiza; bautice Judas, éste es quien bautiza.” (San Agustín, Tratado sobre San Juan 6, 7)


A) Cristo instituyó un sacerdocio ministerial


¿Cómo explicar esto con la Biblia? Hay tres pruebas bíblicas: la remisión de los pecados, la imposición de manos y la Eucaristía.


1) Remisión de pecados


En San Juan 20, 22 y 23, Cristo da a sus Apóstoles el poder de perdonar los pecados:


“Y habiendo dicho esto, sopló, y les dijo: Recibid el Espíritu Santo. A quienes remitiereis los pecados, les son remitidos; y a quienes se los retuviereis, les son retenidos.” Juan 20, 22-23 (Biblia Reina Valera 1960)


Sin embargo, solo Dios puede perdonar los pecados (Marcos 2, 7; Lucas 5, 21). Entonces, ¿cómo es que los Apóstoles pueden perdonar pecados cuando solo Dios puede hacerlo? ¿Son Dios? Claro que no. La única explicación es que participan de manera delegada e instrumental en el único sacerdocio de Cristo. ¡Nótese que negar esta explicación es ignorar Juan 20, 22 y 23 y reducir las palabras de Cristo a un absurdo!


El hecho de que Cristo haga participar a sus Apóstoles en el ministerio de la remisión de los pecados es la prueba más evidente de la institución de un sacerdocio participativo propio. Este no es el único lugar en el Nuevo Testamento donde vemos que se imparte a otros cierta dignidad, título u oficio propio de Dios o de Cristo.


Dios es Padre, pero el título también lo comparten algunos hombres


De hecho, Dios es nuestro único Padre (Mateo 23, 9) y, sin embargo, hay otros que le quitan su nombre de padre en el Cielo y en la tierra (Efesios 3, 14-15).; y san Pablo también les dice a los Corintios que él es su padre en Cristo, ya que es él quien los engendró en Jesucristo a través del Evangelio: “Aunque tengáis diez mil maestros en Cristo, no tendréis muchos padres, pues en Cristo Jesús yo os engendré por medio del evangelio.” (1 Corintios 4, 15);


Dios es maestro, pero el título también lo comparten algunos hombres


Cristo es el único maestro (Mateo 23, 8. 10) y sin embargo San Pablo habla a los Corintios de su posibilidad de tener “diez mil maestros en Cristo” (1 Corintios 4, 15)


Dios perdona los pecados, pero algunos hombres también perdonan perdonan pecados.


Solo Dios puede perdonar los pecados (Marcos 2, 7) y, sin embargo, Cristo da este poder a sus Apóstoles (Juan 20, 23)


Dios tiene las llaves, Pedro también tiene las llaves.


Él tiene las Llaves de David (Apocalipsis 3, 7) pero las confía a este mismo Pedro (Mateo 16, 19)


Dios es el buen pastor, pero algunos hombres también comparten el titulo de pastor.


Afirma ser el Buen Pastor (Juan 10, 14) y sin embargo confía a San Pedro el cuidado de alimentar a sus corderos y ovejas (Juan 21, 15-17)


Dios es la luz, pero los cristianos también son luz.


Él es la luz, pero les dice a sus Apóstoles que son la luz del mundo (Mateo 5, 14)


Dios es el constructor, pero los apóstoles también.


Él es el constructor (Mateo 16, 18) pero los Apóstoles también son constructores (1 Corintios 3, 11)


Dios es piedra, pero los apóstoles también son piedras.


Él es la piedra angular (Hechos 4, 11) pero los Apóstoles también son piedras (1 Pedro 2, 4)


Dios es templo, los apóstoles también son templos.


Él es el templo (Apocalipsis 21, 22) pero los Apóstoles también son templos (Efesios 2, 21)


Dios es pastor y obispo, pero muchos están llamados a ser pastores y obispos


Él es "Pastor y Obispo de vuestras almas." (1 Pedro 2, 25), y sin embargo, hay muchos miembros de la Iglesia que están llamados a ejercer los roles de "pastor" y "obispo", y a ser "ancianos ”quien debe“ apacentar el rebaño de Dios ”y a quien los cristianos deben“ estar sujetos ”(Hechos 20, 28 ; 1 Corintios 12, 28 ; Efesios 4, 11 ; Filipenses 1, 1 ; 1 Timoteo 3, 2 ; Tito 1, 7 ; Hebreos 13, 17 ; 1 Pedro 1, 1-5)


Finalmente, no olvidemos el episodio de la Zarza Ardiente: Dios se dirige a Moisés a través de la Zarza Ardiente, Moisés que no sabe que está tratando con Dios y no comprende cómo una zarza puede arder sin ser consumida y sobre todo hablando como un hombre, entonces le pregunta quién es (Éxodo 3, 13), y Dios le responde: "Yo soy el que soy" (Éxodo 3, 14). Sin embargo, si tu estas estás leyendo esto, es porque tienes existencia, y sin embargo, ni tú ni yo somos Dios mientras que solo este último es el ser, pero él comunica a nosotros ... ¿No está escrito que "Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia, por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia; "(2 Pedro 1, 3-4)


2) La imposición de manos


En varios lugares del Nuevo Testamento, los Apóstoles imponen sus manos sobre los creyentes para darles el Espíritu Santo (Hechos de los Apóstoles 19, 1-17). A esto se le llama sacramento de la Confirmación. (tenga en cuenta que hay otras imposiciones de manos practicables por todos los cristianos, pero aquí solo trataremos lo que da el Espíritu Santo). Ahora bien, esta imposición de manos que da el Espíritu Santo, obviamente, no puede ser practicada por todos los cristianos, sino solo por los Apóstoles y aquellos a quienes instituyeron para ello. ¿Cómo explicar esto sin el sacerdocio (por participación)? Tomaremos dos ejemplos. Primero, el episodio de Hechos 8, 14-17: en Samaria, la gente ha conocido a cristianos que los catequizaron y bautizaron en el nombre del Señor Jesús, pero no recibieron la imposición de manos que les confirió el Espíritu Santo, que es por eso que San Pedro y San Juan se encargará de ello; ¿Cómo sería si todos los cristianos bautizados pudieran imponer sus manos y si ese poder no requiriera un poder de orden especial? Segundo ejemplo: poco después, el mismo libro de los Hechos (8, 18-24) nos habla de la petición de Simón el Mago a Pedro de comprarlo a precio de dinero el poder de imponer las manos, después de lo cual es reprendido por el Apóstol.; si quiere comprar este poder es porque no lo tiene, y sin embargo es un cristiano bautizado por el diácono Felipe (Hechos 8, 13).


3) La Eucaristía:


Cuando Cristo instituye la Eucaristía, da el poder de celebrarla solo a los Apóstoles (ni siquiera a los discípulos):


Historia de San Mateo:


“Cuando llegó la noche, se sentó a la mesa con los doce. […] Y mientras comían, tomó Jesús el pan, y bendijo, y lo partió, y dio a sus discípulos, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo. Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos; porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados.” (Mt 26, 20. 26-28)


Historia de San Marcos:


“Y cuando llegó la noche, vino él con los doce. […] Y mientras comían, Jesús tomó pan y bendijo, y lo partió y les dio, diciendo: Tomad, esto es mi cuerpo. Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio; y bebieron de ella todos. Y les dijo: Esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada. De cierto os digo que no beberé más del fruto de la vid, hasta aquel día en que lo beba nuevo en el reino de Dios.” (Marcos 14, 17. 22-24)

Historia de San Lucas:


“Cuando era la hora, se sentó a la mesa, y con él los apóstoles. […] Y tomó el pan y dio gracias, y lo partió y les dio, diciendo: Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí. De igual manera, después que hubo cenado, tomó la copa, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que por vosotros se derrama.” (Lucas 22, 14. 19-20)


Y en el resto del Nuevo Testamento, el “partimiento del pan” se hace siempre con un Apóstol: Hechos 2, 42. 46; Hechos 20, 7; Hechos 27, 33-35 ; 1 Corintios 9, 23-27.


B) Conclusión del tema


Hebreos 7, 24 no contradice el sacerdocio católico. De hecho, no se corresponde con la imagen que muchos no católicos tienen de él (y católicos que no conocen toda su doctrina). El sacerdocio católico es una participación en el sacerdocio único e intransmisible de Cristo como indudablemente nos muestra la conexión entre Marcos 2, 7 y Juan 20, 22-23; esto nos lo confirma la evidencia de un ministerio particular reservado para unos pocos individuos en el Nuevo Testamento.


La pregunta sigue siendo si Cristo no confirió poderes a sus apóstoles sin que esto tuviese que perpetuarse a través de los siglos.

 

II) ¿No somos todos sacerdotes?


En primer lugar, responderemos que, si todos somos sacerdotes, como afirman los no católicos, entonces su lectura de Hebreos 7, 24 es incorrecta porque significa que hay un sacerdocio después de Cristo.


Pero profundicemos en esta pregunta. Recordemos primero los versículos en cuestión:


“Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;” 1 Pedro 2, 9 (Biblia Reina Valera 1960)


“y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra.” Apocalipsis 5, 9-10 (Biblia Reina Valera 1960)


A) No todos somos sacerdotes como no todos somos reyes


¿Significa 1 Pedro 2, 9 que todos somos sacerdotes? Ya en el siglo XVII, el padre Jean-Jacques SCHEFFMACHER mostró la inconsistencia de esta exégesis:


“Podía decirse igualmente que, dirigiendo San Pedro aquellas palabras a todos los cristianos, eran estos también verdaderos reyes […] Deduzco que, así como todos los cristianos no son verdaderamente reyes, del mismo modo no son verdaderos sacerdotes.” (Jean Jacques SCHEFFMACHER, Catecismo de controversia contra los protestantes Luteranos, 1859, pp. 18-19)


Entonces, ¿podría estar equivocada la Biblia? Absolutamente no. Pero tienes que entender lo que quiere decir. De hecho, los protestantes admitirán que no todos somos reyes en el sentido estricto y que, por tanto, este versículo nos habla de la realeza simbólica del cristiano, por referencia y por analogía con la realeza de los reyes políticos. ¿Por qué debería ser diferente con el sacerdocio? la realidad es que todo cristiano es sacerdote por referencia y por analogía al sacerdocio ministerial.


B) Los pasajes invocados por los negadores del sacerdocio implican paradójicamente la existencia de un sacerdocio


Incluso iremos más allá al decir que este versículo nos enseña precisamente que no todos somos sacerdotes como lo entienden los protestantes, cuando nos damos cuenta de que se refiere al Antiguo Testamento. De hecho, 1 Pedro 2, 9 cita el Antiguo Testamento:


“Ahora, pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra. Y vosotros me seréis un reino de sacerdotes, y gente santa. Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel.” Éxodo 19, 5-6 (Biblia Reina Valera 1960)


“Este pueblo he creado para mí; mis alabanzas publicará.” Isaías 43, 21 (Biblia Reina Valera 1960)


San Pedro repite así una verdad conocida de que la Iglesia de la Nueva Alianza es el nuevo Israel, la nueva raza elegida. Así es a esta Iglesia a la que se dirige San Pedro atribuyéndole características que antes eran las del pueblo de Israel. Pero no todos los hebreos eran sacerdotes en el sentido ministerial del término. Por lo tanto, la Iglesia, siendo el nuevo Israel, también debe albergar a los miembros que están vestidos con el sacerdocio ministerial y a otros que no lo están.


C) Algunas explicaciones del Papa Pío XII


Como dice el Papa Pío XII en su encíclica Mediator Dei del 20 de noviembre de 1947:


“En efecto, así como el bautismo distingue a los cristianos y los separa de los que no han sido purificados en las aguas regeneradoras ni son miembros de Jesucristo, así también el sacramento del orden distingue a los sacerdotes de todos los demás cristianos no dotados de este carisma, porque sólo ellos, por vocación sobrenatural, han sido introducidos en el augusto ministerio que los destina a los sagrados altares y los constituye en instrumentos divinos, por medio de los cuales se participa de la vida sobrenatural con el Cuerpo místico de Jesucristo. Además, como ya hemos dicho, sólo ellos son los señalados con el carácter indeleble que los asemeja al sacerdocio de Cristo, y sólo sus manos son las consagradas «para que sea bendito todo lo que ellas bendigan, y todo lo que ellas consagren sea consagrado y santificado en nombre de nuestro Señor Jesucristo»


A los sacerdotes, pues, tiene que recurrir todo el que quiera vivir en Cristo, para que de ellos reciba el consuelo y el alimento de la vida espiritual, la medicina saludable que lo cure y lo vigorice, y pueda resurgir felizmente de la perdición y de la ruina de los vicios: de ellos, finalmente, recibirá la bendición que consagra la familia, y por ellos también el último aliento de la vida mortal será dirigido al ingreso en la eterna bienaventuranza. […] Para que en cuestión tan grave no nazca ningún pernicioso error, hay que limitar con términos precisos el sentido del término «ofrecer».


Aquella inmolación incruenta con la cual, por medio de las palabras de la consagración, el mismo Cristo se hace presente en estado de víctima sobre el altar, la realiza sólo el sacerdote, en cuanto representa la persona de Cristo, no en cuanto tiene la representación de todos los fieles.


Mas al poner el sacerdote sobre el altar la divina víctima, la ofrece a Dios Padre como una oblación a gloria de la Santísima Trinidad y para el bien de toda la Iglesia. En esta oblación, en sentido estricto, participan los fieles a su manera y bajo un doble aspecto; pues no sólo por manos del sacerdote, sino también en cierto modo juntamente con él, ofrecen el sacrificio; con la cual participación también la oblación del pueblo pertenece al culto litúrgico.


Que los fieles ofrezcan el sacrificio por manos del sacerdote es cosa manifiesta, porque el ministro del altar representa la persona de Cristo, como Cabeza que ofrece en nombre de todos los miembros; por lo cual puede decirse con razón que toda la Iglesia universal ofrece la víctima por medio de Cristo.


Pero no se dice que el pueblo ofrezca juntamente con el sacerdote porque los miembros de la Iglesia realicen el rito litúrgico visible de la misma manera que el sacerdote, lo cual es propio exclusivamente del ministro destinado a ello por Dios, sino porque une sus votos de alabanza, de impetración, de expiación y de acción de gracias a los votos o intención del sacerdote, más aún, del mismo Sumo Sacerdote, para que sean ofrecidos a Dios Padre en la misma oblación de la víctima, incluso con el mismo rito externo del sacerdote. Pues el rito externo del sacrificio, por su misma naturaleza, ha de manifestar el culto interno, y el sacrificio de la Ley nueva significa aquel obsequio supremo con el cual el mismo oferente principal, que es Cristo, y juntamente con El y por El todos sus miembros místicos, reverencian y veneran a Dios con el honor debido. […] Mas para que la oblación con la cual en este sacrificio los fieles ofrecen al Padre celestial la víctima divina alcance su pleno efecto, conviene añadir otra cosa: es preciso que se inmolen a sí mismos como hostias.

 

Y ciertamente esta inmolación no se reduce sólo al sacrificio litúrgico, pues el Príncipe de los Apóstoles quiere que, puesto que somos edificados en Cristo como piedras vivas, podamos como «un orden de sacerdotes santos ofrecer víctimas espirituales que sean agradables a Dios por Jesucristo»; y el apóstol San Pablo, sin hacer ninguna distinción de tiempo, exhorta a los cristianos con estas palabras: «Os ruego... que le ofrezcáis vuestros cuerpos como una hostia viva, santa y agradable a sus ojos, que es el culto racional que debéis ofrecerle».


Mas cuando sobre todo los fieles participan en la acción litúrgica con tan gran piedad y atención, que de ellos se puede decir en verdad: «cuya fe y devoción te es conocida» entonces no podrá menos de suceder sino que la fe de cada uno actúe más vivamente por medio de la caridad, que la piedad se fortalezca y arda, que todos y cada uno se consagren a procurar la divina gloria y que, ardientemente deseosos de asemejarse a Jesucristo, que sufrió tan acerbos dolores, se ofrezcan como hostia espiritual con el Sumo Sacerdote y por su medio." (Mediator Dei 57-58.111-115.120-122)


III) El sacerdocio católico profetizado en el Antiguo Testamento:


El Concilio de Trento declara:


“El sacrificio y el sacerdocio van de tal modo unidos por disposición divina, que siempre ha habido uno y otro en toda ley. Habiendo pues recibido la Iglesia católica, por institución del Señor, en el nuevo Testamento, el santo y visible sacrificio de la Eucaristía; es necesario confesar también, que hay en la Iglesia un sacerdocio nuevo, visible y externo, en que se mudó el antiguo. Y que el nuevo haya sido instituido por el mismo Señor y Salvador, y que el mismo Cristo haya también dado a los Apóstoles y sus sucesores en el sacerdocio la potestad de consagrar, ofrecer y administrar su cuerpo y sangre, así como la de perdonar y retener los pecados; lo demuestran las sagradas letras, y siempre lo ha enseñado la tradición de la Iglesia católica.” (Sesión XXIII, Cap. I)


“Si alguno dijere, que no hay en el nuevo Testamento sacerdocio visible y externo; o que no hay potestad alguna de consagrar, y ofrecer el verdadero cuerpo y sangre del Señor, ni de perdonar o retener los pecados; sino sólo el oficio, y mero ministerio de predicar el Evangelio; o que los que no predican no son absolutamente sacerdotes; sea excomulgado.” (Sesión XXIII, Can I)


A) La ofrenda pura ofrecida por todas las naciones (Malaquías 1, 11)


¡Esta es la fe católica y fue profetizada por Malaquías!


De hecho, Malaquías profetizó:

 

“Pues desde el sol levante hasta el poniente, grande es mi Nombre entre las naciones, y en todo lugar se ofrece a mi Nombre un sacrificio de incienso y una oblación pura. Pues grande es mi Nombre entre las naciones, dice Yahveh Sebaot.” Malaquías 1, 11 (Biblia de Jerusalén 1976)


Esta oblación pura es el Sacrificio de la Cruz, y si se ofrece en todo lugar y por todas las naciones, ¡solo puede ser la Misa porque esa es exactamente la definición! También esto encaja perfectamente con la doctrina católica del sacerdocio que acabamos de mencionar mostrando que se centra en el sacrificio, porque para que haya sacrificio, ¡debe haber un sacerdote!


B) "Y también de entre ellos tomaré para sacerdotes y levitas - dice Yahveh. " (Isaías 66, 21)


También está Isaías 66, 18-21:


“Yo vengo a reunir a todas las naciones y lenguas; vendrán y verán mi gloria. Pondré en ellos señal y enviaré de ellos algunos escapados a las naciones: a Tarsis, Put y Lud, Mések, Ros, Túbal, Yaván; a las islas remotas que no oyeron mi fama ni vieron mi gloria. Ellos anunciarán mi gloria a las naciones. Y traerán a todos vuestros hermanos de todas las naciones como oblación a Yahveh - en caballos, carros, literas, mulos y dromedarios - a mi monte santo de Jerusalén - dice Yahveh - como traen los hijos de Israel la oblación en recipiente limpio a la Casa de Yahveh. Y también de entre ellos tomaré para sacerdotes y levitas - dice Yahveh. " Isaías 66, 18-21 (Biblia de Jerusalén 1976)


Es una profecía clara que Dios tomará a los gentiles "por sacerdotes y por levitas". Sin embargo, esto no sucedió bajo el Antiguo Pacto y ya no puede suceder hoy en un entorno judío porque el Templo y su sacerdocio fueron destruidos. El sacerdocio católico es, por tanto, "el único candidato al cargo" para el cumplimiento de esta profecía que no puede quedar sin realización porque no puede fallar la Escritura (Juan 10, 35).


C) Los apóstoles son los "enviados" de Cristo


¿Queremos una prueba final de la incorporación de los apóstoles, y por medio de ellos de los sacerdotes del Nuevo Pacto, al único sacerdocio de Cristo? Reside en estos tres pasajes de los Evangelios:


“El que a vosotros oye, a mí me oye; y el que a vosotros desecha, a mí me desecha; y el que me desecha a mí, desecha al que me envió.” Lucas 10, 16 (Biblia Reina Valera 1960)


“Entonces Jesús les dijo otra vez: Paz a vosotros. Como me envió el Padre, así también yo os envío. Y habiendo dicho esto, sopló, y les dijo: Recibid el Espíritu Santo. Juan 20, 21-23 (Biblia Reina Valera 1960)


“Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.” Mateo 28, 18-20 (Biblia Reina Valera 1960)


Estos pasajes se entienden teniendo en cuenta la noción judía de "enviado" (además de "apóstol"), y que significa una identificación real del enviado al remitente. La literatura judía repite una y otra vez: "¡El enviado de un hombre es el mismo"! Además, si Cristo envía a sus apóstoles como el Padre mismo lo envió a él, los envía teniendo como él el poder de enviar a otros a su vez, con el objetivo de enseñar, gobernar y santificar.


IV) La perpetuación del sacerdocio


El oficio que cumplieron los Apóstoles no tenía la intención de detenerse con la muerte de estos. De hecho, hay muchas ocasiones en las que Cristo, hablando con sus apóstoles, dice cosas incomprensibles de otra manera. Por ejemplo, les dice:


“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.” Mateo 28, 19-20 (Biblia Reina Valera 1960)


“Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; más el que no creyere, será condenado.” Marcos 16, 15-16 (Biblia Reina Valera 1960)


Ahora bien, los Apóstoles mismos no enseñaron a todas las naciones y no pasaron “por todos”, aunque su apostolado fue muy extenso, no lograron esta hazaña. En otra parte, Cristo les dice;


“yo he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.” Mateo 28, 20 (Biblia Reina Valera 1960)


¡Pero los Apóstoles, por supuesto, murieron mucho antes del fin del mundo! Entonces, ¿qué significan estas palabras? Simplemente, a través de los Apóstoles, Cristo no se dirigió solo a ellos, sino también a su función sacerdotal que debía perpetuarse ...

 

Cristo dijo:


“Entonces Jesús les dijo otra vez: Paz a vosotros. Como me envió el Padre, así también yo os envío.” Juan 20, 21 (Biblia Reina Valera 1960)


Así, los envía de manera similar a como lo envió el Padre, es decir, entre otras cosas, como ya hemos visto, con el poder de remitir los pecados o de ofrecer el Santo Sacrificio de la Misa con la Eucaristía (que es una perpetuación del sacrificio único y no un re-sacrificio) "en remisión de los pecados" (Mt 26, 28), pero también para hacer nuevos individuos a su vez participantes del sacerdocio único de Cristo. Así, de las Epístolas de San Pablo, vemos al Apóstol conferir poderes sacerdotales a San Timoteo:


“Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos. Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. Por tanto, no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni de mí, preso suyo, sino participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios, quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos,.” 2 Timoteo 1, 6-9 (Biblia Reina Valera 1960)


Timoteo 'recibió la imposición de manos' por una 'santa vocación': esto es exactamente lo que hace el obispo durante una ordenación sacerdotal. Esta es otra imposición de manos diferente a la que da el Espíritu Santo que se ve arriba.


“No descuides el don que hay en ti, que te fue dado mediante profecía con la imposición de las manos del presbiterio.” 1 Timoteo 4, 14 (Biblia Reina Valera 1960)


"Presbiterio" es como se podía llamar al grupo de obispos al comienzo del cristianismo.

 

Y san Timoteo repetirá este gesto a otros, elegidos para el ministerio de la Iglesia, y san Pablo le exhortará a tener cuidado en sus elecciones:


“No impongas con ligereza las manos a ninguno, ni participes en pecados ajenos. Consérvate puro.” 1 Timoteo 5, 22 (Biblia Reina Valera 1960)


Además, podemos citar a San Clemente de Roma (fallecido hacia el 98) que conoció a los Santos Apóstoles Pedro, Pablo y Juan, hablar sobre las funciones católicas de obispo, presbítero y diácono en su Carta a los Corintios, una carta en la que varios eruditos protestantes reconocen la apostolicidad del episcopado. Aquí hay un extracto de esa carta:


“Los apóstoles recibieron el Evangelio para nosotros del Señor Jesucristo; Jesucristo fue enviado por Dios. Así pues, Cristo viene de Dios, y los apóstoles de Cristo. Por tanto, los dos vienen de la voluntad de Dios en el orden designado. Habiendo recibido el encargo, pues, y habiendo sido asegurados por medio de la resurrección de nuestro Señor Jesucristo, y confirmados en la palabra de Dios con plena seguridad por el Espíritu Santo, salieron a proclamar las buenas nuevas de que había llegado el reino de Dios. Y así, predicando por campos y ciudades, por todas partes, designaron a las primicias (de sus labores), una vez hubieron sido probados por el Espíritu, para que fueran obispos y diáconos de los que creyeran. (…). Y nuestros apóstoles sabían por nuestro Señor Jesucristo que habría contiendas sobre el nombramiento del cargo de obispo. Por cuya causa, habiendo recibido conocimiento completo de antemano, designaron a las personas mencionadas, y después proveyeron a continuación que, si éstas durmieran, otros hombres aprobados les sucedieran en su servicio.” (Epístola de Clemente de Roma a los Corintios XLII, 1-4; XLIV, 1-2).


Así como San Ignacio de Antioquía (hacia el 110) que conoció a los Santos Apóstoles Pedro y Juan que habla aún más claramente de estas funciones en sus cartas.


Pero entonces, ¿qué pasa con el sacerdocio común de los bautizados? Es bastante simple: existe en paralelo al sacerdocio ministerial de los sacerdotes y consiste en el deber de cada cristiano de predicar el Evangelio a quienes Dios pone en su camino, de hacer el sacrificio de su vida por su salvación y la de los demás. . y el poder de gobernarse a sí mismo en forma cristiana, así como a sus posibles subordinados.


EVANGELIZA Y COMPARTE.


Si te quieres formar fuerte en la fe católica de una manera orgánica, inscríbete en la escuela de apologética online. Inscríbete en este momento en: https://dasm.defiendetufe.com/inicio-r/




Richbell Meléndez, laico católico dedicado a la apologética, colaborador asiduo de distintas páginas de apologética católica y tutor de la escuela de apologética online DASM.

 

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Tomado de
José M. Bover
Teología de San Pablo
BAC, Madrid, 1967, pp. 461-469.

Hemos llegado al final de la película de los acontecimientos que conmovieron a la ciudad de Lourdes en 1858. Hemos seguido a la pequeña Bernadette desde la cuna hasta el momento en que, desde la orilla del Gave, veía por última vez a Aquélla que por fin había dicho su nombre. "La historia de las apariciones" ha terminado. Bernadette se reintegró de por vida a la senda común.

 

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Tomado de
José M. Bover
Teología de San Pablo
BAC, Madrid, 1967, pp. 461-469.

ROMA, 20 diciembre 2001.- Los ojos de Guadalupe constituyen uno de los grandes enigmas para la ciencia en estos momentos, como han constatado los estudios del ingeniero José Aste Tönsmann del Centro de Estudios Guadalupanos de México.

 

Libros recomendados

Please update your Flash Player to view content.